¿Dolor de encías? Tres causas sorprendentes

madre e hija desayunando

Las encías suelen ser una parte olvidada de tu rutina de salud oral. Aunque puede que te cepilles los dientes regularmente y consultes a tu dentista para chequeos programados, tus dientes suelen ser los protagonistas. Incluso cuando notas que tus encías están adoloridas o inflamadas, podrías creer erróneamente que el dolor de encías está causado por alguna caries. Pero la salud de las encías es extremadamente importante y debería ser una prioridad en la salud oral. En última instancia, confiamos en este tejido para que proteja nuestros dientes y los conserve sanos. Y aunque las enfermedades periodontales son las culpables en muchos casos, el dolor de encías también puede ser un síntoma de otros irritantes orales.

 

Síntomas del dolor de encías

La inflamación y la sensibilidad suelen ser signos de una gingivitis, pero esta no es la única afección que puede causar que tus encías dejen de sentirse fuertes. Es comprensible asumir que el dolor de encías se deba a una gingivitis, pero no siempre es así. Cuando las encías se sensibilizan ante el frío y el calor, o se inflaman y duelen al aplicar una presión moderada (al lavarse los dientes, por ejemplo), la gingivitis es solo una de las posibles causas. Analiza los síntomas para ver si provienen de una de las siguientes causas sorprendentes del dolor de encías:

 

1. Cepillarse con demasiada fuerza

Las encías de algunas personas pueden ser sensibles a la presión, en particular cuando padecen algún trastorno gingival; por lo que cepillarse con demasiada fuerza o usar una crema dental altamente abrasiva puede hacer que las encías se sientan irritables. No necesitas un cepillo dental duro para una buena limpieza, esta radica más bien en la técnica. Considera un cepillo de dientes de cerdas suaves, ya que las cerdas suaves y las copas pulidoras ayudan a centrarse en un cepillado más suave. Masajea tus encías en movimientos que vayan de adelante hacia atrás en vez de cepillarlas duramente para retirar las bacterias que se pueden haber calcificado y convertido en sarro (para lo cual se necesitará atención dental). Y si notas que tu crema dental irrita tus encías, piensa cambiarla por una diseñada para bocas sensibles.

 

2. Cambios hormonales

Lo creas o no, los cambios en las hormonas pueden tener efectos reales en la sensibilidad de las encías. Las encías se vuelven más sensibles, según la Asociación Dental Americana (ADA), debido a las fluctuaciones hormonales —como las que son comunes durante el embarazo— que pueden cambiar la forma en que tu cuerpo interactúa con las bacterias que se introducen en tu boca. Esto puede resultar en un deterioro de las encías y en caries, por lo que es importante que consultes a tu dentista según la programación durante el embarazo y le menciones cualquier cambio en tu salud oral a tu ginecólogo para evitar daños permanentes.

 

3. Irritación causada por ciertos alimentos o aparatos

Algunos alimentos ácidos y los aparatos orales nuevos pueden causar sensibilidad y dolor en tus encías, respectivamente. Los alimentos ácidos, en particular, pueden causar irritación e incluso llagas visibles en el tejido sensible de la línea gingival. Las llagas ulcerosas y la recesión gingival pueden ser un efecto secundario no deseado del consumo de alimentos como frutas ácidas, refrescos y yogures excesivamente azucarados. Por lo tanto, trata de eliminar los elementos ácidos de tu régimen, y ve si la sensibilidad desaparece en los siguientes días. Lo mismo aplica para los aparatos orales: brackets, retenedores, dentaduras y guardas pueden presionar tu línea gingival, dejándola más sensible si han causado que los tejidos subyacentes más sensibles hayan quedado expuestos temporalmente. En algunos casos, esta sensibilidad desaparecerá cuando tu boca se adapte al aparato. Si sigues con dolor de encías, consulta a tu dentista u ortodoncista para asegurarte de que tengas un mejor ajuste con menos sensibilidad.

 

Las enfermedades de las encías suelen ser la razón del dolor periodontal, pero no siempre de la sensibilidad. Si tienes encías sensibles que no sangran, podría tratarse de algo más. Antes de atribuir el dolor a la gingivitis, considera algunas de estas otras causas. Podrías sorprenderte de cuál de tus hábitos podría estar causando el dolor en las encías.

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SENSIBILIDAD DENTAL

Definición

La sensibilidad dental se produce cuando el esmalte que protege los dientes pierde espesor, o cuando se produce la retracción de las encías, exponiendo la superficie subyacente, la dentina, y reduciendo, por lo tanto, la protección que el esmalte y las encías dan a los dientes y la raíz.

Causas

Si los alimentos o las bebidas calientes, frías dulces o muy ácidas, o si respirar aire frío, le provocan sensibilidad o dolor en los dientes o un diente, puede que usted esté sufriendo sensibilidad dental. La sensibilidad dental puede aparecer y desaparecer con el tiempo.

¿La sensibilidad dental da calambres a tu estilo?

La sensibilidad dental puede hacer que comer y beber sea una experiencia dolorosa. Pruebe uno de nuestros productos de alivio de la sensibilidad que, con el uso continuado, puede ayudar a prevenir futuras ocurrencias.