Parrillas Dentales — La Nueva Moda Que Afecta La Salud De Sus Dientes

BLD102415

Son la última moda en adorno dental, pero no hay nada de bonito en el daño que pueden traer a su sonrisa. Las parrillas dentales son adornos de metal desarrollados en 1980 por artistas de hip-hop. Estas parrillas, también llamadas grills o grillz, son removibles y colocadas sobre los dientes anteriores. Están hechas de oro, plata o metal incrustado con piedras preciosas y pueden costar de veinte a miles de dólares, dependiendo del trabajo realizado en su elaboración.

¿El uso de parrillas dentales puede causar problemas de salud bucal? 
Sí, puede. Es importante hacer una higiene bucal completa, incluyendo el uso de hilo dental y cepillado con crema dental que contenga antimicrobianos, una vez que los residuos de alimentos y la placa bacteriana pueden desarrollarse fácilmente en las parrillas, irritando la encía. Esta irritación puede transformarse en gingivitis y además provocar caries. Las parrillas dentales también causan abrasión en los dientes vecinos y recesión gingival, pueden decolorar y astillar los dientes. La parrilla debe ser siempre removida antes de las comidas o del uso de enjuague bucal. El metal también puede causar reacciones alérgicas en la boca.

Algunas escuelas en Alabama, Georgia y Texas, en Estados Unidos, prohibieron el uso de las parrillas dentales por razones de disciplina y de salud. (1) Es importante consultar al dentista sobre la colocación y uso de parrillas dentales y las implicaciones que pueden tener en su salud bucal.

¿Quién hace las parrillas dentales? 
Quien debe hacer las parrillas dentales es el dentista, sacando la impresión adecuada de sus dientes, y no un joyero o vendedor de esos adornos. El profesional no habilitado puede causar problemas en los dientes y en la boca.

Referencias:
1. Información obtenida en www.wikipedia.org.

© Copyright 2010 Colgate-Palmolive Company

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.