Todo sobre los láseres dentales

Amigos sonriendo mientras caminan en el parque

Aunque estos equipos no se encuentren en todos los consultorios dentales, el láser dental ha existido desde 1960, como se detalla en este artículo de la Universidad Nacional de La Plata. Dado que los láseres ofrecen precisión y potencialmente menos dolor a los pacientes, esta tecnología está abriéndose paso entre las herramientas convencionales de las consultas dentales.

¿Qué es un láser dental?

Láser (del acrónimo inglés LASER, Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation) significa "amplificación de luz por emisión estimulada de radiación". Los instrumentos láser emiten un haz fino y concentrado de energía luminosa. La luz se calcula en longitudes de onda, y cada longitud de onda genera una salida térmica individual, de modo que los odontólogos pueden predecir su interacción con un tejido determinado. En consecuencia, algunas longitudes de onda son más propicias para realizar unos procedimientos que otros. Por ejemplo, algunos láseres son específicos de las cirugías de tejidos blandos, y otros son eficaces en tejidos duros como el esmalte dental o el hueso.

Usos de los láseres dentales

La luz emitida por un láser puede extraer o remodelar tejido, lo que lo convierte en una herramienta eficaz en los siguientes procedimientos:

  • Extracción de tejido de una muela del juicio expuesta parcialmente
  • Remodelación de tejido gingival crecido en exceso debido a ciertos medicamentos
  • Extracción y remodelación de tejido óseo y gingival en los procedimientos de alargamiento coronario
  • Extracción de tejido gingival inflamado
  • Extracción de las inserciones musculares que restringen el movimiento de la lengua o los labios
  • Aceleración de los procedimientos de blanqueamiento dental en el consultorio
  • Reducción de las molestias causadas por herpes labial y aftas
  • Extracción de pequeñas cantidades de esmalte dental
  • Preparación del esmalte dental para resina compuesta
  • Reparación de empastes desgastados

Beneficios de los láseres dentales

Los pacientes aseguran que prefieren el tratamiento con láser al uso de fresas o anestesia, debido a que aquel minimiza la incomodidad, como informa el periódico La Voz. El sangrado es más controlado en los procedimientos con láser, lo que disminuye la necesidad de suturas. Los daños en el tejido circundante también son menores, y los tiempos de curación se acortan respecto al tratamiento tradicional. Además, se reducen las bacterias en el puesto quirúrgico por la acción esterilizante del haz de luz, lo que limita la probabilidad de infecciones.

¿Son seguros los láseres dentales?

Todos los láseres vendidos en Argentina están aprobados por la FDA (Food and Drug Administration) de los EE.UU. y Europa en base a los datos que respaldan la eficacia y seguridad de cada sistema láser. Y lo más importante, los odontólogos deben estar formados para el uso de cada uno de los sistemas de láser dental, y solo pueden usarlo para sus fines específicos. Pueden recibir formación de los fabricantes, las organizaciones profesionales y las escuelas de odontología. Si te planteás un tratamiento con láser, no dudes en preguntar a tu odontólogo acerca de su formación al respecto.

Otra preocupación de seguridad es la referida a la protección ocular de la radiación láser. El odontólogo deberá facilitarte unas gafas especiales para que te las pongas durante la intervención.

Láser dental vs. métodos tradicionales

El alto costo de los equipos láser y el número limitado de usos posibles con los distintos dispositivos pueden disuadir a los odontólogos de invertir en el láser dental para sus consultas. Sin embargo, quienes sí han invertido en estos sistemas respaldan su seguridad y eficacia.

Según la Universidad de La Plata (UNLP), en la actualidad el uso del láser en endodoncia es considerado un co-adyuvante en el tratamiento tradicional, nunca su substituto, con indicaciones clínicas específicas que varían en función de los tipos de láser. La fuente también advierte de la posibilidad de daños en los tejidos dentales en caso de emplear una longitud de onda inadecuada en el tratamiento.

El mejor tratamiento es siempre la prevención

¿Hay algo mejor que un tratamiento con láser dental? ¡Que no lo necesites! Si seguís la rutina de higiene bucal de cepillado dos veces al día, uso de hilo dental a diario y visita al odontólogo dos veces al año para someterte a chequeos y limpiezas, es posible que no necesites nunca un tratamiento con láser dental. Podés añadir un enjuague bucal a tu rutina de cuidados, como el enjuague bucal Colgate Total12 que mata el 99 % de los gérmenes al contacto y reduce la placa de forma notable.

Talvez los láseres dentales nunca reemplacen por completo al equipo dental que ya se utiliza actualmente, pero con estudios e innovación permanente, los láseres pueden llegar a ser un instrumento odontológico de uso más generalizado para el tratamiento de los pacientes. Hablá con tu odontólogo si te gustaría conocer algo más acerca de los tratamientos con láser, y él podrá informarte de si es una opción válida en tu caso.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Qué Esperar de la VISITA AL DENTISTA

Durante su primera visita al dentista, este establecerá el historial completo de su salud. En las visitas de seguimiento, si su estado de salud ha cambiado, no se olvide de comentárselo al dentista. He aquí lo que debe esperar de la mayoría de sus visitas al dentista.

  • Una limpieza profunda – el higienista dental o el dentista rasparán a lo largo y por debajo de la línea de la encía para remover la placa y el sarro que puede causar enfermedad de las encías, cavidades, mal aliento y otros problemas. Luego pulirá los dientes y pasará hilo dental.

  • Un examen dental completo – su dentista le examinará los dientes, las encías y la boca en profundidad para ver si hay signos de enfermedad u otros problemas.

  • Rayos X – con los rayos x se pueden diagnosticar problemas que, de lo contrario, pasarían desapercibidos, como daños en los maxilares, dientes impactados, abscesos, quistes o tumores y caries entre los dientes.