Tratamiento de la boca de meta

Amigos hablando

La boca de meta es un término común que se usa para describir los efectos dañinos que el consumo de metanfetaminas tiene en la boca. Los químicos que contiene esta sustancia pueden provocar daños dentales graves, incluidas formas avanzadas de caries y de la enfermedad de las encías, así como daños cerebrales permanentes y hasta la muerte. Aunque la producción en los EUA ha disminuido, la droga sigue entrando al país de contrabando, de acuerdo con la Administración para el Control de Drogas (Drug Enforcement Administration, DEA). Casi un tercio de las agencias gubernamentales que encuestó la DEA informaron que las metanfetaminas representan la amenaza de drogas más grande en sus áreas.

Conocer los peligros del consumo de metanfetaminas y las opciones de tratamiento disponibles para quienes sufren de una adicción puede ayudar a las personas a tomar decisiones informadas para tener una boca y un cuerpo más sanos.

Efectos de las metanfetaminas en la boca

Según un estudio publicado en la Revista Dental Sudafricana (South African Dental Journal, SADJ), la caries, el deterioro dental y los dientes faltantes son mucho más comunes entre las personas que consumen metanfetaminas que entre las que no lo hacen. Esto se puede deber a una mala higiene oral, una mala alimentación y un aumento en la ingesta de azúcares, que están asociados a los consumidores de metanfetaminas.

Más de la mitad de los consumidores de metanfetaminas encuestados por el estudio de la SADJ informaron rechinar los dientes debido a una actividad excesiva de los músculos faciales. Rechinar los dientes puede hacer que los dientes se rompan o se aflojen y aumenta el riesgo de padecer la enfermedad periodontal. Además, puede conducir a la sensación de tener los músculos faciales agarrotados, así como al trastorno de la articulación temporomandibular.

Las metanfetaminas también pueden reducir el flujo de la saliva, lo cual puede hacer que los consumidores experimenten sequedad en la boca. La falta de saliva dificulta las acciones de tragar y hablar, además de que puede aumentar el riesgo de padecer de deterioro dental, debido a que la saliva sirve para enjuagar las bacterias de los dientes.

Las señales de una boca de meta incluyen dientes rotos o manchados, así como dientes que se caen o que están gravemente deteriorados. Si tiene estos síntomas o le preocupa algún miembro de su familia, póngase en contacto con su dentista para una evaluación lo antes posible.

Tratamiento de la boca de meta

El primer paso para mejorar su salud es buscar ayuda para la adicción a las metanfetaminas. Localice el servicio telefónico del centro de atención ciudadana contra las adicciones de su zona. Estos servicios suelen estar disponibles de forma continua. Ahí le podrán ayudar a encontrar lugares de tratamiento o grupos de apoyo para usted o para un ser querido.

Una vez que una persona se encuentra en el camino hacia la recuperación, el dentista le puede ayudar a reparar su sonrisa. Todas las sonrisas se pueden restaurar. Para ello, existen varios caminos que los dentistas pueden tomar para lidiar con los problemas de una boca afectada por el consumo de metanfetaminas. Para los dientes manchados, las carillas dentales pueden ser muy útiles, mientras que los dientes faltantes se pueden reemplazar con prótesis dentales como las dentaduras o los implantes. Su dentista también podrá rellenar todas las cavidades que tenga y recomendarle usar un protector bucal para ayudarle con el rechinado de dientes. La Asociación Dental Americana señala que al tratar a pacientes con boca de meta pueden emplearse medidas de prevención como el fluoruro tópico para proteger los dientes en el futuro.

Cada paciente tiene necesidades y preocupaciones diferentes, por lo que su dentista trabajará junto con usted para crear un plan de tratamiento único. Un punto central será establecer hábitos y un estilo de vida saludables a través de una buena alimentación, cepillado de dientes y uso de hilo dental diarios, lo cual le ayudará a evitar problemas dentales en el futuro. Encuentre un dentista de confianza y hable de sus objetivos para restaurar la confianza en su sonrisa.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.