¿Cuál es la mejor manera de cuidar mis dientes siendo adulto?
¿Qué temas dentales especiales debo conocer como adulto?
¿Cómo puedo ayudar a que mis dientes sean más blancos?
¿Qué efecto tiene la dieta sobre mi salud bucal?

¿Cuál es la mejor manera de cuidar mis dientes siendo adulto?
La clave para mantener una sonrisa brillante y saludable durante toda la vida adulta es practicar una correcta higiene bucal. Los adultos también padecen caries y enfermedades de las encías que pueden convertirse en problemas serios. Por eso es importante que en la vida adulta, usted respete estas sugerencias:

  • Cepíllese los dientes dos veces al día con una crema dental con flúor para eliminar la placa bacteriana (una película pegajosa que se adhiere a los dientes y que es la causa principal del deterioro de los dientes).
  • Utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía y evite que se endurezca y se convierta en sarro. Una vez que el sarro se ha formado, sólo se elimina mediante la limpieza profesional.
  • Limite el consumo de almidones y azúcares, especialmente, los alimentos pegajosos. Cuanto mayor es la frecuencia con que ingiere alimentos entre comidas, más oportunidades tienen los ácidos de la placa para atacar su esmalte dental.
  • Visite al odontólogo periódicamente para que le realice examenes y limpiezas profesionales.

¿Qué temas dentales especiales debo conocer como adulto?
Aún cuando se cepille los dientes y use hilo dental periódicamente, probablemente deba enfrentar ciertos problemas de salud bucal en la vida adulta. Afortunadamente, el odontólogo puede ayudarle a prevenir y curar la mayoría de estas situaciones satisfactoriamente.

  • La enfermedad de las encías comienza como gingivitis, que en su etapa inicial todavía es reversible. Los síntomas de la gingivitis son encías enrojecidas, inflamadas o muy sensibles, que tienden a sangrar durante el cepillado o espontáneamente. Si observa alguno de estos síntomas, consulte a su odontólogo antes de que los problemas sean más serios. La enfermedad, en sus etapas más avanzadas, puede provocar la pérdida de los dientes.
  • La salud de las encías también afecta su estado general de salud. Estudios recientes han demostrado una posible relación entre la periodontitis (una enfermedad de los tejidos que fijan el diente al hueso) y otras enfermedades, como la diabetes y las afecciones cardíacas; y un posible vínculo con los nacimientos prematuros. Para prevenir la aparición de la enfermedad de las encías, cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día, utilice hilo dental diariamente y programe limpiezas profesionales cada seis meses.
  • Las caries situadas alrededor de obturaciones existentes (denominadas caries recurrentes) y las caries en las superficies radiculares de los dientes son más comunes con el avance de la edad. Por lo tanto, es importante cepillarse con una crema dental fluorurada, utilizar hilo dental diariamente y visitar al odontólogo con regularidad.
  • La sensibilidad puede agravarse a medida que envejecemos. Las encías se retraen naturalmente con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante los alimentos o bebidas frías y calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, bebidas y alimentos ácidos y dulces. Si experimenta sensibilidad, pruebe una crema dental para dientes sensibles. Si el problema persiste, consulte a su odontólogo, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como una caries o un diente fisurado o fracturado.
  • Las coronas se utilizan para reforzar los dientes dañados. Una corona cubre o “enfunda” completamente el diente dañado. Además, se utiliza para mejorar su aspecto, forma o alineación. Los implantes y los puentes se utilizan para reemplazar dientes faltantes. Los implantes dentales reemplazan uno o más dientes, o bien se utilizan para sujetar prótesis dentales completas o parciales. Consulte a su odontólogo para saber si los implantes son adecuados para usted. Los puentes se suelen utilizar para reemplazar uno o más dientes faltantes, sirven para cubrir el espacio existente. Los puentes se cementan a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio vacío.

¿Cómo puedo ayudar a que mis dientes sean más blancos?
Las limpiezas profundas realizadas por un odontólogo o higienista eliminarán la mayoría de las manchas externas causadas por los alimentos y el tabaco. El uso de una crema dental blanqueadora también puede ayudar a eliminar esas manchas superficiales. Si han estado presentes durante muchos años, es posible que deba acudir a un odontólogo para que le realice un blanqueamiento profesional y elimine las manchas más rebeldes.

Las manchas internas pueden blanquearse, cementarse o taparse (con una corona). Si bien cada uno de estos métodos es seguro y eficaz, su odontólogo recomendará el tratamiento apropiado para usted según el estado de sus dientes y los resultados que desee obtener.

¿Qué efecto tiene la dieta sobre mi salud bucal?
Una dieta equilibrada proporciona a los tejidos gingivales y a los dientes, los nutrientes y minerales que necesitan para mantenerse fuertes y resistir a las infecciones que contribuyen a la enfermedad de las encías. Además, los alimentos fibrosos, como las frutas y los vegetales, ayudan a limpiar los dientes y los tejidos blandos. Los alimentos blandos y pegajosos, en cambio, tienden a permanecer en las fosas de los molares y entre los dientes, produciendo más placa.

Cada vez que consume alimentos y bebidas que contienen azúcares o almidones, las bacterias de la placa producen ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más. Para reducir el daño al esmalte dental, limite la cantidad de veces al dia que ingiere alimentos y elija aquéllos que sean nutritivos, como queso, vegetales crudos, yogur o frutas.

 

 Si tiene alguna pregunta o comentario acerca de algo que haya leído haga click aquí 
M02Y01

 



View this page in English