Hombre con sonrisa perfecta lavándose los dientes

Fístulas dentales: Cómo identificarlas, tratarlas y prevenirlas

¿Alguna vez se ha confundido con la jerga técnica usada por profesionales de la salud dental? Por suerte, usted no es la única persona a la que le pasa esto. ¿Qué es una fístula dental? ¿En qué se diferencia de un absceso? Hicimos nuestra tarea y organizamos las respuestas a las principales dudas y preguntas respecto a este tema.

Fístula dental o Absceso

Antes de meternos en la definición de una fístula dental, es importante entender qué es un absceso. Las bacterias pueden infectar diferentes regiones de los dientes y de las encías, lo que hace que el área se llene de pus y se produzca lo que se conoce como un absceso.

Si la infección no tiene a dónde ir, en ocasiones creará una nueva ruta hacia la superficie del diente o de la encía. Este nuevo canal para drenar la infección se conoce como fístula dental.

Si usted tiene un absceso o una fístula dental, no dude en acudir a su profesional de la salud dental: esta es una afección que requiere de tratamiento.

Causas

Las fístulas se presentan cuando la secreción de un absceso genera una presión que no tiene a dónde ir. Pero ¿cómo, para empezar, es que una infección se convierte en un absceso?

De acuerdo con la Mayo Clinic, los abscesos en la raíz de los dientes son causados por:

  • Mala higiene dental
  • Lesiones
  • Tratamientos dentales previos (incluyendo después de una endodoncia)

Las probabilidades de tener un diente con un absceso que resulte en una fístula son más altas si su rutina dental es inadecuada, si usted consume una dieta alta en azúcar o si usted padece de sequedad bucal.

Síntomas

Cabe mencionar que una fístula dental por sí misma podría no ser dolorosa y que el dolor del área donde se encuentra el absceso puede ir y venir. Sin embargo, independientemente del grado de la molestia, le recomendamos que programe una cita con su dentista o higienista dental. Él o ella es la persona más indicada para detectar la infección y para ofrecerle el mejor tratamiento para sus necesidades.

Los síntomas de una fístula dental pueden incluir los siguientes:

  • La aparición de un pequeño bulto en las encías (también conocido como flemón)
  • Secreción de pus a la boca que puede llegar a tener un mal sabor

Los síntomas de un diente con un absceso suelen ser más fáciles de reconocer, e incluyen los siguientes:

  • Un fuerte dolor dental que puede ser pulsante o extenderse hasta el oído o el cuello.
  • Sensibilidad dental
  • Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos en el área del cuello o la mandíbula
  • Fiebre
  • Inflamación

Si usted tiene dificultad para respirar o tragar, pida atención médica de inmediato o llame al 911.

Tratamiento

Sin importar si su absceso tiene una fístula o no, es de suma importancia que reciba tratamiento lo antes posible. Una vez que una infección ha llegado a este punto, no se curará por sí misma y requiere de una intervención profesional. Las infecciones que no se tratan pueden extenderse, empeorar y terminar en complicaciones graves que pueden poner su vida en peligro.

Debido a que los abscesos pueden causar fístulas dentales, no hay mucho que usted pueda hacer para tratarlas en casa. El tratamiento de la fístula incluirá resolver la causa subyacente del absceso y de la infección.

Según la Mayo Clinic, el tratamiento para un absceso puede incluir:

  • Una endodoncia o la extracción del diente infectado.
  • Drenar el lugar de la infección
  • Antibióticos para tratar la infección subyacente

Hay algunas cosas que puede hacer para disminuir las molestias y el dolor en lo que espera a ver a su dentista. Sin embargo, recuerde que estos pasos no curan la causa de los síntomas y que usted seguirá necesitando un tratamiento.

  • Aplique una compresa fría al área de la mejilla que esté más cerca de la zona que le duele
  • Continúe con su rutina de cuidado bucal normal de forma cuidadosa para no empeorar las áreas sensibles
  • Tome analgésicos de venta sin receta de acuerdo con las instrucciones del empaque
  • Enjuáguese la boca con agua tibia (no caliente) con sal

Un consejo útil: Aunque la infección bacteriana causa abscesos y fístulas dentales, no tome antibióticos sin una receta médica. Las y los profesionales de la salud dental no siempre recetarán estos medicamentos, ya que no siempre son la mejor opción para cada situación.

Prevención

La buena noticia es que no hay ningún remedio secreto para evitar las infecciones y los abscesos y fístulas resultantes: lo mejor que puede hacer es practicar una buena higiene dental y mantener una dieta saludable como parte de su rutina para evitar las caries y los abscesos que pueden resultar en consecuencia.

Evite los abscesos en los dientes de la siguiente manera:

  • Cepíllese los dientes durante dos minutos dos veces al día y use hilo dental una vez al día
  • Use una cremaa dental, un enjuague bucal o agua con fluoruro (el agua de la llave casi siempre contiene fluoruro)
  • Consuma una dieta saludable que limite los alimentos demasiado ácidos o azucarados
  • Mastique chicles sin azúcar o consuma productos lácteos para estimular la producción de saliva
  • Programe visitas regulares con su profesional de la salud dental

Si usted tiene una fístula dental o un absceso, le recomendamos programar una consulta con su dentista lo antes posible para tratar la causa subyacente. Puede que ir al consultorio le cause cierto estrés, pero a la larga estará feliz de haber tomado esa excelente decisión para su salud. Leer este artículo acerca de una afección complicada para aumentar su nivel de conocimiento acerca de la salud bucal ha sido un buen paso en la dirección correcta.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.