Selladores dentales, selladores de dientes y salud bucal | Colgate®

Introducción

Los selladores dentales, son un material plástico que se coloca en la superficie de masticación (oclusión) de los dientes posteriores permanentes, de los molares y de los premolares para ayudarlos a protegerse contra los ácidos y bacterias que contribuyen a la caries dental. La resina plástica en los selladores es colocada por un higienista dental en las depresiones y los surcos de las superficies de masticación de los dientes posteriores y una luz es utilizada para curar al esmalte, que actúa como una barrera, protegiendo la superficie del esmalte de los dientes de la placa y los ácidos.

Un cepillado a fondo y el uso de hilo dental ayudan a eliminar las partículas de comida y placa de las superficies lisas de los dientes, pero los cepillos de dientes no alcanzan las depresiones y los surcos para extraer todos los alimentos y placa. La placa se acumula en estas áreas, y el ácido de las bacterias en la placa ataca al esmalte, provocando que la caries se desarrolle. Mientras que el flúor ayuda a prevenir la caries y ayuda a proteger todas las superficies de los dientes, los sellantes dentales agregan una protección adicional para las áreas con surcos. Los sellantes pueden ayudar a proteger estas áreas vulnerables haciendo de barrera para las superficies oclusales de los dientes, contra la placa y restos de comida.

Comprensión

La colocación de selladores dentales es generalmente indolora y no requiere perforaciones ni anestésicos.

En primer lugar, el higienista dental pulirá la superficie del diente con un material de piedra pómez para eliminar la placa y restos de alimentos de los surcos de los dientes seleccionados para la colocación de sellador.

A continuación, el higienista aislará y secará el diente para que la saliva no cubra las cavidades y ranuras. Entonces el higienista grabará la superficie del esmalte en las zonas de los surcos, enjuagará el material de grabado y secará el diente.

El higienista aplicará el material sellante dental a la superficie de los dientes con un cepillo; utilizará una luz fotopolimerizable durante unos 30 segundos para adherir el sellador a la superficie del diente.

Por último, el higienista dental y dentista evaluarán el sellante dental y comprobarán su oclusión. Una vez que el sellante dental se ha endurecido se convierte en una capa de plástico dura, y puede masticar con el diente otra vez.

Planificación

La mayoría de las veces, el sellador dental se aplica poco después de que el diente haya erupcionado a través de las encías, normalmente entre los seis y doce años de edad. Pueden utilizarse sellador para niños mayores e incluso adultos cuyos dientes tienen profundos surcos y hoyos. Su dentista puede ayudarle a decidir cuándo es el momento adecuado para someterse al tratamiento.

Mientras el sellador permanezca intacto, la superficie del diente estará protegida de la caries. Los selladores aguantan bien bajo la fuerza sometida en una masticación normal y suele duran varios años antes de que sea necesaria una reaplicación del sellador.

Durante sus visitas dentales regulares, su dentista verificará la condición de los selladores y los reaplicará cuando sea necesario.

Los dientes están sellados, ¿qué será lo próximo?

El cepillado sigue siendo importante incluso después de los selladores. Pruebe uno de nuestros productos para mantener su boca limpia y sana