Toro Palatal: Causas Y Tratamiento

Joven en revisión bucal

Los toros palatales son protuberancias benignas en el paladar o la base de la boca. El torus, o protrusión ósea, puede ocurrir en cualquier momento desde el nacimiento. El promedio de edad es a los 30 años según un estudio de la Revista Argentina de Dermatología, aunque se han dado casos hasta los 70 años. Por supuesto, sentir el crecimiento de un bulto puede preocupar al principio. Sin embargo, estas protuberancias óseas son bastante comunes, su prevalencia es de un 12% y 26% en la población mundial. Estas manifestaciones huesudas de crecimiento lento no son dañinas per se , pero tu odontólogo puede decidir aplicar un tratamiento si lo considera conveniente para tu salud oral, higiene, sueño o por razones médicas. Ampliá tus conocimientos sobre las opciones de tratamiento disponibles y lo que tenés que saber para abordarlo.

Causas del toro palatal

El torus, también denominado «exostosis», es una protuberancia de hueso o cartílago que puede aparecer en el paladar o superficie lingual de la boca, típicamente cerca los caninos o premolares. Tal como lo observa la Universidad Nacional de Córdoba, un torus puede variar en tamaño y forma, y se encuentra con frecuencia en la línea media del paladar. También, sostiene que la genética es la principal causa de estas protuberancias y que se manifiestan con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Los toros en el paladar, en lugar de en la mandíbula, tienen más preeminencia en algunos países, como Alemania, Noruega, Croacia, Tailandia y Malasia.

Si tenés carencias de vitaminas, comés mucho pescado o seguís una alimentación rica en calcio, podés ser más propenso a desarrollar uno de estos bultos. Según la Universidad Nacional de La Plata, otros factores aumentan la probabilidades de torus son estrés, enfermedades periodontales e infecciones. Si tenés la costumbre de rechinar los dientes, también corrés el riesgo de desarrollar un toro. Por lo tanto, siempre es una buena idea consultar a tu odontólogo cómo podés mejorar este hábito, por ejemplo, mediante férulas nocturnas o técnicas de relajación.

Cuándo tratar el toro palatal

Nunca debes pasar por alto la aparición de una protuberancia o un quiste en la boca. Es importante acudir a chequeos periódicos. Si notás un bulto, consultá con tu odontólogo. El profesional médico puede realizar una biopsia como método de diagnóstico. En la mayoría de los casos, si el toro palatino (uno o varios) no te causa molestias ni interfiere en tu salud, el odontólogo simplemente vigilará su evolución y no será necesario ningún tratamiento adicional.

No obstante, en función de su tamaño y localización, podés sufrir problemas de respiración, dolor tras las comidas o dificultades de habla. Además, tu odontólogo podría recomendarte extirparlo si interfiere en los aparatos dentales, como dentaduras postizas, o la higiene bucal.

Qué preguntar antes del tratamiento

Teniendo en cuenta la ubicación en la boca y la sensibilidad de la zona, tal vez tengas miedos acerca del tratamiento y el proceso de recuperación. Tu odontólogo te derivará a un cirujano oral para analizar las opciones de tratamiento. El tratamiento con láser es mínimamente invasivo y no requiere anestesia, en comparación a la cirugía que exige uso de analgésicos y la sustracción de los puntos.

Antes de someterte al tratamiento, podés analizar los siguientes aspectos con el cirujano oral: cobertura del seguro, inquietudes en torno a la anestesia, nivel de incomodidad o dolor que cabe esperar después del tratamiento, duración del proceso curativo y atención posoperatoria. Es probable que el cirujano oral te recomiende evitar los alimentos que puedan dañar las suturas o irritar la zona tratada. Puede que cubran con un vendaje la zona operada para protegerla mientras sana. Durante los primeros días tras una cirugía oral, se recomienda consumir alimentos blandos y evitar bebidas calientes, alimentos picantes y alcohol. También, se deben cepillar los dientes ignorando la zona operada. Cepillate diariamente con un cepillo de dientes de cerdas suaves como el Colgate Ultra Soft, con 5500 cerdas ultra suaves y ultra finas. Si seguís el programa indicado por tu cirujano oral, podés esperar curarte por completo en una o dos semanas.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cuáles son las partes del diente?

Cada diente tiene varias partes diferentes; aquí le presentamos un resumen de cada parte:

  • Esmalte – es la parte externa y más dura del diente que posee el tejido más mineralizado del cuerpo. Pueden dañarlo las caries si no se cuidan los dientes correctamente.

  • Dentina – es la capa del diente que se encuentra debajo del esmalte. Si la caries pasa a través

  • Pulpa – es el tejido blando que se encuentra en la parte central de todos los dientes, donde están ubicados el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, normalmente se siente dolor y puede ser necesario realizar un tratamiento de canal.