Anatomía de la Boca y los Dientes

Compendio

Aunque la boca is es una parte pequeña de nuestra anatomía general, está compuesta de muchas partes y roles, los cuales trabajan todos juntos para ayudarte a comer, beber, hablar y tener una sonrisa radiante. Los roles clave son los incisivos, caninos, premolares, molares, coronas, línea de las encías, raíces, esmalte, dentina y pulpa.

Incisivos
Los dientes frontales afilados, en forma de cincel (cuatro superiores, cuatro inferiores) usados para cortar los alimentos.

Caninos
A veces llamados cúspides, tienen forma de punta (cúspides) y son usados para desgarrar sujetar la comida.

Premolares 
Estos dientes tienen dos cúspides puntiagudas en la superfice de mordida y a veces se les denomina bicúspides. Los premolares son para triturar y desgarrar la comida.

Molares 
Usados para moler y masticar los alimentos, estos dientes tienen varias cúspides en la superficie de mordida para ayudar en este proceso.

Corona 
Es la parte superior del diente, y la única parte que normalmente puedes ver. La forma de la corona determina la función del diente. Por ejemplo, los dientes frontales son afilados y tienen forma de cincel para cortar, mientras que los molares tienen superficies planas para moler y masticar.

Línea de las Encías
Es el punto donde los dientes y las encías se juntan. Sin un cepillado y uso del hilo dental adecuados, la placa puede acumularse en la línea de las encías, llevando a la gingivitis y enfermedad de las encías.

Raíz
Comprende dos terceras partes del diente, está incrustada en el hueso y sirve como pilar para sujetar al diente en posición.

Esmalte
+ El esmalte es la parte externa y más dura del diente que tiene el tejido más mineralizado del cuerpo. Puede dañarse debido a las caries si no se cuidan los dientes adecuadamente.

Dentina
La capa del diente que está debajo del esmalte. Si las caries sobrepasan el esmalte, éstas luego atacan la dentina — donde millones de tubos diminutos conducen directamente a la pulpa del diente.

Pulpa 
Tejido suave que se encuentra en el centro de los dientes, donde se localizan el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, usualmente sientes dolor y puedes llegar a necesitar un tratamiento de conducto.

Comprensión

Gracias a un mejor cuidado bucal en casa y a tratamientos en consultorios dentales, más personas están conservando sus dientes a lo largo de toda su vida. Algunas enfermedades y condiciones pueden hacer algunas enfermedades dentales y la pérdida de dientes más predominantes. Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos buen control sobre la práctica de buena higiene bucal, así conservamos nuestros dientes hasta avanzada edad.

Placa —  una capa pegajosa de película bacteriana que se forma sobre tus dientes, encías y aparatos dentales y que puede causar gingivitis, una inflamación del tejido de las encías, o caries. Las bacterias en la placa interactuan con los alimentos que comemos para formar ácidos que pueden causar caries. La placa también puede conducir a enfermedad periodontal (encías). Ésta puede convertirse en una infección seria que puede dañar el hueso y destruir los tejidos de soporte alrededor de tus dientes.

La mejor defensa es eliminar la placa antes de que tenga oportunidad de acumularse y causar problemas. El cepillado dental elimina la placa en y debajo de la línea de las encías y de la superficie de tus dientes. El uso de hilo dental elimina placa de entre tus dientes y debajo de la línea de las encías también. Igualmente puedes usar otros artículos de cuidado bucal para mantener tu boca y dientes limpios.

Lo más importante que puedes hacer es cepillarte y usar hilo dental todos los días.

Planeación

Unos dientes saludables no sólo te permitan lucir y sentirte bien, también hacen posible que comas y hables apropiadamente. Una buena salud bucal es importante para tu bienestar general.

El cuidado preventivo diario, incluyendo un correcto cepillado y uso de hilo dental, ayudará a detener problemas antes de que se desarrollen y es mucho menos doloroso, costoso y preocupante que tratar condiciones que se han dejado avanzar.

Entre visitas de rutina al dentista, hay medidas simples que cada uno de nosotros puede tomar para disminuir ampliamente el riesgo de desarrollar caries, enfermedad de las encías y otros problemas dentales. Éstas incluyen:

Cepillarse a fondo dos veces al día por dos minutos y usar hilo dental una vez al día.


Comer una dieta balanceada y limitar bocadillos entre las comidas.


Usar una crema dental que contenga fluoruro.


Enjuagarse con un enjuague bucal con fluoruro o antibacterial, si tu dentista o higienista dental lo recomienda.