Mujer cepillándose correctamente los dientes

¿Por qué sangran las encías?

¿Por qué sangran las encías? Cuando esto pasa, suele ser una señal de la enfermedad de las encías, también conocida como gingivitis. La gingivitis, una inflamación de las encías, es una de las condiciones más comunes que afectan la cavidad bucal. El sangrado de las encías suele deberse a las acumulaciones de placa y/o sarro dental que se presentan en el borde de las encías. La placa es una película pegajosa compuesta de bacterias, la cual causa irritación en el borde de las encías y, cuando se combina con restos de alimentos, forma ácidos que pueden afectar a los dientes. Cuando la placa se acumula y se mineraliza, se convierte en sarro. Las bacterias de estas acumulaciones de placa o sarro hacen que las encías se inflamen, lo cual, a su vez, puede resultar en sangrado. Las encías pueden enrojecerse, inflamarse y doler. El sangrado de las encías también puede estar asociado con un mal aliento, encías retraídas y sensibilidad dental.

Factores de riesgo y consecuencias del sangrado de las encías

Controlar el sangrado de las encías es importante porque, si no se trata, puede convertirse en la enfermedad periodontal. Ésta conlleva la pérdida del hueso que rodea los dientes, lo que después resulta en la pérdida del diente mismo. Por ello, es de suma importancia evitar las acumulaciones de placa en la boca. La placa se puede eliminar cepillándose los dientes correctamente y usando hilo dental, pero las acumulaciones de sarro requieren de una consulta con su dentista o higienista dental para una limpieza profesional. La principal causa del sangrado en las encías es una mala higiene bucal. En muchos casos, la eliminación de la placa ayuda a revertir la enfermedad de las encías.

Otros factores que pueden hacer que las encías sangren son los siguientes:

  • Cepillarse los dientes con demasiada fuerza
  • Cambios hormonales durante el embarazo
  • Uso incorrecto del hilo dental
  • Maloclusión
  • Fumar
  • Infecciones
  • Mala alimentación
  • Uso de medicamentos anticoagulantes
  • Deficiencia de vitamina C o vitamina K
  • Diabetes
  • Enfermedad cardiovascular

De acuerdo con la AAP, aproximadamente 3 de cada 4 personas en los Estados Unidos sufren de algún tipo de sangrado de las encías. Debido a una mala higiene dental, el avance paulatino de la enfermedad de las encías puede deteriorar aún más el hueso que soporta los dientes. Esta condición, conocida como enfermedad periodontal, se puede prevenir. El objetivo es detener el avance de la enfermedad. Para ello, un cuidado adecuado de la salud bucal es indispensable.

El sangrado de las encías también puede ser un indicador de ciertos problemas médicos subyacentes. La diabetes no solo es un factor de riesgo para la enfermedad de las encías, sino que la enfermedad de las encías puede empeorar la diabetes. Algunas personas pueden tener una posible asociación entre la enfermedad de las encías y otros problemas graves de la salud, como la enfermedad cardiovascular y los accidentes cerebrovasculares. Las y los pacientes con una mala salud bucal pueden padecer de procesos inflamatorios que afectan al cuerpo entero.

La importancia de una salud bucal adecuada

 

Tener una buena higiene bucal no solo es de suma importancia para mejorar las encías, sino que también juega un papel importante en otros problemas de la salud. Por ello, las y los profesionales de la salud dental deben hacer hincapié en que sus pacientes tengan buenos hábitos diarios de salud dental, como cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental diariamente. El uso de hilo dental evitará que la placa se acumule en los lugares entre los dientes a los que el cepillo dental no llega. El uso adecuado de un cepillo dental de cerdas suaves sumado al uso correcto del hilo dental es de suma importancia. Los procedimientos como las limpiezas dentales profesionales dos veces al año, el hábito diario de salud dental de cepillarse los dientes y usar hilo dental, además del uso de un enjuague bucal antibacterial pueden prevenir la gingivitis.

Para mantener una sonrisa saludable, practique cuidados de higiene bucal apropiados para lograr los mejores resultados posibles y tener una salud bucal óptima.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.