Torus mandibular (rodete mandibular): Qué debe saber

Padres e hija felices sonriendo en el parque

El torus mandibular, o rodete mandibular, es un crecimiento óseo que aparece en el maxilar inferior, debajo y a los lados de la lengua. Afecta aproximadamente a 27 de cada 1,000 adultos, según los Institutos Nacionales de Salud de los E.U.A. (National Institutes of Health, NIH), aunque no es tan conocida como otras afecciones bucales. A continuación, presentamos cuatro cosas que debe saber acerca de esta anomalía infrecuente.

Causas del rodete mandibular

Se cree que la principal causa de esta afección es hereditaria, según los NIH. La influencia genética se puede observar claramente en los estudios con gemelos. En un estudio con gemelos idénticos, en el 93.6 % de los casos o ambos o ninguno de los dos tenían rodetes mandibulares, según los NIH. Entre mellizos, esta concordancia se observó en el 79.4 % de los pares.

Síntomas del rodete mandibular

La afección se presenta como un crecimiento óseo debajo y a los lados de la lengua. Es posible que aparezca uno solo o también varios crecimientos, que pueden presentarse en uno o ambos lados de la boca. Aunque por lo general la afección no tiene síntomas, a veces puede ocasionar problemas. Si usted usa dentadura, los rodetes mandibulares pueden provocar un mal ajuste de la dentadura inferior. Además, la dentadura puede molestar y moverse de su lugar. En algunos casos, pueden aparecer úlceras en los tejidos blandos que cubren el rodete.

Tratamiento de los rodetes mandibulares

Es importante que los rodetes mandibulares sean examinados por un dentista, incluso si no presentan síntomas. Si el dentista confirma que la protuberancia es un rodete mandibular, es posible que le recomiende no tratarlo. Dentistry Today explica que por lo general estos crecimientos benignos no deben alterarse. Sin embargo, si la protuberancia ocasiona dolor o impide el buen ajuste de la dentadura, puede extraerse quirúrgicamente. Un cirujano oral puede extraer la protuberancia con utensilios quirúrgicos tradicionales o métodos más nuevos, como los láseres.

Vivir con el rodete mandibular

Si el dentista le recomienda no tratarlo, el crecimiento óseo permanecerá al interior de la boca. Si es pequeño, podría pasar desapercibido, pero los crecimientos óseos más grandes pueden ser molestos. Evite tocar el rodete con la lengua. Los enjuagues bucales antisépticos también pueden ayudar a mantener el rodete limpio.

Es importante que, por su seguridad, cualquier protuberancia en la boca sea examinada por un dentista, aunque al final resulte ser una afección benigna como el rodete mandibular.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.