Cómo se relacionan el trastorno de la ATM y el dolor de oído

Amigos compartiendo

Pocos tipos de dolor pueden desorientar tanto como el dolor de oído, y quienes lo padecen suelen creer que su incomodidad aural está causada por una infección según la Academia Americana de Otorrinolaringología. Sin embargo, es sorprendente que la razón más común del dolor de oído sea un trastorno de la articulación temporomandibular (ATM), que puede causar una serie de problemas que comienzan en la mandíbula.

A continuación presentamos los trastornos de la ATM y el dolor de oído, cómo diferenciar la sensación de otras, por qué ocurre y cómo aliviarlo.

 

¿Qué es la ATM?

La articulación temporomandibular es el área que está justo enfrente de tu oreja, donde la mandíbula inferior se conecta con un lado del cráneo. La articulación incluye un sistema complejo de músculos, ligamentos, huesos y cartílago que actúan en conjunto como una bisagra y te permiten mover la mandíbula inferior hacia adelante, hacia atrás y de lado a lado. Cualquier situación que cause que la mandíbula no funcione correctamente se conoce como trastorno de la articulación temporomandibular, y sus síntomas pueden causar una incomodidad en el canal del oído.

 

Características del dolor de la ATM

El dolor de la ATM puede ser una irritación monótona y continua o podría ser un dolor agudo y punzante. Podría incluso causar espasmos menores en algunos músculos del rostro. Como es lógico, podrías sentirlo más cuando muevas la mandíbula para hablar, masticar, bostezar o tragar. Aunque este dolor afecta los tejidos que cubren la articulación justo frente a la oreja, también podrías sentirlo en el área facial circundante junto a la cabeza, el cuello, las sienes, las mejillas, la mandíbula inferior y los dientes. El dolor de oído suele acompañarse de un sonido de chasquido o una sensación chirriante, según la Mayo Clinic, y puede dificultar la apertura de la boca al grado en que sueles poderla abrir.

 

Trastornos de la ATM

Los tipos de trastornos de la ATM que los pacientes suelen experimentar recaen en tres categorías:

 

Dolor miofascial, que es un dolor profundo y punzante en los músculos de la ATM.

Alteración de la articulación, que incluye una mandíbula dislocada o una lesión en la zona.

Enfermedad degenerativa, como cualquier forma de artritis que afecte a la mandíbula.

El dolor miofascial es el tipo más común de trastorno de la ATM, y también es más fácil de aliviar comparado con los otros dos trastornos.

 

Por qué ocurre el dolor de oído de la ATM

Los trastornos de la ATM y el dolor de oído que causan ocurren por una serie de razones. Mascar chicle en exceso, por ejemplo, puede causar un uso excesivo de la mandíbula y espasmos musculares sutiles (que son indicadores de que algo va mal). Una mala oclusión o mordida cruzada, así como rechinar los dientes, el estrés y otros detonantes psicológicos pueden ejercer presión en estos músculos, y causar el dolor y la sensibilidad que irradian hacia el oído. Cualquier tipo de accidente en el cuello o en la cabeza tiene una gran posibilidad de lastimar la mandíbula, causando trauma en la articulación que resulta en su dislocación.

 

Buscar alivio

Tratar los trastornos de la ATM dependerá de la causa de la lesión y la gravedad de las circunstancias. Los pacientes pueden aliviar de inmediato los músculos adoloridos usando algún medicamento de venta libre y aplicándose calor húmedo en el área para que no esté rígida cuando se use. Los fármacos antiinflamatorios y los relajantes musculares también pueden ayudar a reducir los espasmos y la sensibilidad. Si el dolor que tienes está causado porque rechinas los dientes o porque tienes la mordida cruzada, es posible que un guarda o un tratamiento de ortodoncia también sean de ayuda. Rechinar los dientes también puede causar llagas bucales que se suman al trastorno de la ATM.

En última instancia, las lesiones a la ATM requieren atención médica directa para restaurar la mandíbula en su posición correcta. Y si experimentas dolor de oído de cualquier tipo, no asumas que se trata de una infección de oídos de inmediato. Considera la posibilidad de que se trate de un trastorno de la ATM y busca atención que atienda el origen del problema.

 

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Principales Maneras de Aliviar los SÍNTOMAS DE ATM

Aunque no existe cura para ATM, hay diferentes tratamientos que pueden reducir tus síntomas dramáticamente. Tu dentista puede recomendar uno o más de los siguientes:

  • Medicamentos  – Para tratar de eliminar el espasmo muscular y dolor al aplicar calor húmedo o tomar medicamentos, tales como relajantes musculares, aspirina, u otros analgésicos de venta libre o medicinas antiinflamatorias..

  • Usar un protector bucal nocturno – Reduce los efectos dolorosos del apretar y rechinar los dientes al usar un protector bucal nocturno o férula.

  • Relajarse  – Aprender técnicas de relajación puede ayudar a controlar la tensión muscular en la mandíbula. Tu dentista sugerite buscar entrenamiento u orientación para ayudar a eliminar el estrés.