Preservá una sonrisa saludable con brackets

Niña con brackets comiendo dulces

Cuidado bucal durante el tratamiento de ortodoncia
El tratamiento de ortodoncia es una importante inversión a futuro. Todos los que intervienen en tu tratamiento de ortodoncia quieren ayudarte a conseguir los mejores resultados. Mientras uses brackets, es esencial que cuides tus dientes y encías. Este artículo te explica por qué y cómo.

Los aparatos de ortodoncia necesitan cuidados adicionales.
Echá un vistazo en el espejo a tus nuevos brackets. Como ves, las fijaciones y los filamentos tienen muchos rincones y grietas que pueden atrapar comida y placa. Esto significa que el riesgo de caries y problemas periodontales aumenta con la ortodoncia.

Tenés que prestar especial atención a la limpieza cotidiana de tus dientes y a la alimentación. Se pueden producir daños permanentes en el esmalte dental si los dientes y brackets no se mantienen limpios.

La superficie del esmalte puede empezar a perder minerales (etapa inicial de una caries dental) y dejar unas antiestéticas manchas blancas. También podés sufrir de encías inflamadas y sangrantes (gingivitis). Tanto la gingivitis como la etapa inicial de una caries dental se pueden revertir teniendo mucho cuidado de la limpieza y la dieta. Si no se tratan, estos pueden derivar en problemas más graves que requerirán tratamiento y tendrán efectos de por vida. Mientras recibas tratamientos de ortodoncia, tenés que asistir a revisiones dentales periódicas para asegurarte de que los pequeños problemas que surjan no se agraven.

Dieta saludable para los dientes
Los profesionales de la odontología están cada vez más preocupados por las comidas o bebidas ácidas que pueden dañar el esmalte dental cuando se consumen con frecuencia o durante largos períodos de tiempo.

La siguiente tabla muestra una comparación de algunos alimentos y bebidas habituales. Pese a que muchos alimentos de alto contenido ácido son saludables para el organismo, aquellos de bajo contenido ácido son más beneficiosos para los dientes. Recordá: durante el tratamiento de ortodoncia, es mejor elegir alimentos bajos en ácido.

Menos saludable para los dientes
Alimentos   Bebidas

(alto contenido ácido)
          Más saludable para los dientes
Alimentos   Bebidas

(bajo contenido ácido)
Manzanas, cerezas, naranjas, duraznos, peras, ciruelas, ananás y frambuesas   Bananas, mangos y melones
Tomates y pepinillos   Zanahorias, pepinos, lechugas y remolachas
Bebidas gaseosas (normales y dietéticas), deportivas y frutales   Leche y agua
Aderezos de vinagreta, salsas barbacoa y condimentos   Carnes, aves, mariscos, huevos, galletas saladas, sopas y pastas
     

Casi todos somos conscientes de que las comidas y bebidas azucaradas pueden provocar caries. Los alimentos con almidón, como las papas fritas, también pueden adherirse a los dientes durante largos periodos y ocasionar caries.

La gaseosa resulta especialmente perjudicial para los dientes porque no solo contiene saborizantes ácidos, sino también entre 10 y 12 cucharaditas de azúcar, lo que incrementa aún más el riesgo de caries. Los estudios demuestran que las gaseosas consideradas dietéticas son tan dañinas como las gaseosas corrientes en cuanto a su potencial de pérdida de esmalte dental.1

La saliva es la defensa natural del organismo ante la caries dental. Dale suficiente tiempo a la saliva para eliminar los ácidos que se forman después de comer y beber. Un buen hábito es limitar la ingesta diaria de alimentos a 3 comidas y 2 tentempiés. ¡Podés tomar abundante agua tantas veces como quieras! Tené en cuenta que el agua embotellada puede no contener flúor.

Dieta y hábitos saludables para los brackets
Hay alimentos que pueden destensar, romper o doblegar los filamentos y las gomas al usar brackets.

Evitá los alimentos duros como frutos secos y galletas crujientes. En otros casos, como sucede con las manzanas y las zanahorias, deben cortarse en trozos pequeños para reducir la tensión ejercida sobre los brackets. Evitá los alimentos pegajosos, como caramelos, toffees, muesli o barras de frutas. ¡Nada de masticar chicle! ¡Nada de morder hielo!

Hábitos como morderse las uñas, ejercer una protrusión lingual antinatural, masticar los lápices o manosear los filamentos también pueden romper los brackets. Tenelo en cuenta y hacé todo lo posible para evitarlo. Recordá que unos brackets dañados significan turnos añadidos, nuevos inconvenientes y más tiempo de tratamiento. Si rompés los brackets, asegurate de reservar un turno con tu ortodoncista de inmediato. ¡Los brackets rotos no cumplen su función correctora!

Cuidado en casa
Al limpiarte la boca con brackets, tenés que prestar especial atención no solo a los dientes y las encías, sino también a los aparatos y filamentos.

Te presentamos diez sencillos pasos para mantener dientes, encías y brackets en buen estado:

  1. Si tu ortodoncista te ha colocado gomas, sacalas antes de cepillarte.

  2. Usá una crema dental con flúor y un cepillo de dientes suave y compacto, colocá el cepillo en un ángulo de 45 grados con las encías. Cepillá suavemente la línea de las encías, donde éstas se unen con los dientes, con un pequeño movimiento circular diente por diente.

  3. Dedicá unos 10 segundos a cada uno de los dientes antes de avanzar al siguiente y seguí un patrón de cepillado fijo para que no se te olvide ninguna pieza.

  4. Cepillá suavemente los brackets. Presioná el cepillo de dientes con suficiente firmeza para que las cerdas se deslicen por los espacios entre el filamento y el diente. Cepillá por el interior y el contorno de todas las fijaciones y filamentos. Asegurate de cepillar por debajo de los filamentos. Un cepillo eléctrico puede serte útil.

  5. Cepillá las superficies internas y externas de los dientes con un movimiento circular suave en cada uno de los dientes.

  6. En las superficies de masticación, aplicá un movimiento firme hacia adelante y hacia atrás.

  7. Escupí el exceso de crema dental e inspeccioná de cerca tus dientes y brackets en el espejo para verificar que estén limpios y brillantes.

  8. Reubicá las gomas siguiendo las recomendaciones de tu ortodoncista.

  9. Después del cepillado, usá un enjuague bucal con flúor durante 1 minuto para ayudar a prevenir las caries y manchas blancas.

  10. Usá otros productos de cuidado bucal como Colgate® Duraphat® Barniz de Fluoruro de Sodio al 5%, bajo prescripción profesional.

Flúor y productos de cuidado bucal
La protección anticaries con flúor es necesaria a lo largo de toda la vida. Sin embargo, con brackets, es mucho más difícil mantener los dientes limpios. Esto puede ocasionar una acumulación de placa superior a la normal, con el consiguiente riesgo de caries.

Cepillarse con crema dental con flúor después de las comidas o al menos 2 veces al día es una de las formas más eficaces de evitar las caries. El flúor aumenta la resistencia de los dientes a los ácidos que se producen después de comer o beber y repone los minerales perdidos en las primeras etapas de las caries.

Como el riesgo de caries puede ser mayor con brackets, tu ortodoncista puede prescribirte otros productos con flúor para protegerte mejor, como Colgate® Duraphat® Barniz de Fluoruro de Sodio al 5%.

El ortodoncista o higienista puede recomendarte productos de limpieza especiales, como cepillos interdentales o enhebradores de hilo dental: ¡sí, podés y tenés que usar hilo dental con brackets! Pedí al ortodoncista o higienista que te enseñe el procedimiento idóneo.

1. https://www.fecier.org.ar/index.php?ide=imprime&id=3145.html

11/15/2010

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Mejores consejos para una ORTODONCIA TEMPRANA

  • Enjuáguese con agua antes de cepillarse – Enseñe a su hijo a enjuagarse con agua después de comer. Así aflojará el alimento que puede haber quedado atrapado en el aparato. Luego cepíllelo a fondo.

  • Use hilo dental una vez al día – Ayude a su hijo a usar hilo dental todas las noches. El uso de hilo dental ayuda a aflojar desechos de comida y la placa que se encuentra debajo y sobre las encías, para que no se conviertan en sarro. También puede ayudar a alcanzar recovecos y grietas de los dientes que es difícil alcanzar con un cepillo de dientes.

  • Usar un enjuague con flúor – después de cepillarse, y antes de meter a los niños en la cama, haga que se enjuaguen la boca con enjuague bucal con flúor para ayudar a mantener sus dientes fuertes y saludables.

  • Visitas al dentista cada seis meses – lleve a su hijo cada seis meses al dentista para que le realicen una revisión y una limpieza. El dentista le indicará las áreas que necesitan más cuidado, y lo ayudarán a cerciorarse de que está manteniendo los dientes de sus hijos sanos y limpios.

¿Boca de metal? Ayuda mantenerla limpia para el futuro

Mantener los dientes limpios es más difícil con el uso de frenillos dentales. Prueba uno de nuestros productos para facilitar el proceso.