La lengua y las papilas fungiformes: forma y función

Hombre lamiendo helado

La lengua puede detectar varios sabores y temperaturas, además de que nos ayuda a hablar, tragar e incluso cantar. Pero ¿qué sabe usted acerca de las diferentes partes? Las papilas fungiformes son solo una parte de este increíble músculo que realiza tareas tan importantes para nuestro cuerpo.

Las papilas: Forma y función

Son las pequeñas protuberancias en la lengua que contienen las papilas gustativas. Hay cuatro tipos de papilas: las filiformes, las fungiformes, las foliadas y las calciformes. Estas papilas, a excepción de las filiformes, diferencian entre sabores dulces, salados, amargos, agrios y umami.

La lengua tiene entre 200 y 400 papilas fungiformes (en forma de hongo) distribuidas a lo largo de su superficie, de acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los EUA. Se encuentran a todo lo largo del dorso o parte superior de la lengua, pero la mayoría se ubica en los laterales y en la punta de la misma. Cada papila contiene de tres a cinco botones gustativos, lo que en total resulta en más de 1,500 receptores. Estas versátiles papilas no solo pueden detectar sabores, sino que también perciben texturas y temperaturas.

Las células sensoriales de la lengua nos ayudan a disfrutar de nuestros alimentos, pero también a evitar dolor y venenos, según la Academia Americana de Otorrinolaringología. Al transmitir información a las fibras nerviosas cercanas y a las partes del cerebro encargadas del gusto, las papilas pueden alertar al cuerpo acerca de peligros como comida podrida, gases venenosos o humo.

La vida de una papila

Las células de las papilas se regeneran constantemente, de acuerdo con un artículo de Medical News Today. Sin embargo, a medida que una persona envejece, algunas de estas papilas gustativas no son reemplazadas.

Un crecimiento anormal de las papilas gustativas o la pérdida de la capacidad de percepción de las mismas puede ser el resultado de varios factores. Fumar, las deficiencias nutricionales, algunos medicamentos y enfermedades, así como la edad pueden alterar el número y la función de estos órganos sensoriales.

Nuestra capacidad de percibir sabores también está relacionada con el sentido del olfato. El nervio olfatorio, estimulado por los olores, ayuda a los botones gustativos a comunicarle al cerebro los sabores que perciben. Los resfriados y otras enfermedades del tracto respiratorio superior pueden afectar nuestra capacidad de percibir sabores y olores, según los Institutos Nacionales de Salud de los EUA.

Afecciones que atañen a la lengua

Las reacciones alérgicas leves, algunos virus e incluso el estrés, pueden llegar a inflamar las papilas como parte de una afección llamada papilitis lingual transitoria. Afortunadamente, esta irritación que se manifiesta como granitos en la lengua es temporal y debería desaparecer al cabo de unos días, de acuerdo con Medical News Today.

Una afección muy dolorosa, relacionada con una alteración en los botones gustativos, es el síndrome de la sensación de boca ardiente, señala la Clínica de Cleveland. Esta enfermedad, también conocida como glosodinia, causa una sensación de ardor en la lengua, el paladar y otras partes de la boca, y puede presentarse de manera repentina. El síndrome de la sensación de boca ardiente está relacionado con la habilidad para detectar sabores amargos en la punta de la lengua. Si esta sensación se pierde, los receptores de dolor de la lengua se sobreactivan. La causa del síndrome de la sensación de boca ardiente repentina se desconoce, pero las deficiencias de folato, vitamina B12 e hierro, así como las infecciones bucales, pueden causar una sensación similar.

Los tratamientos para el cáncer, en particular la quimioterapia y la radioterapia, también pueden alterar el gusto. Los Centros de Tratamiento de Cáncer de los EUA informan que más de dos tercios de los pacientes con cáncer experimentan una disminución en su capacidad para percibir sabores durante y después del tratamiento.

Las papilas son órganos sensoriales versátiles que nos ayudan a disfrutar de nuestros alimentos y bebidas, por lo que es importante que las cuidemos. Sin importar cuáles sean sus sabores favoritos, necesita sus papilas fungiformes para disfrutarlos.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cuáles son las partes del diente?

Cada diente tiene varias partes diferentes; aquí le presentamos un resumen de cada parte:

  • Esmalte – es la parte externa y más dura del diente que posee el tejido más mineralizado del cuerpo. Pueden dañarlo las caries si no se cuidan los dientes correctamente.

  • Dentina – es la capa del diente que se encuentra debajo del esmalte. Si la caries pasa a través

  • Pulpa – es el tejido blando que se encuentra en la parte central de todos los dientes, donde están ubicados el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, normalmente se siente dolor y puede ser necesario realizar un tratamiento de canal.