Odontopediatra: Un odontólogo para niños

Niña pequeña en cita con su odontopediatra

Como sucede con los médicos, hay odontólogos especializados en tratar a los niños, en concreto para sus dientes aún en desarrollo. Te contamos por qué un odontólogo para niños, es una buena elección para las necesidades de la salud bucal de tu hijo.

Requisitos educativos de un odontólogo pediátrico

El programa de la Carrera de Especialización en Odontopediatría de la Asociación Odontológica de Argentina (AOA), de 2 años de duración, se puede cursar una vez obtenido el título de odontólogo. Con una doble vertiente de capacitación científica y prácticas clínicas con pacientes de las clínicas asociadas y en actividades sobre el terreno, las principales áreas de estudio incluyen el desarrollo infantil y la psicología, el cuidado de pacientes con necesidades especiales, el cuidado de traumatismos orales/faciales, y la anestesia general y sedación consciente.

Además de un riguroso programa de residencia, los odontopediatras se mantienen al día mediante propuestas de formación continua.

¿Por qué acudir a un odontólogo pediátrico?

Los odontólogos pediátricos realizan procedimientos dentales similares a los odontólogos generales. Sin embargo, por su capacitación especializada, están preparados para manejar muchas situaciones difíciles relacionadas con el comportamiento y tratar a muchos tipos de pacientes, como bebés, niños pequeños, adolescentes y personas con discapacidades físicas o mentales.

Los niños reaccionan de un modo distinto a las visitas odontológicas. Un niño que no está acostumbrado a ir al odontólogo puede sentir ansiedad o temor ante un entorno desconocido. Cuando un niño pequeño o una persona con necesidades especiales requiere un tratamiento dental prolongado, puede necesitar sedación o anestesia general.

Orientación conductual pediátrica

Los odontopediatras suelen utilizar técnicas de orientación conductual para aliviar el miedo y la ansiedad de los pacientes y para abordar situaciones que pueden ser dolorosas. Existen muchos métodos conductuales en odontología pediátrica, partiendo de las necesidades dentales del niño, su madurez emocional e intelectual, y las preferencias de los padres.

La AOA, en su calidad de organización de odontopediatras, capacita a sus miembros para entablar una comunicación eficaz con los pacientes infantiles. Estas dos técnicas son comunes para todos los pacientes:

  1. Reforzar positivamente: elogiar el buen comportamiento del paciente, y animarlo a sobrellevar un tratamiento inofensivo y beneficioso.

  2. Contar y mostrar antes de hacer: explicar el tratamiento al niño en palabras comprensibles, y enseñárselo de forma simplificada antes de empezar.

Los odontólogos pediátricos también pueden modificar el tono o el volumen de voz para calmar aún más a un niño o redirigir su atención. Para generar confianza y desmitificar una visita médica, también recomiendan a los niños observar a otro paciente.

Elección del odontólogo adecuado

Todos deseamos el tratamiento dental más eficaz y agradable para nuestros hijos. Por lo tanto, te recomendamos que formules una serie de preguntas antes de elegir un centro dental para él.

Preguntá si el odontólogo trata a niños y está especializado en el público infantil. ¿La consulta es agradable para los niños? Un consultorio que atiende a muchos niños incluirá juguetes, juegos y muebles adaptados a ellos, lo que ayudará a minimizar el estado nervioso de tu hijo y te dará la tranquilidad de que el personal sabe lo que hace.

Buscá una consulta con una ubicación que te resulte práctica y no olvidés preguntar por su política de urgencias dentales, especialmente fuera del horario habitual. Si tu hijo está cubierto por un seguro dental, es bueno saber de antemano como se gestionan estas peticiones. El odontólogo también puede proponer tipos especiales de flúor en función de la edad de los niños.

Por último, buscá referencias en los sitios web de la Confederación Odontológica de la República Argentina (CORA) o la Federación Odontológica de tu provincia o capital, y conocé las ventajas específicas que ofrecen los miembros de las distintas federaciones o círculos.

Si creés que sería beneficioso acudir con tu hijo a un odontólogo especializado en público infantil, podés encontrar una lista de los odontopediatras de tu zona en el sitio web de la AOA. Cualquiera que sea el odontólogo que elijas, aquellos con la experiencia adecuada serán capaces de fomentar una relación de confianza y una actitud positiva hacia el cuidado bucal.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Qué Esperar de la VISITA AL DENTISTA

Durante su primera visita al dentista, este establecerá el historial completo de su salud. En las visitas de seguimiento, si su estado de salud ha cambiado, no se olvide de comentárselo al dentista. He aquí lo que debe esperar de la mayoría de sus visitas al dentista.

  • Una limpieza profunda – el higienista dental o el dentista rasparán a lo largo y por debajo de la línea de la encía para remover la placa y el sarro que puede causar enfermedad de las encías, cavidades, mal aliento y otros problemas. Luego pulirá los dientes y pasará hilo dental.

  • Un examen dental completo – su dentista le examinará los dientes, las encías y la boca en profundidad para ver si hay signos de enfermedad u otros problemas.

  • Rayos X – con los rayos x se pueden diagnosticar problemas que, de lo contrario, pasarían desapercibidos, como daños en los maxilares, dientes impactados, abscesos, quistes o tumores y caries entre los dientes.