¿Por qué tengo las encías blancas?: Tres causas

Grupo de amigos reunidos sonriendo

En algunas ocasiones, los cambios en la boca pueden ser una de las primeras señales de que algo está ocurriendo en alguna otra parte del cuerpo. Un ejemplo son las encías. Las encías saludables son firmes al tacto y de color rosado a café, según su origen étnico. Si el color de las encías cambia o si empiezan verse blancas, es posible que algo esté pasando.

Existen varias condiciones que pueden afectar el color de las encías. Si le preocupa su aspecto, consulte a su médico o dentista, quienes le podrán ayudar a diagnosticar el problema y a mejorar su salud general. A continuación, le presentamos algunas de las posibles causas de las encías blancas.

1. Anemia.

Según el artículo publicado en la revista Periodontology 2000, es posible que los tejidos bucales de las personas con anemia tomen un color blanco. Esto se debe a que la sangre no puede llevar las cantidades necesarias de oxígeno al resto del cuerpo, según explican los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) de los EUA. Con frecuencia, las personas con anemia no tienen suficiente hierro en la sangre, que es necesario para la producción de hemoglobina, que a su vez es la proteína que le da a la sangre su característico color rojo brillante.

La anemia puede tener varias causas. Algunas personas la presentan después de haber perdido grandes cantidades de sangre, explican los NIH. En otros casos, la anemia se debe a una dificultad para producir glóbulos rojos o a que los mismos se destruyen con demasiada rapidez.

Las encías blancas no son el único síntoma de la anemia. Los pacientes también presentan fatiga, un ritmo cardíaco inusual, debilidad y piel pálida, de acuerdo con la Mayo Clinic. Su médico le podrá hacer las pruebas de sangre necesarias para conocer su conteo de glóbulos rojos y sus niveles de hemoglobina antes de darle un diagnóstico definitivo. Mayo Clinic también señala que es posible que le hagan una prueba para analizar la forma y el tamaño de los glóbulos rojos.

Los tratamientos para la anemia dependen del tipo de la enfermedad. La anemia por deficiencia de hierro, por ejemplo, se puede tratar con la toma de complementos de hierro.

2. Enfermedad renal.

Los riñones tienen dos tareas: filtrar la sangre y producir la orina. Los problemas en los riñones impiden la filtración correcta de los desechos. De acuerdo con el Instituto Nacional para la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y de los Riñones de los EUA (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, NIDDK), existen ciertas condiciones que aumentan la probabilidad de padecer de la enfermedad renal, como por ejemplo la hipertensión y la diabetes.

En cuanto a sus efectos en el color de las encías, la Revista de Odontología Clínica y Experimental realizó una comparación entre las encías de 30 pacientes con la enfermedad renal y un grupo de control de 30 pacientes sin esta condición. Ninguna de las personas del último grupo tenía las encías blancas, mientras que el 42,2 % de las personas con la enfermedad renal, sí.

Otros síntomas a los que puede prestar atención si cree que podría tener enfermedad renal son inflamación, cambios en la orina, comezón en la piel y pérdida de peso, señala el NIDDK. Programe una cita con su médico si tiene alguno de estos síntomas, sobre todo si además padece de diabetes o de hipertensión.

Según el NIDDK, lo más probable es que su médico le pida un análisis de orina y uno de sangre. Por otro lado, el NIDDK explica que el tratamiento para la enfermedad renal suele incluir la toma de medicamentos para evitar que la condición avance, un examen del estado de los riñones y un buen manejo de las otras condiciones, como por ejemplo la diabetes.

3. Menopausia.

En algunos casos, los cambios en el color de las encías también pueden estar relacionados con la menopausia. La Academia Americana de Periodontología señala que la gingivoestomatitis menopáusica puede llegar a afectar a un pequeño porcentaje de las mujeres. Uno de sus síntomas es el cambio del color de las encías, que pueden volverse blancas.

Otras señales de la menopausia son aumento de peso, alteraciones en los patrones de sueño, cambios de humor y sofocos, explica el Instituto Nacional de los EUA sobre el Envejecimiento. Consulte a su médico para obtener apoyo y consejos para lidiar con los cambios corporales asociados con la menopausia.

El aspecto de las encías puede ser un indicador clave de que el cuerpo está atravesando por un cambio. Si le preocupa el color de sus encías o algún otro cambio en la boca, no dude en hablar al respecto con su médico o dentista. El profesional le podrá ayudar a descubrir cuál es el problema y recomendarle el mejor tratamiento para su situación.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.