Introducción

Según vamos envejeciendo, algunos problemas de salud ganan toda nuestra atención, sobre todo la importancia de salud bucal para personas mayores. Obtenemos un conjunto de dientes permanentes, por lo que es crucial cuidar de ellos durante toda nuestra vida.

Según la Fundación de Servicio Dental de Washington (WDSF), alrededor del 75 por ciento de los adultos mayores de 60 años sólo tienen una parte de su dentadura original. Cuestiones tales como enfermedades periodontales severas, que son comunes en cerca del 23 por ciento de las personas mayores de 65 a 74 años de edad, pueden contribuir a la pérdida de los dientes naturales. Los riesgos de afecciones, como enfermedades cardíacas y diabetes, aumentan con mala salud oral también.

Enfermedad de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer es una forma de demencia, donde hay una pérdida de la función cerebral, que empeora gradualmente con el tiempo, afectando al raciocinio, función de memoria y comportamiento. Los enfermos de Alzheimer pueden olvidar cómo cepillarse los dientes o por qué es importante, por lo que los cuidadores deben ser pacientes y ayudar a cuidar de sus dientes.

Osteoporosis
La osteoporosis es un problema médico común, que hace que los huesos en el cuerpo pierdan densidad y sean más propensos a la fractura. Las mujeres que ya han pasado por la menopausia corren mayores riesgos de desarrollar la enfermedad. Cuando la densidad ósea en la boca disminuye, los dientes pueden aflojarse. Según el Instituto Nacional de Salud (NIH), las mujeres con osteoporosis tienen 3 veces más probabilidades de perder un diente que las mujeres sin osteoporosis. Muchas personas que tienen osteoporosis reciben medicamentos antiresortivos para prevenir o tratar esta enfermedad. Sin embargo, algunos de estos medicamentos causan una condición rara pero grave llamada osteonecrosis de la mandíbula que puede causar daño a la mandíbula.

Comprensión

Enfermedades periodontales, caries de raíz y dientes, sensibilidad dental, diabetes y sequedad en la boca son sólo algunas de las condiciones que hacen hincapié en la importancia de la salud bucal en adultos mayores. Echemos un vistazo a estas un poco más a detalle.

Enfermedades periodontales
Esta afección potencialmente grave se produce cuando los tejidos de la encía que rodean los dientes se infectan debido a una acumulación de placa sobre dientes y encías. La gingivitis es la primera etapa de enfermedades periodontales y es reconocible por encías inflamadas, rojizas o sangrantes. Las enfermedades periodontales son una preocupación para los adultos mayores por un número de razones, incluyendo la formación de placa sobre los dientes y las encías debido a no haber desarrollado hábitos de cuidado oral adecuados anteriormente. Con el tratamiento adecuado, incluyendo una visita a su dentista, la gingivitis es reversible.

Caries de diente o de raíz
Incluso pasados los 55 años, los adultos pueden aún desarrollar caries dental o caries de raíz si se ha producido una recesión de la encía. Es importante que los adultos mayores se limpien eficazmente las encías, los dientes y superficies radiculares expuestas para eliminar la placa dental y restos de alimentos. El higienista dental también escalará los dientes en y por debajo de la línea de las encías y las superficies radiculares para eliminar la placa y el sarro de estas áreas y hacerlas lisas y limpias.

Dientes sensibles
En algún momento, todos hemos bebido un vaso de agua fría y hemos sentido esa sensación aguda, y de hormigueo en nuestros dientes. Un número de factores causan sensibilidad dental, incluyendo un cepillado demasiado enérgico con un cepillo de cerdas duras, un esmalte desgastado y dientes agrietados o fracturados. El cepillado correcto y el uso de cremas dentales, como Colgate® Sensitive Pro-Alívio poco a poco pueden minimizar esa sensibilidad.

Sequedad bucal
Esto ocurre cuando hay falta de saliva en la boca, y generalmente es causada por medicamentos tomados para otros problemas, lo cual puede llegar a ser más frecuente a medida que envejecemos. La mayor preocupación asociada con resequedad en la boca es la caries dental y de raíz, que pueden conducir a la pérdida de dientes..

Planificación

Sólo porque somos más propensos a problemas de salud bucal con la edad no significa que tengamos que experimentarlos. Aquí hay algunos consejos importantes:

Mantenga visitas regulares al dentista. Incluso si usted es un usuario de prótesis, el chequeo de sus dientes y encías es muy importante.

No olvide cepillarse los dientes dos veces al día durante al menos dos minutos y utilizar una crema dental que contenga flúor.

Es importante usar hilo dental una vez al día. La limpieza entre los dientes asegura unos dientes y encías sanas.

Controle su ingesta de azúcar de dulces y refrescos y esté atento a los refrigerios altos en calorías. Cepíllese los dientes poco después de los refrigerios.

No use tabaco. El tabaco en cualquier forma se ha relacionado con un incremento del riesgo de cáncer de boca y garganta, por no hablar de enfermedades cardíacas y otras condiciones graves.

Cambie a una crema dental con flúor o incorpore un enjuague con flúor en su rutina diaria.

Pregúntele al médico si se puede sustituir su medicamento por uno que no produzca sequedad bucal. Si esto no es posible, beba entonces mucha agua, mastique un chicle sin azúcar y evite el alcohol, ya que tiende a deshidratar su cuerpo.

Use un enjuague bucal antibacteriano. Cuando se utiliza junto con el cepillado y el hilo dental, un enjuague bucal antibacterial puede reducir la acumulación de placa.

Mantener los dientes en perfectas condiciones conforme envejecemos requiere unas prácticas de sentido común. También es importante que consulte a un profesional del cuidado dental con regularidad, porque este puede proveer incluso más recomendaciones y consejos. Así que no omita sus revisiones dentales.

Ayude a su boca a envejecer con gracia

Cuidar de la boca es aún tan importante como siempre. Pruebe uno de nuestros productos para mantener la sonrisa sana a cualquier edad.