El Ratoncito Pérez: salud dental y cuidado bucal para niños | Colgate®

Introducción

Aunque muchos países del mundo tienen tradiciones con motivo de la pérdida de los dientes de leche del niño, la leyenda del Ratoncito Pérez se cree haber surgido en los Estados Unidos en la primera parte del siglo XX. Esta costumbre ha seguido siendo popular, y aún hoy, muchos padres buscan divertidas y creativas ideas acerca de cómo utilizar el cuento del Ratoncito Pérez para celebrar la pérdida de los dientes de leche del niño.

Es difícil para cualquier persona entender lo que haría el Ratoncito Pérez con los dientes de todos los niños del mundo. Algunos dicen que el Ratoncito Pérez recoge dientes para venderlos y hacer tazas, construir palacios etc. y otros dicen que él compra los dientes de los niños para ponerlos en ratones más viejos y que no tienen dientes para comer. Esto puede ser el motivo por el que el Ratoncito Pérez deja más dinero para unos dientes que para otros. La historia del Ratoncito Pérez puede señalar que si su hijo quiere encontrar más dinero bajo la almohada, un buen cepillado dos veces al día es una buena manera de ganárselo.

Sin importar cómo sea el Ratoncito Pérez de cada familia, todos dejan un regalo cuando recogen un diente, y así todos los padres se enfrentan con el problema de determinar la cantidad de dinero que deben poner debajo de la almohada cuando el pequeño recolector de dientes hace una visita.

Comprensión


Los niños generalmente comienzan a perder sus dientes entre los 5 y 7 años de edad. Cuando el conjunto de 32 dientes adultos del niño hayan salido, habrá perdido 20 dientes temporales (de leche). Cuando un niño pierde su primer diente, los padres pueden querer crear expectativas de las visitas del Ratoncito Pérez. Delta Dental realiza una encuesta anual del Ratoncito Pérez, que muestra un ejemplo de los pagos del Ratoncito Pérez. En los últimos 10 años, la cantidad ha oscilado entre USD $1,50 y USD $2,50. La encuesta además indica que el valor de un diente sube o baja en estrecha relación con la economía estadounidense.

Iniciar una tradición del Ratoncito Pérez para fomentar buenos hábitos de higiene Dental
Las ideas creativas del Ratoncito Pérez también pueden incorporar una educación de cuidado dental y establecer unos buenos hábitos de cepillado. Reforzar la importancia de las rutinas de cuidado dental mediante el uso de notas escritas por el Ratoncito Pérez es una divertida manera de recordar a los niños que deben cepillarse los dientes y usar el hilo dental. Existen cartas de pago y cartas para notas imprimibles del Ratoncito Pérez disponibles online, o usted puede diseñar las suyas propias utilizando papel y purpurina para hacer que la experiencia parezca aún más auténtica.

Circunstancias imprevistas que afectan la visita del Ratoncito Pérez
A veces un niño puede perder un diente y no ser consciente de que se le ha caído. En este caso, su hijo puede escribir una breve nota, con su ayuda, para explicar la situación al Ratoncito Pérez y tal vez para sugerir un lugar para buscar el diente (escuela, patio, etc.). En noches muy movidas, el Ratoncito Pérez puede que no tenga dinero en mano, especialmente cuando la pérdida del diente ocurre justo antes de acostarse y tendrá que suministrar a un niño un pagaré. Explíquele a su hijo que un montón de chicos a esa edad pierden los dientes, y esto sucede a veces en el mismo día. Hay veces que el Ratoncito Pérez se olvida de visitar o simplemente no consigue llegar a tu casa. Generalmente bastará con una simple explicación con la promesa de una recompensa a la noche siguiente.

Ideas para situaciones extraordinarias del Ratoncito Pérez 
En ocasiones, un diente se pierde prematuramente debido a un accidente o lesión. En otras situaciones, los dientes de leche se niegan por si solos y necesitan ser "ayudados" en la consulta del dentista. Estos casos especiales necesitan de un cuidado y atención extra de los padres, así como del Ratoncito Pérez. Una carta alentadora del Ratoncito Pérez, acompañado de un regalo, puede enviarse para elogiar la valentía del niño en el consultorio del dentista. Tranquilizar a un niño que ha pasado por un procedimiento dental ayuda a eliminar un poco del miedo y proporciona una oportunidad para discutir la experiencia con su hijo en su nivel de comprensión.

Haz que sea una experiencia total
Hay un montón de otros extras que puedes hacer para agregar misterio y magia a la experiencia del Ratoncito Pérez. Pensar en conseguir una almohada especial con un bolsillo para el diente. De ese modo, el "Ratoncito Pérez" sabe justo donde se encuentra el diente sin necesidad de buscar por debajo de la cabeza de su hijo. Puede comprar estos o, si es mañoso, hacer la suya propia.

Otra idea es que el Ratoncito Pérez deje una nota para su hijo. Use una bolígrafo especial, realice un esfuerzo con una escritura creativa y después espolvorea algo de brillo sobre el papel para crear polvo de dientes. Es posible que tengas que hacer que el Ratoncito Pérez explique qué va a pasar con el diente y dejar un mensaje motivador para que su hijo continúe cepillándose los dientes.

 

Algunos niños son naturalmente escépticos. Si quiere mantener el misterio del Ratoncito Pérez tanto como sea posible, asegúrese de no escribir con su propia letra cuando deje una nota del Ratoncito. Puede imprimir una carta con una elegante fuente del ordenador, o escribir sus cartas Ratoncito Pérez en letras mayúsculas (tamaño de ratones) muy pequeñas con un lápiz de punta muy fina, para que su hijo vea que fue escrito por alguien mucho menor que mamá o papá.

Una carta del Ratoncito Pérez es una gran manera de animar a su hijo a mantener su salud oral mientras extiende las fantasías infantiles tanto como sea posible.

Planificación

LPerder un diente es uno de los grandes ritos de paso durante la infancia, que implica la transformación mágica de sus dientes en dinero o un regalo pequeño. La idea tradicional del Ratoncito Pérez involucra que el niño coloque su diente bajo la almohada por la noche y despierte a la mañana siguiente para encontrar que el Ratoncito Pérez ha dejado dinero en su lugar. Sin embargo, hay algunas ideas menos tradicionales sobre cómo hacer que el Ratoncito Pérez haga que la experiencia de su hijo sea aún más memorable.

Considere no dar dinero
Mientras que un niño de 8 o 9 años de edad puede estar entusiasmado con el dinero, un niño pequeño probablemente no va a entender el valor del dinero y podría ser más feliz con un regalo especial. Dependiendo de lo extravagante que quiera ser, el Ratoncito Pérez podría dejar un libro, un juguete pequeño, un refrigerio saludable o incluso cosas como entradas al zoológico. Sólo tenga en cuenta que hagas lo que hagas para el primer diente establecerá las expectativas para el resto.

Haz que sea una experiencia total
Hay un montón de otros extras que puedes hacer para agregar misterio y magia a la experiencia del Ratoncito Pérez. Pensar en conseguir una almohada especial con un bolsillo para el diente. De ese modo, el "Ratoncito Pérez" sabe justo donde se encuentra el diente sin necesidad de buscar por debajo de la cabeza de su hijo. Puede comprar estos o, si prefiere puede hacer la suya propia.

Otra idea es que el Ratoncito Pérez deje una nota para su hijo. Use una bolígrafo especial, realice un esfuerzo con una escritura creativa y después espolvorea algo de brillo sobre el papel para crear polvo mágico de dientes. Es posible que tengas que hacer que el Ratoncito Pérez explique qué va a pasar con el diente y dejar un mensaje motivador para que su hijo continúe cepillándose los dientes.

Algunos niños son naturalmente escépticos. Si quiere mantener el misterio del Ratoncito Pérez tanto como sea posible, asegúrese de no escribir con su propia letra cuando deje una nota del Ratoncito. Puede imprimir una carta con una elegante fuente del ordenador, o escribir sus cartas Ratoncito Pérez en letras mayúsculas (tamaño de ratones) muy pequeñas con un lápiz de punta muy fina, para que su hijo vea que fue escrito por alguien mucho más pequeño que mamá o papá.

¿Listo para el Ratoncito Pérez?

Pruebe uno de los productos para niños para dar a sus hijos las herramientas que necesitan para mantener sus dientes saludables e impresionar al Ratoncito Pérez.