Síndrome de Eagle: Síntomas y opciones para tratarlo | Colgate®

Mujer en la playa sonriendo

Seguramente ha escuchado sobre los problemas secundarios más comunes que pueden afectar la salud bucal. La enfermedad de las encías, por ejemplo, está relacionada con otras enfermedades como la diabetes y la cardiopatía. Sin embargo, el síndrome de Eagle es una condición menos conocida. Según el Centro de Información sobre Enfermedades Genéticas y Raras (Genetic and Rare Diseases Information Center, GARD), este síndrome ocasiona dolor en el rostro y en la garganta, y suele asociarse con las amigdalectomías o los traumatismos en la zona del cuello.

El diagnóstico y el tratamiento de las personas con dolor recurrente en la garganta y en las zonas circundantes puede ser difícil dada la gran cantidad de enfermedades relacionadas con este síntoma. Su primer impulso podría ser acudir al médico, lo cual siempre es una buena idea. Sin embargo, cuando se trata de enfermedades relacionadas con la boca y la garganta, también es buena idea programar de una vez una cita con el dentista. Los dentistas no solo tratan los dientes, sino que pueden examinar toda la boca en busca de señales de otros problemas y hacerle recomendaciones sobre las medidas que debe tomar.

Si tiene dolor en la garganta y en el rostro, la causa podría ser el síndrome de Eagle. A continuación, le decimos qué debe tomar en cuenta y qué puede esperar del tratamiento.

Síntomas del síndrome de Eagle

El síndrome de Eagle también se conoce como síndrome del proceso estiloide alargado y osificado o síndrome estilohioideo. El proceso estiloide es un pequeño hueso ubicado justo por debajo del oído. Este hueso puede causar mucho dolor en el lugar donde ocurre el alargamiento o la calcificación, ya que ejerce presión sobre los vasos sanguíneos y los nervios en la zona causando inflamación. Los síntomas incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Dolor de garganta.
  • Dolor de oídos.
  • Disminución de la capacidad auditiva.
  • Zumbido en los oídos.
  • Dificultad para tragar o masticar.
  • Sensación de tener algo atorado en la garganta.
  • Dolor al bostezar o al girar el cuello.
  • Dolor en el rostro.

Solo el 4 % de la población tiene el síndrome del proceso estiloide alargado y la mayoría de los pacientes no presenta síntomas. El síndrome de Eagle es muy poco frecuente y se estima que se presenta en 1 de cada 62.500 personas. Según el GARD, las mujeres tienen una probabilidad tres veces mayor que los hombres de padecer de este síndrome.

Diagnóstico del síndrome de Eagle

El diagnóstico suele involucrar un largo proceso de evaluación para descartar otros problemas dentales y de salud. El diagnóstico puede incluir una inyección local de anestesia que no solo sirve para aliviar el dolor, sino también para descartar otros factores que podrían estar causando los síntomas, señala la Revista Británica de Medicina General.

El médico revisará su historial médico para saber si le han hecho una amigdalectomía o si ha sufrido de algún traumatismo en el lugar, eventos que podrían aumentar su riesgo de padecer de este síndrome, según explica el informe de caso de la revista Journal of the Korean Association of Oral and Maxillofacial Surgeons (JKAOMS). Además, el médico le hará una radiografía panorámica conocida como ortopantomografía para observar y evaluar el área afectada.

Tratamientos con y sin cirugía

Su médico determinará la mejor opción para usted según su caso particular y el grado de dolor. Los medicamentos son una opción común cuando se prescinde de la cirugía. De acuerdo con el JKAOMS, estos pueden incluir analgésicos, anticonvulsivos, antidepresivos y otros medicamentos para aliviar el dolor como la gabapentina. El tratamiento puede durar tres meses o más, pudiendo incluso convertirse en un tratamiento crónico para el dolor.

Si los tratamientos no quirúrgicos no funcionan, es probable que su médico le recomiende tomar esteroides, la aplicación de inyecciones de bloqueo del nervio o una cirugía para extraer el hueso, según un informe publicado en la Revista de Cirugía Maxilofacial y Oral. Después de la cirugía, el médico le recetará analgésicos y le pedirá que regrese en siete días para quitarle los puntos.

Cuide el área alrededor de la zona operada con especial atención. Consulte a su médico acerca de su cepillado dental y el uso de enjuagues bucales antibacteriales.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.