Mal sabor en la boca: causas y tratamiento

Hombre sufre de mal aliento y halitosis

Un sabor extraño o desagradable en la boca es una molestia en el mejor de los casos, y en el peor, podría ser un síntoma de una afección médica grave. Si notás un mal sabor que no desaparece o que se repite con frecuencia, tenés que hablar con tu odontólogo o médico. La afección puede deberse a un problema en la boca u otra parte del cuerpo, o a los medicamentos o suplementos que estés tomando.

Mal sabor en la boca: síntomas

Las papilas gustativas y los nervios de la boca ayudan a disfrutar el sabor de la comida y la bebida, pero también pueden transmitir una sensación de mal sabor en la boca. Los pacientes indican que advierten un sabor a monedas viejas o un sabor metálico, amargo o ardiente. En ocasiones, simplemente es un mal sabor de boca. Las sensaciones desagradables pueden mantenerse de forma continuada días o semanas, o aparecer y desaparecer de forma intermitente.

Mal sabor en la boca: causas

Enfermedades, medicamentos, suplementos, síndromes e infecciones son algunas de las causas del mal sabor en la boca. La periodontitis es causada por bacterias que atacan y descomponen el tejido de las encías, creando un sabor desagradable acompañado a menudo de mal aliento. Por otro lado, un mal sabor en la boca puede tener su origen en medicamentos como la tetraciclina de acción antibiótica, el tratamiento de la gota, el tratamiento psiquiátrico de litio o suplementos como los de multivitaminas, hierro o calcio.

El síndrome de boca ardiente también produce alteraciones del gusto, en concreto sabores metálicos o amargos. Un artículo publicado en la Revista Terra explica que esta afección incide principalmente en las mujeres en torno a la edad de la menopausia. El mal sabor y otros síntomas de ardor en la boca pueden persistir desde la mañana hasta la noche, aumentar a medida que avanza el día o repetirse de manera intermitente.

Si desaparece el sentido del gusto, puede deberse a una infección del tracto respiratorio superior, según fuentes médicas. El resfriado, la tos y las infecciones sinusales pueden alterar el sentido del gusto, aunque el efecto es solo temporal. Un estudio del Hospital Español enumera la diabetes, los problemas de riñón o hígado y ciertos tipos de cáncer como otras causas raras de una alteración del sentido del gusto. Otras de las causas pueden ser los tratamientos contra el cáncer, el embarazo, la demencia y la exposición química.

Mal sabor en la boca: diagnóstico

Un odontólogo o médico examina el estado, el historial y otros síntomas del paciente para diagnosticar la causa del mal sabor en la boca. Visitá al odontólogo para verificar si existe alguna enfermedad gingival u otros problemas dentales antes de consultar al médico.

Aunque las encías estén en buen estado, eso no significa que el mal sabor de boca sea debido a un problema médico grave. Muchas alteraciones del gusto tienen causas benignas. Los profesionales señalan que la causa del sabor metálico es habitualmente inofensiva si el paciente no experimenta otros síntomas.

Mal sabor de boca: Opciones de tratamiento

Abordar la causa del mal sabor de boca es el tratamiento más obvio y eficaz para resolver el problema. La limpieza profesional semestral y la rutina periódica de cepillado y uso de hilo dental pueden mantener a raya la periodontitis. Podés usar un enjuague bucal con protección durante 12 horas contra las bacterias causantes de la gingivitis, como el enjuague bucal Colgate Total 12.

Tu médico puede recetar sustitutos de saliva, analgésicos, bloqueadores del dolor nervioso o enjuagues bucales anestésicos para tratar el síndrome de boca ardiente. Cuando el origen del mal sabor está en los suplementos o tratamientos, abandonar su uso tendría que bastar para acabar con el problema, pero el médico puede aconsejarte sobre cómo actuar en tu caso.

Un mal sabor de boca que no se resuelve por sí solo o que se repite con frecuencia no es algo que puedas pasar por alto. Hablá con tu odontólogo o médico para que puedan averiguar la causa y recetarte un tratamiento si es necesario. Cuando el sabor desagradable desaparece, ¡ya podés volver a disfrutar de tus comidas y bebidas favoritas!

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS