La escarlatina y la lengua: Síntomas y riesgos

Niño dentando sonrie mientras nieva

Como padre, trabaja duro para asegurarse de que su hijo esté saludable y feliz. Sin embargo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EUA (CCPEEU), cada año millones de niños enferman de escarlatina. Existe una cepa de la faringitis estreptocócica, conocida como infección estreptocócica del grupo A, que puede transformarse en escarlatina, también llamada fiebre escarlata, señalan los CCPEEU. Aunque el síntoma más conocido es el característico salpullido en la piel, la escarlatina también puede ocasionar síntomas en la lengua.

Descubra a qué prestar atención en la boca de su hijo y aprenda cómo lograr que se sienta bien de nuevo.

Síntomas de la escarlatina

Los síntomas de la escarlatina incluyen un salpullido rojo, líneas rojas en el cuerpo, dolor de garganta, fiebre y una "lengua de fresa", informa la Mayo Clinic. Al principio, la infección se presenta como un color blancuzco sobre la lengua, que podría estar inflamada. Con el tiempo, la lengua se vuelve de color rojo brillante o presenta protuberancias rojas. La lengua de fresa puede durar varios días más que la escarlatina misma, informan los CCPEEU. Por lo general, la afección ocasiona dolor al tragar, así como dolor de garganta.

Es importante mencionar que la lengua de fresa no siempre es causada por la escarlatina. Si su hijo tiene síntomas parecidos en la lengua, pero no presenta señales de tener fiebre escarlata, lo más probable es que la causa sea otra enfermedad subyacente. Es indispensable que acuda a su médico lo antes posible para que le puedan dar un diagnóstico correcto.

Factores de riesgo y complicaciones de la escarlatina

La escarlatina y los síntomas de la lengua resultantes solo se presentan en las personas que también padecieron de una faringitis estreptocócica o de alguna forma de infección de la piel. Aparece con mayor frecuencia en los niños de entre 5 y 15 años.

Si no se trata, la escarlatina puede tener consecuencias graves a largo plazo, con problemas de los riñones, artritis y otras afecciones del sistema inmunológico. Por fortuna, la infección no es tan frecuente hoy en día como lo era antes y se puede tratar por completo con antibióticos.

Masticar y tragar con los síntomas de la escarlatina en la lengua puede ser doloroso. Cuando se trata, la condición se cura con facilidad. Cuando no, la escarlatina puede afectar el esmalte de los dientes de su hijo y causar hipoplasia, según el Libro de texto de Medicina oral, diagnósticos orales y radiología oral. La hipoplasia del esmalte, que suele ser causada por factores genéticos, hace que el esmalte se pique o se haga más delgado, lo que provoca sensibilidad.

Enséñele a su hijo a cepillarse los dientes con una crema dental que sea buena para el esmalte. Su hija o hijo debería cepillarse los tejidos sensibles con cuidado y mantener su cepillo de dientes contaminado lejos de las áreas comunes. Además, es importante que cambie de cepillo de dientes en cuanto la infección haya desaparecido.

Cuándo acudir al médico

Si su hijo presenta letargo y tiene fiebre y un dolor de garganta prolongado, lo mejor siempre es descartar que se trate de una faringitis estreptocócica mediante un estudio especializado, recomienda la Clínica de Cleveland. El médico tomará una muestra de la garganta de su hijo para realizar una prueba rápida en el consultorio. Si el resultado es negativo, con frecuencia se realiza un segundo cultivo.

Si el resultado para la faringitis estreptocócica o la escarlatina es positivo, el médico le recetará antibióticos. Una vez iniciado el tratamiento, la infección desaparecerá al cabo de una semana. El proceso de curación puede producir costras y descamación de la piel, pero no necesariamente en la lengua.

Si su hijo tiene faringitis estreptocócica o escarlatina, su lengua podría verse roja e inflamada como parte de la enfermedad. Acuda al médico para un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno que le ayuden a evitar complicaciones. Con los antibióticos recetados, su hijo volverá a estar saludable en poco tiempo.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS