Placeres culposos: Masticar hielo y sus dientes

Pareja feliz comiendo

Masticar hielos sin pensarlo es un hábito bastante común, sobre todo durante los calurosos meses del verano. Desafortunadamente, al igual que con otros alimentos duros, el hielo tiene la capacidad de dañar los dientes, el esmalte y las encías. La Asociación Dental Americana recomienda evitar masticar hielo. Pero ¿qué tan fácil es dejar un hábito tan arraigado? Sabemos que no tanto. Si usted es de las personas a las que les encanta masticar hielo, pruebe las tres alternativas que le ofrecemos a continuación. Si disfruta de comer cosas frías, pero tiene sensibilidad dental, pruebe usar productos de cuidado oral que desensibilicen los dientes.

1. Deje que se derrita

En lugar de masticar todos los hielos que quepan en un vaso, pruebe dejar que se derritan lentamente en su boca. Así de todas formas podrá disfrutar de la sensación refrescante del hielo, que, además, de esta forma durará más tiempo.

CONSEJO: Otra opción es no ponerle nada de hielo a las bebidas para eliminar la tentación de masticarlo. Las personas con este hábito también se pueden recordar a sí mismas que al saltarse el hielo en los restaurantes también se están salvando de una buena cantidad de mugre: las máquinas de hielos son notoriamente difíciles de limpiar y pueden convertirse en paraísos para las bacterias.

2. Cambie a raspados

También puede probar reemplazar los cubos de hielo normales con formas de hielo más suaves. Tome granizados, raspados o incluso hielo "suave", también conocido como hielo en trozos o en pedacitos, que es más suave y poroso que el hielo normal. Incorpore esto en su rutina y quizá ni siquiera extrañe masticar cubos de hielo.

CONSEJO: Si le resulta imposible resistirse a masticar cubos de hielo, dígaselo a su dentista. El antojo de y el masticar hielo puede estar relacionado con una deficiencia de hierro, por lo que podrían ayudarle los complementos de esta sustancia.

3. Cambie de crujido

La sensación refrescante de masticar hielo es deliciosa, pero masticar alimentos crujientes también lo es. Cuando sienta la necesidad de masticar hielo, pruebe con palitos de zanahoria, rebanadas de pepino o manzana en trozos: cualquier alimento crujiente que le guste.

CONSEJO: Masticar frutas y verduras crujientes tiene beneficios adicionales, ya que masticar alimentos con alto contenido de fibra estimula la producción de saliva, la cual actúa como un enjuague bucal natural, además de que las partículas de la fibra también le ayudarán a limpiar los dientes.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Afecciones comunes durante la ADULTEZ

A medida que se envejece, el cuidado dental de los adultos es muy importante. A continuación se presentan algunas de las afecciones que tener en cuenta:

Enfermedad de las encías – si ha reducido su rutina de cepillado y uso de hilo dental y ha dejado de lado sus limpiezas dentales regulares, puede aumentar la placa bacteriana y el sarro de sus dientes. La placa y el sarro si se dejan sin tratar pueden dañar de forma irreparable los maxilares y las estructuras de soporte, lo que puede provocar la pérdida de dientes.

Cáncer bucal – de acuerdo con el National Institute of Dental and Craniofacial Research (Instituto Nacional de Investigación Dental y Cráneo-facial), los hombres mayores de 40 años son los que tienen más riesgo de contraer cáncer de boca. A alrededor de 43 mil personas se les diagnosticará cáncer de boca, lengua o garganta, y el ACS estima que cerca de 7 mil personas morirán a causa de estos tipos de cáncer. El uso de productos derivados del tabaco y el alcohol aumentan el riesgo de tener cáncer de boca. La mayoría de los cánceres bucales son diagnosticados primero por el dentista durante un chequeo de rutina. 6

Rotura del empaste dental – Los empastes duran de 8 a 10 años, pudiendo durar hasta 20 años o más. Cuando el empaste comienza a romperse, el alimento y las bacterias pueden entrar debajo de ellos y cariar profundamente los dientes.

Mantenga sus dientes limpios con una rutina de salud oral

Establecer una rutina de salud oral es importante para una boca sana. Pruebe uno de nuestros productos de salud oral para ayudarle a establecer un programa.