Su hijo tiene un mesiodens. ¿Y ahora?

Niños sonriendo en el jardín

Un mesiodens es un diente supernumerario (o adicional) que crece sobre todo entre los dos incisivos centrales superiores. Este diente adicional puede interferir con la erupción y la alineación de los dientes permanentes, por lo que requiere de una intervención temprana. ¿Por qué los dientes adicionales son indeseables? Además del factor estético, los dientes adicionales pueden dañar a los adyacentes y a la dentición permanente. Lo mejor es extraerlos para evitar cualquier tipo de daño. Siga leyendo para aprender más acerca de las implicaciones de un diente adicional y qué debe hacer si su hijo tiene uno.

Sobre los dientes adicionales

Un estudio publicado por la Revista de Odontología Infantil define los mesiodens como dientes adicionales ubicados al centro del maxilar superior entre los dos incisivos centrales. El estudio concluyó que los dientes supernumerarios tienen el doble de probabilidad de presentarse en pacientes masculinos que en pacientes femeninos. El 25 % de los participantes del estudio tenía dos dientes adicionales. Se trata de un trastorno muy poco frecuente, que solo afecta aproximadamente al 1 % de la población.

La Revista de Investigación Clínica y Diagnóstica (Journal of Clinical and Diagnostic Research, JCDR) menciona que no se conoce la causa exacta de los dientes adicionales. Podría tratarse de una afección genética o podría ser el resultado de un exceso de actividad de la lámina dental, que es el tejido que aparece al principio del proceso de odontogénesis. El diente adicional también puede resultar a consecuencia de la división de un solo brote dental.

Diagnóstico y tratamiento

Debido a que los mesiodens aparecen o brotan junto con la dentición permanente, es indispensable diagnosticar esta afección a tiempo para asegurar la formación saludable de dientes y mandíbula. Se pueden detectar con radiografías, tanto frontales como panorámicas. Las revisiones dentales regulares deben empezar a hacerse desde el primer año de vida o cuando brote el primer diente de su hijo, después de lo cual deben hacerse cada seis meses. A los 5 años, las radiografías por lo general permiten diagnosticar afecciones que no son clínicamente visibles. La JCDR recomienda hacer evaluaciones clínicas y radiográficas cuidadosas para tratar esta condición lo antes posible. Cuando no se detecta, puede afectar la dentición permanente, retrasando o desplazando la erupción de los dientes permanentes, obstaculizando los tratamientos de ortodoncia y dañando las raíces de los dientes permanentes de junto.

Una vez descubierta la afección, el mejor tratamiento es la extracción del diente adicional. De acuerdo con un estudio de la Revista de la Asociación Médica China, las intervenciones antes de los 5 años reducen las complicaciones quirúrgicas y la desalineación de los dientes permanentes, disminuyendo así la necesidad de tratamientos de ortodoncia. Antes de los 5 años, la raíz del mesiodens todavía no está completamente desarrollada, lo que vuelve la extracción y la recuperación más exitosas. Su hijo será derivado a un cirujano bucal que pueda realizar el procedimiento con anestesia general y con métodos radiológicos avanzados para asegurar el mejor resultado.

Importancia de las consultas dentales

Aunque esta anomalía es infrecuente, hay otros problemas dentales, como las caries y chuparse el dedo, que deben identificarse y tratarse cuanto antes. Empezar pronto con las consultas dentales regulares ayuda a diagnosticar y evitar problemas con la dentición permanente de los niños. Los buenos hábitos de higiene bucal en casa también son indispensables, así como el cepillado de dientes con una crema dental suave y especial para niños. Los dientes sanos en los niños resultan en sonrisas adultas saludables.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

CUIDADO BUCAL DE NIÑOS

Información general

Cuide bien los dientes de leche de su hijo. A veces se caen, pero hasta que eso suceda, los dientes de leche tienen un importante papel pues ayudan a su hijo a morder y masticar la comida y a hablar de forma clara. Muchos de los tratamientos y opciones de evaluación para adultos también están disponibles para los niños. Entre ellos se encuentran los rayos x, los selladores dentales, el tratamiento de ortodoncia, entre otros.

Qué esperar durante la NIÑEZ

Dientes flojos
Cuando el niño tiene alrededor de 6 años, comienzan a aflojárse los dientes. Deje que su hijo mueva el diente hasta que se caiga por sí solo. Ello minimizará el dolor y el sangrado asociado a la pérdida del diente.

Cavidades
Las cavidades pueden desarrollarse cuando se deja en la boca durante mucho tiempo comida que contiene azúcar. Las bacterias que viven en los dientes se dan un festín con estos fragmentos de alimento y pueden corroer también el esmalte del diente. La saliva lava el ácido entre comida y comida, pero si su hijo siempre está comiendo, no hay tiempo suficiente para lavar dicho ácido.

Mejores consejos para el cuidado bucal durante la NIÑEZ

  • Cepillado y uso de hilo dental
    Comience usando una crema dental para cepillarle los dientes a su hijo cuando cumpla 2 años. Los niños pequeños tienden a tragar la crema dental al cepillarse, en vez de escupirla. Use crema dental con flúor solamente cuando su hijo sea lo suficientemente mayor como para no tragarla. Apenas los dientes se toquen unos a otros, use hilo dental una vez al día. Puede usar hilo dental común o con porta hilo dental de plástico.

  • Visita al dentista
    Los padres primerizos a menudo preguntan: “¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?”. Debe llevar a su hijo al dentista cuando cumpla un año.