Cuidar las perforaciones orales: Debe revisarlas | Colgate®

Grupo de amigos reunidos sonriendo

Las perforaciones en la boca se han vuelto muy populares entre los adultos jóvenes como un medio para la expresión personal. Sin embargo, a diferencia de las perforaciones en otras partes del cuerpo, las que se hacen en la boca requieren de una atención más constante, ya que el riesgo de infección persiste incluso después de que sanen. Según la declaración de la Asociación Dental Americana (ADA) acerca de las perforaciones en la boca, este arte corporal no es recomendable debido a los riesgos para la salud que lleva consigo. Es importante que tome en cuenta todos los riesgos y las complicaciones que pueden presentarse antes de someterse a este procedimiento. Si usted o alguien que conoce están pensando en hacerse una de estas perforaciones, le recomendamos que lo consulte con su dentista antes de hacérselas.

Información básica sobre las perforaciones en la boca y lengua

Las perforaciones en la boca le permiten colocarse diferentes tipos de piezas de joyería alrededor de la boca. Algunos de los lugares que suelen perforarse son la lengua, los labios, las mejillas y la úvula, que es el tejido en forma de gota que se encuentra hasta atrás de la boca. Con seguridad, la perforación oral más común es la de la lengua, con piezas de joyería que la atraviesan desde la parte superior hasta la inferior (dorsoventral). El lugar más común para las perforaciones en los labios es el inferior, cerca de la comisura. Aquí se suelen usar piezas en forma de mancuernas o herraduras. Los anillos se usan para las perforaciones en la punta de la lengua y también en los labios. Otra pieza de joyería que se usa con frecuencia para perforaciones debajo del labio inferior en el lugar donde se parte la barbilla es la que se conoce como labret.

Riesgos

Debido a la alta cantidad de bacterias en la boca, las infecciones son el riesgo más común en relación con las perforaciones en esta zona. La elevada concentración de microorganismos es el motivo por el que el período de tiempo justo después de hacer la perforación es el más crítico. Tocar las piezas de joyería sin antes lavarse las manos, así como el consumo de ciertos alimentos y bebidas pueden causar infecciones. Es muy importante que acuda al dentista si presenta señales de dolor e inflamación en el lugar de la perforación.

Existen otras complicaciones que pueden afectar la boca y los dientes, incluida las lesiones en las encías y en los dientes, así como sensibilidad dental a causa de los componentes de las piezas de joyería. Entre las complicaciones más graves se incluyen la obstrucción de las vías respiratorias por inflamación o ingestión de las piezas, así como sangrado descontrolado por la estructura vascular de la lengua.

Cómo cuidar las perforaciones

Las perforaciones deben ser hechas por profesionales capacitados con instrumentos esterilizados para evitar infecciones tanto sistémicas como en la zona perforada. Acudir a un profesional que trabaje en un ambiente esterilizado puede evitar infecciones secundarias y el virus de la hepatitis B. Una vez realizada la perforación, debe limpiar la zona de forma rutinaria usando un enjuague bucal desinfectante hasta que la piel sane. No juegue con la pieza ni la gire después de colocarla. Evite fumar, masticar tabaco y meterse objetos ajenos a la boca, como lo son las uñas, los lápices y los lentes para el sol, ya que estos pueden tener bacterias. Después de que la zona haya sanado, sus cuidados diarios deben incluir:

  • Retirar la pieza al comer y al dormir.
  • Lavar la pieza y cepillarse los dientes todos los días.
  • Usar un enjuague bucal sin alcohol.
  • Retirar la pieza antes de hacer deporte o alguna otra actividad física que pudiera dañar la boca.

Si hay algún tipo de perforación de la boca que le gustaría hacerse, es importante que se informe y que se prepare para los cuidados posteriores. Es necesario darle mantenimiento continuo a la zona para evitar daños e infecciones que pudieran conducir a la pérdida de la perforación o, peor aún, a alguna alteración o pérdida de tejido en la boca. También es importante que acuda a las visitas regulares con su dentista para una revisión del lugar de la perforación, de los dientes y tejidos blandos que hay alrededor. La información y la constancia son claves para que se mantenga saludable y también para decir lo que quiere expresar con su perforación y una sonrisa.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.