Los Diastemas Y Las Opciones De Tratamiento

¿Qué es un diastema y cómo lo trato?
Un “diastema” es un área de espacio adicional entre dos o más dientes. El diastema puede observarse con mayor frecuencia en los dos dientes frontales del área maxilar superior. Muchos niños experimentan diastema cuando caen los dientes de leche aunque, en la mayoría de los casos, estos espacios se cierran cuando brotan los dientes permanentes.

Los diastemas también pueden ser causados por una discrepancia en el tamaño del diente, por la falta de dientes o un frenillo labial demasiado grande, el tejido que se extiende desde la parte interior del labio hacia el tejido gingival, donde se localizan los dos dientes frontales superiores. Las razones secundarias comprenden problemas de alineación oral, tales como dientes salidos o una sobremordida horizontal (resalte).1

¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
Una vez su odontólogo o especialista dental haya determinado la razón de su diastema, se discutirá un plan de tratamiento. Las opciones pueden incluir:

  • Quedarse con diastema.
  • Tratamiento de ortodoncia para mover los dientes y cerrar el diastema.
  • Utilizar carillas de porcelana, piezas muy delgadas de porcelana adheridas a la parte externa de los dientes.
  • Corona y puente dental o sustitución de dientes con implantes (solamente en adultos).

Si usted tiene un frenillo labial demasiado grande, puede que sea referido a un periodontólogo para una consulta oral y un procedimiento quirúrgico llamado frenectomía. Este involucra el corte del frenillo y su posterior reposicionamiento para permitir más flexibilidad. Si la frenectomía se lleva a cabo en un niño, puede que el espacio se cierre por sí solo. Si se trata de un adolescente o adulto, puede requerirse de frenillos dentales para cerrar el espacio. Es esencial que consulte con su dentista para determinar cuál opción de tratamiento es la mejor para usted.

Derechos de autor ©2009, Colgate-Palmolive Company

Referencia:
1 Frazier-Bowers, S., Maxbauer, E. Orthodontics. Dental Hygiene Concepts, Cases, and Competencies. Mosby, 2008, 699-706.

OTROS ARTÍCULOS

Mejores consejos para una ORTODONCIA TEMPRANA

  • Enjuáguese con agua antes de cepillarse – Enseñe a su hijo a enjuagarse con agua después de comer. Así aflojará el alimento que puede haber quedado atrapado en el aparato. Luego cepíllelo a fondo.

  • Use hilo dental una vez al día – Ayude a su hijo a usar hilo dental todas las noches. El uso de hilo dental ayuda a aflojar desechos de comida y la placa que se encuentra debajo y sobre las encías, para que no se conviertan en sarro. También puede ayudar a alcanzar recovecos y grietas de los dientes que es difícil alcanzar con un cepillo de dientes.

  • Usar un enjuague con flúor – después de cepillarse, y antes de meter a los niños en la cama, haga que se enjuaguen la boca con enjuague bucal con flúor para ayudar a mantener sus dientes fuertes y saludables.

  • Visitas al dentista cada seis meses – lleve a su hijo cada seis meses al dentista para que le realicen una revisión y una limpieza. El dentista le indicará las áreas que necesitan más cuidado, y lo ayudarán a cerciorarse de que está manteniendo los dientes de sus hijos sanos y limpios.

Mejores consejos para una ORTODONCIA TEMPRANA

  • Enjuáguese con agua antes de cepillarse – Enseñe a su hijo a enjuagarse con agua después de comer. Así aflojará el alimento que puede haber quedado atrapado en el aparato. Luego cepíllelo a fondo.

  • Use hilo dental una vez al día – Ayude a su hijo a usar hilo dental todas las noches. El uso de hilo dental ayuda a aflojar desechos de comida y la placa que se encuentra debajo y sobre las encías, para que no se conviertan en sarro. También puede ayudar a alcanzar recovecos y grietas de los dientes que es difícil alcanzar con un cepillo de dientes.

  • Usar un enjuague con flúor – después de cepillarse, y antes de meter a los niños en la cama, haga que se enjuaguen la boca con enjuague bucal con flúor para ayudar a mantener sus dientes fuertes y saludables.

  • Visitas al dentista cada seis meses – lleve a su hijo cada seis meses al dentista para que le realicen una revisión y una limpieza. El dentista le indicará las áreas que necesitan más cuidado, y lo ayudarán a cerciorarse de que está manteniendo los dientes de sus hijos sanos y limpios.

¿Boca de metal? Ayuda mantenerla limpia para el futuro

Mantener los dientes limpios es más difícil con el uso de frenillos dentales. Prueba uno de nuestros productos para facilitar el proceso.