El cementoblastoma: desarrollo y tratamiento

Mujer sonriendo con sus dientes blancos

“Cementoblastoma” es un término bastante largo para denominar un crecimiento extraño y benigno que aparece en la raíz de un diente. El dolor sordo es casi siempre el único síntoma de dicho crecimiento, incluso es posible que no se noten ningunos síntomas. Pero si no se trata, el cementoblastoma puede continuar creciendo. Eventualmente, un cementoblastoma puede hacerse visible y distorsionar la apariencia del rostro.

Cementoblastomas benignos

Los cementoblastomas crecen a partir del cemento, la sustancia que recubre la raíz de los dientes. El cemento es más suave que el esmalte, pero ayuda a proteger la pulpa dental y los nervios. Con muy poca frecuencia, ciertas células del cemento crecen sin control en el extremo de la raíz del diente. El crecimiento mineralizado generalmente se limita a una raíz del diente, pero puede extenderse a otras o afectar al hueso circundante.

Los profesionales médicos a veces los llaman cementoblastomas benignos. Sin embargo, estas protuberancias nunca son malignas, como señala el artículo de la Revista de la Sociedad Odontológica de La Plata. Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud ha eliminado el calificativo "benignos" en referencia a los cementoblastomas desde el año 2005. Otras denominaciones de los cementoblastomas en la literatura científica pueden ser cementomas, cementomas verdaderos y cementomas esclerosos.

 

¿Quién puede desarrollar cementoblastomas?

Mujeres y hombres en su segunda o tercera década de vida son más propensos a desarrollar un cementoblastoma. Según el mismo artículo, de todos los casos registrados, la gran mayoría se presenta en menores de 25 años y más de la mitad son menores de 20 años.

Los cementoblastomas también pueden presentarse en niños y adultos de más edad, con igual incidencia en hombres y mujeres.

Tratamiento de los cementoblastomas

El tratamiento de un cementoblastoma consiste en la extirpación del crecimiento y los dientes afectados. Aunque los cementoblastomas no son malignos, nunca dejan de crecer. Con el tiempo, los crecimientos pueden interferir en la función de los dientes y distorsionar la apariencia facial. El mejor tratamiento es la extirpación quirúrgica del cementoblastoma y el diente afectado, por lo general un molar o premolar inferior. También es importante extraer el diente dado que, si se mantiene, cabe la posibilidad de que reaparezca el crecimiento.

Los cementoblastomas son raros, pero otras dolencias dentales pueden causar síntomas similares. Si sentís dolor en las raíces de los dientes o notás un bulto inexplicable, consultá a tu médico u odontólogo. Cuando tengas un diagnóstico, podés empezar el tratamiento más eficaz en tu caso.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cuáles son las partes del diente?

Cada diente tiene varias partes diferentes; aquí le presentamos un resumen de cada parte:

  • Esmalte – es la parte externa y más dura del diente que posee el tejido más mineralizado del cuerpo. Pueden dañarlo las caries si no se cuidan los dientes correctamente.

  • Dentina – es la capa del diente que se encuentra debajo del esmalte. Si la caries pasa a través

  • Pulpa – es el tejido blando que se encuentra en la parte central de todos los dientes, donde están ubicados el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, normalmente se siente dolor y puede ser necesario realizar un tratamiento de canal.