¿Qué es un tratamiento de conducto radicular?

¿Qué es un tratamiento de conducto radicular?
El tratamiento de conducto radicular consiste en la remoción de la pulpa de un diente, un tejido pequeño y fibroso que se encuentra en el centro del diente. Una vez extraída la pulpa dañada, infectada o necrosada, el espacio resultante se limpia, se moldea y se restaura. Este procedimiento sella el canal radicular. Hace unos años, se extraían los dientes con la pulpa infectada o dañada. Hoy, el tratamiento de conductos radiculares ayuda a salvar muchos dientes que, de otro modo, se perderían.

Las causas más comunes de la pulpa dañada o necrosada son las siguientes:

  • Un diente fracturado.
  • Una caries profunda.
  • Una lesión en un diente, como un golpe muy fuerte, ya sea reciente o en el pasado.

Una vez que la pulpa se infecta o muere, la falta de tratamiento puede llevar a la acumulación de pus en la punta de la raíz en la mandíbula, formando un absceso. Los abscesos pueden destruir el hueso que rodea el diente y ocasionar dolor.

¿Cómo se hace un tratamiento de conductos radiculares?
El tratamiento de tratamiento de conductos radiculares consiste en varias etapas que se realizan a lo largo de varias visitas al consultorio, según la situación. Estas etapas son las siguientes:

  • En primer lugar, se hace un orificio en la parte trasera de un diente frontal o en la corona de un molar o premolar.
  • Después de retirar la pulpa infectada (pulpotomía), se limpian, agrandan y moldean la cámara pulpar y los conductos radiculares para prepararlos para su restauración.
  • Si hace falta más de una visita, se coloca una restauración temporal en la abertura de la corona para proteger el diente mientras se realizan las visitas al dentista.
  • La restauración temporal se retira y la cámara pulpar y el conducto radicular se rellenan de forma permanente. En cada uno de los canales radiculares se inserta un material cónico y gomoso llamado gutapercha, que suele fijarse en su lugar con cemento dental. Algunas veces se coloca una varilla de metal o de plástico en el canal para ofrecer soporte estructural.
  • Para terminar, por lo general se coloca una corona sobre el diente para restaurarlo a su forma y su aspecto normales. Si el diente está muy quebrado, es posible que haga falta un poste para fortalecerlo antes de colocar una corona.

¿Cuánto tiempo durará el diente restaurado?
Con el cuidado adecuado, el diente o los dientes tratados y restaurados pueden durar toda la vida. Debido a que el deterioro dental también se puede presentar en dientes tratados, hace falta una buena higiene bucal y revisiones dentales regulares para prevenir problemas adicionales.

Debido a que ya no hay una pulpa que mantenga el diente vivo, los dientes con tratamiento de conductos radiculares pueden volverse quebradizos y más susceptibles a fracturarse. Esta es una consideración importante al decidir si colocar una corona o restaurar un diente después de una tratamiento de conducto radicular.

Para determinar el éxito o el fracaso del tratamiento de conducto radicular, el método más confiable es comparar las radiografías nuevas con las tomadas antes del tratamiento. Esta comparación mostrará si sigue habiendo pérdida ósea o si el hueso se está regenerando.




PulpDamage PulpRemoval Filled



Pulpa dental dañada por una caries profunda.

La pulpa se retira y los canales radiculares se limpian antes de colocar la restauración.

La cámara se rellena y se sella.

15/11/2010

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Consejos de cuidado bucal después de un TRATAMIENTO DE CANAL

Un diente tratado y restaurado puede durar la vida entera si se lo cuida de la forma apropiada. Los tratamientos de canal tienen un alto índice de éxito. He aquí algunas formas de cuidar sus dientes después de un tratamiento de canal:

  • Practicar una buena higiene bucal – cepillarse dos veces al día y usar hilo dental una vez al día. El cuidado de los dientes puede ayudarlo a evitar futuros problemas.

  • Visitar el dentista con regularidad – Limpiezas y exámenes realizados por dentistas e higienistas

  • Evitar masticar alimentos duros – masticar alimentos duros como hielo puede quebrar los dientes y puede dañar los canales de la raíz.