Salpullidos por dentición: Síntomas y tratamiento para su bebé

Dos hermanas dentando y su mamá riendo

¿Sabía que las glándulas salivales del bebé empiezan a funcionar entre los dos y los tres meses de edad? De acuerdo con el Hospital Benioff para Niños, su bebé podría ir pasar de estar seco y contento a estar intranquilo y babear en lo que pareciera una sola noche. Súmele a eso el dolor adicional de la dentición, y su pequeño podría babear tanto que la saliva le ocasione salpullidos por la dentición.

Un salpullido por la dentición suele consistir en enrojecimiento o piel seca alrededor de la boca, en la barbilla e incluso en las mejillas. Aunque no suele ser motivo de preocupación, puede ocasionar cierta molestia. Entender qué ocasiona el salpullido de su bebé (y la mejor forma de tratarlo) puede ayudarle a ofrecerle más consuelo y cuidado durante esta fase tan importante de la dentición.

El salpullido por dentición y sus síntomas

Las glándulas salivales de su hijo empiezan a funcionar más o menos al tiempo que puede empezar la dentición, lo que duplica el efecto que tiene sobre la piel sensible de su bebé. Sin embargo, es importante mencionar qué está ocasionando el salpullido de su bebé en realidad. El salpullido por dentición va acompañado de una salivación excesiva y otros síntomas de la dentición, incluidos los siguientes:

  • intranquilidad,
  • masticar o morder objetos,
  • rechazar alimentos,
  • dificultad para dormir o irritabilidad por la noche,
  • inflamación y dolor de encías.

De acuerdo con la Asociación Dental Americana, los bebés suelen empezar la dentición entre los 6 y los 12 meses de edad. Consulte a su médico si su bebé tiene un salpullido, pero no parece estar babeando mucho o no tiene ningún otro síntoma de la dentición. El médico puede juntar todas las señales para decidir si el salpullido del bebé está directamente relacionado con la dentición o si es el resultado de otra enfermedad de la piel.

Los salpullidos por dentición y su tratamiento

Los salpullidos por dentición están ubicados en la boca, en la barbilla y en las mejillas, y no son más que el resultado de que la piel de su bebé se humedezca y se quede así durante mucho tiempo debido al incremento en la producción de saliva durante la dentición. Cuando la piel sensible de su bebé se moja y después entra en contacto con objetos como la tela o la comida, puede ocasionar irritación. Los salpullidos por dentición suelen ser de corta duración, pero puede ayudar a prevenir y tratar el enrojecimiento y la molestia con estos consejos:

  • Limpie la saliva con un paño suave en cuanto aparezca. Entre más tiempo permanezca mojada la piel del bebé, mayor es la probabilidad de que se convierta en un salpullido por dentición.
  • Aplique una capa delgada de vaselina alrededor de los labios y de la barbilla de su bebé. Esto funciona como una barrera protectora entre la saliva y la piel.
  • Use un jabón suave para bebés para lavarlo durante el baño, ya que los detergentes y jabones más agresivos pueden irritar aún más la piel sensible.
  • Cambie la ropa del bebé cuando se moje: incluso las camisetas más suaves pueden irritar la piel si están húmedas.
  • Use baberos para agregar una capa más entre la ropa y la saliva del bebé. Cambie el babero con frecuencia.
  • Consulte al médico si el salpullido se vuelve agrietado, se lastima o no parece irse con el tratamiento. Podría ser algo más grave que un simple salpullido por dentición, y su pediatra le puede recetar cremas para ayudar a eliminar los salpullidos persistentes y dolorosos.

En cuanto la piel del bebé esté seca, limpia y sin fricciones, debería observar una mejora sustancial en los salpullidos por dentición.

La dentición puede ser un momento difícil para usted y para su bebé. La piel irritada y agrietada puede volver la fase de dentición más difícil de lo que ya es. Al mantener la piel de su pequeño limpia y seca, tendrá un síntoma menos por el cual preocuparse.

Una vez que el bebé esté listo, cuide los dientes nuevos cepillándolos con una crema dental sin fluoruro que limpie sus dientes sin colorantes adicionales y sin conservantes ni laurilsulfato de sodio. Estas fórmulas suaves son perfectas para su pequeño y cuidarán bien de esos nuevos dientes que tanto les han costado.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Principales consejos para un buen cuidado bucal durante la INFANCIA

He aquí algunas maneras para cuidar los dientes y encías de tu bebé:

  • Antes de que le nazcan los dientes, limpia las encías de tu bebé y luego los dientes frotando un trapo limpio y húmedo a lo largo de las encías superiores e inferiores.

  • Cuando le nazcan los dientes, comience a cepillárselos al menos dos o tres veces al día con un cepillo dental de cedras suaves y con agua.

¿Cómo cuidar los primeros dientes de tu bebé?

Tan pronto como los dientes de leche erupcionen es importante empezar a cuidar de ellos. Utiliza una crema dental con fórmula sin flúor creada especialmente para los más pequeños.