Eructos de azufre: causas y tratamientos

Amigas cocinando

Un poco de gas en el estómago es normal, pero los eructos de azufre son tan desagradables por su olor como por la vergüenza que producen. En su mayor parte, los eructos son debidos a la ingestión de aire, pero las verduras y otros alimentos que contienen azufre también pueden causar gases. Si los eructos olorosos te molestan, hay muchas cosas que podés hacer para librarte de ellos.

¿Cuál es la causa de los eructos?

Los gases del estómago y los intestinos son aire introducido por la boca u otros gases producidos por las bacterias que descomponen los alimentos. Según el portal Top Doctors, el aire se traga con mayor frecuencia al comer o beber demasiado rápido, fumar, masticar chicle o chupar caramelos duros. El uso de dentaduras postizas flojas también puede favorecer la entrada de aire, y tomar gaseosas introduce en el estómago un dióxido de carbono que luego se tendrá que eructar.

Eructos de azufre

El olor a huevo podrido de los eructos de azufre es gas de sulfuro de hidrógeno de un alimento ingerido o una afección o infección intestinal. Algunas verduras contienen compuestos de azufre, y las bacterias intestinales producen sulfuro de hidrógeno para que puedas digerirlas. Un artículo enumera los repollos de Bruselas, el brócoli y otras variedades de la familia de las brasicáceas que contienen azufre. La cerveza y los alimentos ricos en proteínas también pueden producir sulfuro de hidrógeno en el intestino.

Una afección llamada reflujo gastroesofágico (RGE) hace que salgan de la boca los gases malolientes del estómago, según indican los profesionales. Los alimentos digeridos parcialmente en el estómago fluyen por el esófago, lo que genera malestar y eructos desagradables.

La giardia es una infección que podría ser la responsable de los eructos malolientes. Expertos informan que se establecen pequeños parásitos en el intestino delgado y causan diarrea, falta de apetito y pérdida de peso, así como eructos malolientes. La giardia es una infección grave, y si padecés estos síntomas tenés que consultar al médico de inmediato.

Remedios caseros

El abordaje de los eructos de azufre en casa exige hacer algunos cambios en la dieta. El centro hospitalario Rush University Medical Center aconseja masticar más lentamente y evitar los chicles y caramelos duros para reducir la entrada de aire. Reducir las verduras que contienen azufre también puede reducir esta manifestación, pero el efecto varía de una persona a otra. Experimentá suprimiendo de la dieta un alimento a la vez durante 2 y 3 días para descubrir cuál es el desencadenante de los ataques. Si la dentadura postiza se afloja, acudí al odontólogo. También puede ayudar a mantener el aliento fresco utilizando un enjuague bucal después de las comidas.

Tratamiento médico de los eructos de azufre

Si los eructos olorosos interfieren en tu capacidad de disfrutar de la vida o te preocupa que puedan ser un signo de algo grave, consultá al médico. Tu doctor podrá diagnosticar la causa del problema y recetarte alguna medicación como la alfa-galactosidasa, que ayuda a digerir las legumbres y verduras, o la simeticona, que alivia la hinchazón.

Los eructos con olor a huevo podrido pueden ocurrir en el peor momento, pero podés ayudar a reducir los ataques cambiando lo que comés y cómo lo comés. Consultá con el médico para saber si son un signo de algo más grave, y no permitas que los gases estomacales malolientes te arruinen el día.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Efectos de los TRASTORNOS GASTROINTESTINALES sobre la salud bucal

Durante los episodios de reflujo ácido, pequeñas cantidades de ácido estomacal viajan hasta la boca, lo que puede dañar el esmalte (la capa externa de los dientes), así como también la dentina (la capa que subyace al esmalte y que está en la superficie de la raíz de los dientes). Además, el ácido estomacal a menudo irrita el revestimiento del esófago.