Odontólogo en cita con paciente

Encías saludables: Una clave para la salud en general

La salud bucal es una parte importante de la salud en general, y eso incluye mantener las encías fuertes y saludables. Hay ciertos hábitos que son beneficiosos para la salud de las encías, una rutina que empieza y termina con el cepillado y el uso del hilo dental. A continuación, le explicamos cómo identificar las características normales del tejido gingival y cómo mantener una buena salud bucal:

Cómo reconocer unas encías saludables

Un tejido gingival sano presenta una serie de características concretas. El color del tejido normal de las encías puede variar, pero normalmente es de color rosa coral o un tono más oscuro dentro de esta pigmentación (las variaciones de pigmento remiten al origen cultural). El tejido sano de las encías no está inflamado y, por lo tanto, ofrece una sensación ajustada y natural alrededor de los dientes. Por lo general, el tejido de las encías adopta una forma de cuchillo o piramidal, formando una línea curva alrededor del diente. El tejido normal de las encías presenta una textura firme, y podría tener además un aspecto punteado en la parte externa, como el de la piel de una naranja. Por último, las encías sanas no sangran de forma espontánea.

¿Cuál es la causa de unas encías no saludables?

La placa bacteriana es la causa principal de la enfermedad periodontal (de las encías) o gingivitis, según la Academia Americana de Odontología Pediátrica (American Academy of Pediatric Dentistry, AAPD). El tejido de las encías suele responder a la presencia de placa bacteriana con una inflamación, que se desarrolla cuando hay una cantidad invasiva acumulada en el borde gingival. Al eliminar la placa bacteriana, se revierte la inflamación. Otros factores que pueden derivar en una enfermedad de las encías avanzada, según establece la Academia Americana de Periodontología (American Academy of Periodontology, AAP), son la edad, el estrés, la genética, el tabaquismo, ciertos medicamentos, la obesidad, la mala nutrición o simplemente el rechinar y apretar los dientes, sobre todo en las horas de sueño. También puede haber una relación entre la enfermedad periodontal y enfermedades sistémicas como la diabetes, enfermedades cardíacas y la artritis reumatoide.

Señales de advertencia frecuentes

Hay varios signos y síntomas que pueden sentirse u observarse y que indican etapas tempranas o avanzadas de la enfermedad de las encías:

  • Encías rojas, inflamadas o sensibles
  • Encías que retroceden de los dientes
  • Pus al presionar contra las encías
  • Dientes permanentes flojos o en proceso de separarse
  • Cualquier cambio en la mordida natural
  • Cambios visibles en el ajuste de las dentaduras postizas parciales
  • Mal aliento
Las encías irritadas también suelen sangrar con el cepillado y el uso de hilo dental, pero no abandone estos hábitos por completo. Cambiar la forma de limpiar su boca a diario puede mejorar la eficacia contra la enfermedad de las encías.

Cepillado saludable

Hay varios hábitos saludables que usted puede poner en práctica para mejorar o mantener la salud de sus encías. Cepillarse los dientes al menos dos veces al día con un cepillo dental de cerdas suaves le ayudará a controlar la placa bacteriana que se acumula en la boca. Hay muchos cepillos de dientes con cerdas que son lo suficientemente delgadas para entrar por debajo del borde de las encías y lo suficientemente suaves como para no causar más irritación. Coloque su cepillo a un ángulo de 45 grados hacia el borde de las encías al cepillar las caras anteriores y posteriores de los dientes. El movimiento del cepillado debe ser corto y suave, hacia adelante y hacia atrás.

Uso correcto del hilo dental

El uso de hilo dental al menos una vez al día ayuda a eliminar la placa bacteriana y los restos de comida y, de esta manera, a prevenir la enfermedad de las encías, además de frenar las caries dentales y el mal aliento. El hilo dental debe insertarse suavemente entre los dientes. Es importante curvar el hilo dental en forma de C alrededor de cada diente, moviéndolo contra el mismo y por debajo del borde de las encías con un movimiento hacia arriba y hacia abajo. Inserte una nueva sección de hilo dental entre cada diente para no volver a introducir gérmenes en la boca.

Visitas periódicas al dentista

Es importante que acuda a revisiones dentales periódicas al menos dos veces al año y que no espere hasta sentir dolor. Generalmente, cuando sienta irritación, las encías ya tendrán una infección o se encontrarán en una etapa avanzada de la enfermedad de las encías. Hable con su dentista sobre su salud bucal; él o ella podrá examinar sus encías para identificar los signos de unas encías enfermas. Su dentista también puede recomendarle los productos de salud bucal más eficaces para sus necesidades específicas. Y, por supuesto, su higienista dental debería hacerle una limpieza profesional para eliminar la placa bacteriana y el sarro, que atrapa la placa bacteriana alrededor y debajo del borde de las encías.

Acerca de la autora: Yolanda Eddis, RDH, BASDH, es higienista dental clínica del gobierno de los Estados Unidos. Es miembro de la Asociación Estadounidense de Educación Dental y el Programa de Educación Esther Wilkins y es asesora de salud bucal de Colgate. Sus intereses de investigación incluyen los proyectos de acción comunitaria. Eddis estudia un máster en Ciencias de la Salud en una concentración generalista en Nova Southeastern University (Fort Lauderdale, Florida).

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.