Caries dentales

niños comiendo helado

¿Qué es?
La caries dental es un término científico que designa las cavidades o caries dentales. Y está causada por un tipo específico de bacterias que producen ácido que destruye el esmalte del diente y la capa subyacente, la dentina.

Son muchos los tipos de bacterias que viven en la boca del ser humano. Se acumulan en los dientes en forma de una película pegajosa llamada placa. Esta placa también contiene saliva, trozos de alimentos y otras sustancias naturales. Es más propensa a formarse en ciertos lugares, como:

  • Hendiduras, fisuras o ranuras en los dientes posteriores;
  • entre los dientes;
  • alrededor de los empastes o puentes;
  • cerca de la línea gingival.

Las bacterias convierten el azúcar y los carbohidratos (almidones) de los alimentos en ácidos. Los ácidos disuelven los minerales en el esmalte duro que recubre la corona del diente (la parte visible). El esmalte se erosiona o desarrolla huecos. Al principio son huecos muy pequeños y difíciles de ver. Pero se agrandan con el tiempo.

El ácido también puede filtrarse a través de los poros del esmalte. Es así como comienzan las caries en la capa más suave de la dentina, el cuerpo principal del diente. Se crean a medida que la dentina y el esmalte se van descomponiendo.

Si la caries no se retira, las bacterias seguirán creciendo y produciendo ácido que finalmente se introducirá en la capa interna del diente. Esta contiene pulpa suave y las fibras sensibles del nervio.

También se puede desarrollar caries en las raíces del diente expuestas por las encías retraídas. La capa externa de la raíz, el cemento, no es tan gruesa como el esmalte. Los ácidos de la placa se disuelven rápidamente.

Síntomas
En la etapa temprana de las caries no se tienen síntomas. Más tarde, cuando esta ya atravesó el esmalte, el diente puede estar sensible a alimentos y bebidas dulces, calientes o fríos.

Diagnóstico
El dentista buscará caries en cada consulta. Observará los dientes y podrá valorarlos con una herramienta llamada 'explorador' que busca huecos o áreas dañadas. El problema con estos métodos es que suelen pasar por alto caries que apenas se están formando. A veces, si se usa demasiada fuerza, el explorador puede llegar a perforar el esmalte. Esto podría permitirles a las bacterias que causaron el problema que se propaguen hacia los dientes sanos.

El dentista tomará una radiografía de los dientes según una programación fija, pero también lo puede hacer si sospecha que existe algún problema. Así se podrán ver las caries que se estén formando, particularmente entre los dientes. También se muestran las caries más avanzadas, incluso si la caries ya llegó a la pulpa o si el diente requiere un tratamiento de conducto radicular.

Hay dispositivos más nuevos que también ayudan a detectar caries. Son útiles en algunas situaciones y no propagan las caries. Uno de los más comunes que se usan en los consultorios dentales es una tinta líquida. Tu dentista pasa esta tinta que no es tóxica sobre tus dientes, y luego la enjuaga con agua. Al enjuagarse, no deja manchas en las áreas sanas, pero se queda pegado en donde hay caries.

Algunos dentistas también usan dispositivos de alta tecnología como láser para detectar caries. Bajo muchas condiciones, estos dispositivos pueden detectar las caries de forma muy temprana, y así se pueden revertir.

Duración estimada
Las caries que se detectan en etapas tempranas pueden revertirse. Unos puntos blancos podrían indicar caries temprana que aún no ha erosionado el esmalte. Las caries en sus primeras etapas pueden revertirse si el daño del ácido se detiene y se le da al diente la oportunidad de repararse de forma natural.

Las caries que ya hayan destruido el esmalte no pueden revertirse. La mayoría de caries seguirá empeorando y avanzando más profundamente. Con el tiempo, el diente podría deteriorarse hasta la raíz. El tiempo que tarde varía de persona a persona. Las caries pueden erosionar a un nivel doloroso en cuestión de meses o años.

Prevención
Una de las formas en las que puedes prevenir las caries es reduciendo la cantidad de placa bacteriana en tu boca. La mejor forma de hacerlo es lavándote los dientes y usando el hilo dental a diario. También puedes usar enjuagues bucales antibacterianos para reducir los niveles de bacterias que causan caries. Otros enjuagues neutralizan el ácido en tu boca creando un ambiente menos amigable para el crecimiento de estas bacterias.

Puedes reducir la cantidad del ácido que daña los dientes en tu boca comiendo alimentos azucarados o almidonados con menos frecuencia durante el día. Tu boca permanece ácida durante varias horas después de comer. Por lo tanto, tienes mayor probabilidad de prevenir las caries si evitas los snacks entre comidas.

Mascar chicle que contenga xilitol ayuda a disminuir el crecimiento bacteriano. A diferencia del azúcar, el xilitol no es una fuente de alimento para las bacterias. Hay otros productos que también reducen los niveles de ácido en la boca. Pregunta a tu dentista.

Otra forma de reducir el riesgo de caries es usando un fluoruro, que fortalece los dientes. Un dentista podrá evaluar el riesgo de caries y sugerirte los tratamientos de fluoruro adecuados. El fluoruro del agua fortalece los dientes desde adentro, a medida que se van desarrollando, y también por afuera. Los dentistas también pueden untar un barniz de fluoruro sobre los dientes primarios de los niños para protegerlos de las caries.

En adultos, los molares pueden protegerse con sellantes. En niños, tanto los molares de leche como los permanentes pueden sellarse. Los dentistas también usan sellantes en molares que muestran signos tempranos de caries, mientras la caries no haya traspasado ya el esmalte.

Tratamiento
La caries es un proceso. En sus etapas tempranas, la caries puede detenerse. Puede incluso revertirse. Los fluoruros y otros métodos preventivos también ayudan a que el diente se repare si la caries se encuentra todavía en etapas iniciales (se remineraliza). Los puntos blancos son la última etapa de la caries temprana.

Cuando la caries empeora y esmalte, solo el dentista podrá reparar el diente. Luego, el tratamiento estándar para una caries es rellenar el diente. Si usa una fresa, el dentista adormecerá la zona. Si usa un láser, no suele requerirse la anestesia. El material deteriorado de la caries se retira y el hueco se rellena.

Muchos empastes están hechos de amalgama dental o resina compuesta. La amalgama es un material gris-plateado hecho con plata, mercurio, cobre y otros materiales. La resina compuesta ofrece un mejor aspecto porque es del color del diente. Las resinas más nuevas son muy duraderas.

Las amalgamas se usan en molares y premolares porque el metal no se ve en la parte posterior de la boca. Se usan materiales compuestos y de cerámica para todos los dientes.

Si una caries es grande, el diente que queda podría no soportar el material de relleno para repararlo. En este caso, el dentista quitará la caries y cubrirá el diente con una restauración cerámica intracoronaria, extracoronaria o una corona artificial. Esto podrá hacerse en el consultorio o en el laboratorio.

A veces, las bacterias infectan la pulpa del interior del diente incluso si la parte del diente que ves continua relativamente intacta. En ese caso, el diente necesitará un tratamiento de conducto radicular. Un dentista general o un endodoncista retirará la pulpa y la sustituirá por material inerte. En la mayoría de los casos, el diente requerirá una corona.

Cuándo llamar a un profesional
Las etapas tempranas de las caries suelen ser indoloras. El problema que inicia se verá solo mediante valoraciones dentales regulares y radiografías (u otros dispositivos que detectan caries). Si tus dientes se vuelven sensibles al masticar o cuando ingieres bebidas y alimentos calientes, fríos o dulces, consulta a tu dentista.

Pronóstico
Si la caries no se trata, lo más probable es que cause un deterioro significativo en el diente. Eventualmente, una caries que no se controla podría destruir el diente.

Tener caries incrementa el riesgo de más caries por varias razones:

La caries está causada por las bacterias. A más caries, más bacterias en la boca.

Los mismos cuidados orales y hábitos alimenticios, que hicieron que tus dientes se picaran, causarán más caries.

Las bacterias tienden a pegarse a los empastes y otras restauraciones más que a los dientes lisos, así que esas zonas tienen más probabilidad de tener nuevas caries.

Si hay fisuras o ranuras en los empastes podrán entrar bacterias y alimentos en el diente, creando caries por debajo del empaste.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS