Sore On the Roof of Your Mouth? See 4 Possible Causes

Adolescente con dolor de muela

Usamos la boca constantemente, por eso tener una llaga en el paladar ¡puede ser lo peor! Las úlceras bucales no son raras, y pueden tener una gran diversidad de causas, desde problemas benignos hasta otros más graves. Si sentís el paladar con llagas, podrías sufrir una de estas condiciones:

1. Quemaduras

Las protuberancias del paladar a veces son solo una quemadura. Es el fenómeno que se conoce como "paladar de pizza", dado que los trozos de pizza calientes y crocantes son una causa de irritación frecuente en esta parte de la boca. Sin embargo, la pizza no es el único alimento que puede producir quemaduras en el paladar: cualquier comida o bebida caliente, como café o té, puede provocar quemaduras similares.

El paladar quemado generalmente se cura por sí solo en un plazo de tres a siete días. Mientras tanto, para aliviar el malestar, limitate a ingerir alimentos blandos y bebidas frías. Si el dolor es intenso, el odontólogo puede recomendarte usar un enjuague bucal para aliviar el malestar y acelerar el proceso de curación. Si la llaga persiste transcurridos siete días, no dudes en consultar a tu odontólogo.

2. Aftas

Las aftas suelen desarrollarse en la cara interior de las mejillas, pero no te sorprendas si también las notás en el paladar. Los investigadores creen que estas llagas pueden deberse a problemas del sistema inmunológico y pueden desencadenarse por efecto del estrés, los cambios hormonales o determinados alimentos, entre otros.

En general, se desarrollan de una a tres aftas simultáneamente, aunque en algunos pacientes esta cifra puede aumentar hasta diez o más. Estas llagas acostumbran a causar dolor por poco más de una semana y desaparecen por completo al cabo de dos semanas. Mientras esperas a que la boca sane, podés preferir tomar alimentos blandos para evitar que se irriten las llagas. El odontólogo también puede recetarte un gel analgésico para aplicarte sobre las llagas bucales a lo largo del período de recuperación. Si las llagas no cicatrizan en dos semanas, el odontólogo deberá revisarlas.

3. Herpes

Las llagas del paladar, en especial las que no mejoran de manera inmediata, pueden ser en último término herpes. Las aftas bucales, lesiones comunes causadas por el virus del herpes simple, se pueden desarrollar en los labios, pero fuentes profesionales indican que también se pueden encontrar en el paladar duro. Estas aftas se presentan en forma de dolorosas ampollas rellenas de fluido que después se rompen y se secan para dar lugar a lesiones menos dolorosas.

Los herpes labiales acostumbran a secarse a partir del cuarto día desde su aparición, y se curan por completo al cabo de entre ocho y diez días. Evitá tocarlas o rascarlas, como harías con una costra. Si las llagas no desaparecen solas, como bien sabés, tu odontólogo estará encantado de ayudarte.

4. Cáncer oral

Aunque algunas llagas bucales son inofensivas, no todas deben dejarse a su suerte. Las úlceras del paladar en ocasiones pueden ser un síntoma de cáncer oral. Y si tenés una llaga en el paladar que no se ha curado después de dos semanas, acudí al odontólogo lo antes posible para que la revise. El cáncer oral es más fácil de abordar si se detecta temprano, por lo que es importante solicitar cuanto antes la atención del odontólogo sobre aquellas llagas que resulten sospechosas.

Tratamiento de las llagas localizadas

El tratamiento más eficaz para las llagas bucales es el tiempo. Sin embargo, hay formas de aliviar el dolor y evitar una mayor irritación a lo largo del proceso de curación. Fuentes médicas recomiendan impregnar las aftas con un poco de leche de magnesio. Si observás lesiones en varias partes de la boca, probá a enjuagarte usando agua tibia con sal o una solución de prescripción médica para limpiar y reconfortar el conjunto de la boca.

Otras formas de ayudar

Suele ser útil evitar el alcohol, los productos de tabaco y los alimentos picantes mientras las llagas se curan. Si tenés aftas frecuentes, intentá identificar los factores desencadenantes de las llagas bucales, como los alimentos ácidos o el estrés, para prevenirlas mejor. Un estudio de 2015 señala que tomar vitamina B12 podría reducir la aparición de brotes de aftas, pero no olvides hablar con tu médico antes de incorporar nuevos suplementos.

Si tenés úlceras bucales, no supongas lo peor. Simplemente tomalo con calma y evitá las causas de irritación. La mayoría de las llagas desaparecen por sí solas, pero si tenés una llaga en el paladar que no se cura en un plazo de dos semanas, consultá a tu odontólogo para someterte a una evaluación y un chequeo periódico.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS