La línea del tiempo de la dentición en bebés: Cómo ayudarle a su bebé a sobrellevarla

Recién nacido feliz dentando

Una vez que haya dominado las rutinas de alimentación y sueño de su bebé, se preguntará cuándo va a aparecer ese primer dientecito. Aunque puede ser que note un incremento en la salivación de su bebé, eso no necesariamente quiere decir que hay un brote inminente. Para ayudarle a su bebé durante este proceso, póngase al tanto de las señales de la dentición y pruebe algunas estrategias para ayudarle a su pequeño a sentirse mejor.

¿Cuándo comienza la dentición?

La línea del tiempo de la dentición es diferente para cada bebé, pero, en promedio, el primer diente brota entre los 5 y los 7 meses. La dentición puede empezar hasta 2 meses antes de que vea el diente por primera vez, por lo que podría notar los síntomas antes de tiempo. La mayoría de los niños tendrán los 20 dientes de leche para cuando cumplan 2 años y medio.

¿Cuáles son algunos síntomas de la dentición?

Algunos bebés no presentan ninguna reacción antes de la aparición de su primer diente, mientras que otros babean muchísimo o intentan morder todo lo que pueden meterse a la boca. Los síntomas más frecuentes son el incremento en la producción de saliva, irritabilidad y ganas de masticar o frotarse las encías para aliviar el dolor. También puede ser que note que las encías de su bebé se ven inflamadas.

De acuerdo con la Asociación Dental Americana, la diarrea, los sarpullidos y la fiebre no son normales para un bebé en dentición, así que si nota alguno de estos síntomas es importante que busque otras posibles causas. La irritabilidad generalizada es otro síntoma que podría estar relacionado con la dentición o ser el resultado de otros problemas de salud. Puede que note un cambio en la personalidad de su bebé de un día para el otro. Es importante que le ofrezca consuelo adicional si necesita más atención.

Remedios para la dentición

Hay muchos remedios para la dentición disponibles para cubrir las necesidades específicas de su bebé. Su pediatra o las madres experimentadas que han pasado por la dentición con sus propios hijos pueden ofrecerle recomendaciones personales si no sabe con seguridad qué probar primero. Los anillos de dentición vienen en todas las formas y tamaños, por lo que es posible que tenga que probar varios artículos diferentes hasta que encuentre uno que le guste a su bebé. Un trapo limpio y frío también puede servir como solución temporal. Un remedio para la dentición que ya no está recomendado por la Academia Americana de Odontología Infantil es la aplicación de geles para la dentición, debido a su posible toxicidad. Si el bebé está extremadamente incómodo por el dolor de la dentición, consulte a su pediatra acerca de métodos adicionales para aliviar el dolor, como la administración de ibuprofeno.

Igual que con otras etapas del desarrollo, la línea del tiempo de la dentición varía para cada bebé, y algunos bebés experimentan más molestias que otros. Como padre o madre, usted conoce mejor a su bebé. Confíe en sus instintos y no dude en contactar a su pediatra o dentista infantil si los síntomas de la dentición parecen demasiado molestos.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Principales consejos para un buen cuidado bucal durante la INFANCIA

He aquí algunas maneras para cuidar los dientes y encías de tu bebé:

  • Antes de que le nazcan los dientes, limpia las encías de tu bebé y luego los dientes frotando un trapo limpio y húmedo a lo largo de las encías superiores e inferiores.

  • Cuando le nazcan los dientes, comience a cepillárselos al menos dos o tres veces al día con un cepillo dental de cedras suaves y con agua.

¿Cómo cuidar los primeros dientes de tu bebé?

Tan pronto como los dientes de leche erupcionen es importante empezar a cuidar de ellos. Utiliza una crema dental con fórmula sin flúor creada especialmente para los más pequeños.