Abfracción dental: las causas y el tratamiento

Pareja descansando y sonriendo

Las abfracciones dentales son pérdidas en la estructura de un diente. Este tipo de lesión ocurre poco a poco, por lo que podría parecer que el diente se desvanece con el tiempo. Se ven como hendiduras en forma de cuña que aparecen en la unión amelocementaria (donde se junta el esmalte con el cemento dental). Las abfracciones no son cavidades, sino lesiones cervicales no cariosas (LCNC). Sin embargo, debido a que dejan expuestas las partes más suaves del diente, como la dentina, también pueden provocar sensibilidad y otros síntomas parecidos a los de una cavidad. Descubrir la o las causas es un paso importante para el tratamiento de la condición.

Causas de las abfracciones dentales

Las abfracciones resultan de las fuerzas biomecánicas ejercidas sobre los dientes al rechinarlos y al masticar. Los aparatos y los protectores bucales nocturnos pueden evitar que los dientes se sigan desgastando. Sin embargo, según la revista de  Odontología Clínica, Cosmética e Investigativa, los factores químicos, biológicos y de comportamiento pueden todos contribuir a las causas de las lesiones.

La erosión y las abrasiones, por ejemplo, también pueden ser una parte del problema. La erosión se da por la exposición a sustancias ácidas como las que se encuentran en el reflujo gástrico y en bebidas y alimentos ácidos. En raras ocasiones, otra causa de la erosión dental puede ser la exposición a ácidos en el lugar de trabajo. Las abrasiones, en cambio, se atribuyen a un cepillado dental inapropiado y al uso de cremas dentales abrasivas. Esta combinación puede hacer que las encías se retraigan, dejando expuestas las partes más suaves y con menos minerales de los dientes , que son el cemento y la dentina.

De acuerdo con la Revista Internacional de Patología Oral y Maxilofacial, la pérdida de minerales por factores ácidos y abrasivos es la que da inicio a la abfracción dental. Las fuerzas ejercidas sobre los dientes por la mordida empeoran la lesión con el tiempo.

Tratamiento para la abfracción dental

El mejor tratamiento para una abfracción depende de la gravedad de la lesión, de la sensibilidad que sufre el paciente y de cuán importante es el aspecto final. Lo usual es que el dentista rellene las lesiones que lleguen más abajo del borde de las encías, se estén deteriorando o volviendo difíciles de limpiar, o que dejen expuesta la pulpa o el nervio del diente. Este tratamiento reduce la sensibilidad y le regresa al diente su estructura. El dentista puede usar resinas compuestas o del color del diente para cubrir las hendiduras y mejorar el aspecto de su sonrisa.

El dentista y el higienista dental están capacitados para reconocer y reducir los factores de riesgo de padecer una abfracción dental. Si tiene una lesión cervical no cariosa, el profesional le dará seguimiento y le recomendará medidas para remediar la sensibilidad ocasional que le pueda causar la lesión. Existen, por ejemplo, algunas cremas dentales que le pueden ayudar a aliviar el dolor causado por la sensibilidad dental.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.