La anatomía de la lengua

Papá e hija sonriendo y sacando la lengua

Cuando pensamos en la higiene bucal, lo primero que nos viene a la mente suele ser el cuidado de los dientes. Sin embargo, la higiene bucal es más que sólo cepillarse los dientes dos veces al día: es el resultado de la salud general de la boca. Desde las encías hasta los tejidos, desde la lengua hasta los dientes, cada parte de la boca tiene un papel específico. Para tener una boca saludable, entender la anatomía de la lengua le puede ayudar a prepararse mejor y adoptar un enfoque integral para la salud de la boca.

Partes de la lengua

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los E.U.A., la lengua es un grupo de músculos cubiertos de tejido mucoso. La punta es el extremo de la lengua y contiene la mayoría de las terminaciones nerviosas, lo que explica por qué duele tanto cuando se muerde la lengua sin querer. La punta es la parte de la lengua con mayor movilidad. La base es la parte inferior de la lengua y está conectada con el resto de la boca.

Superficie y papilas gustativas

El aspecto de la lengua depende en buena parte de las papilas de la lengua. Estas son las protuberancias que componen la superficie de la lengua y que a veces se confunden con las papilas gustativas. De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los E.U.A., hay cuatro tipos de papilas de la lengua; sin embargo, sólo tres tienen papilas gustativas: las papilas circunvaladas, las papilas fungiformes y las papilas foliadas. El cuarto tipo, las papilas filiformes, no está relacionado con las papilas gustativas. En cambio, las papilas filiformes son las responsables del tacto en la lengua y le dan la capacidad de detectar la textura de la comida y de otros objetos. Las otras papilas de la lengua son responsables del gusto (fungiformes), del drenaje y de la limpieza (foliadas) y de la producción de saliva (circunvaladas).

Músculos, nervios y arterias

Su lengua es, en realidad, un músculo fuerte que requiere de una gran cantidad de sangre para hacer bien su trabajo. De acuerdo con un artículo publicado en El Registro Anatómico, hay una arteria lingual que se divide en tres ramas para suministrarle sangre a la lengua, mientras que hay cuatro músculos que dictan la forma de la lengua y cuatro que dirigen su movimiento. Debido a que la lengua tiene que percibir gustos y sensaciones constantemente, hay diferentes nervios responsables de diferentes sensaciones.

Cuidados de la lengua

Entender la anatomía de la lengua sólo es la mitad del camino. Es importante que cuide de su lengua para mantenerla sana y en buen funcionamiento. La lengua está cubierta por millones de bacterias, algunas buenas y otras malas, por lo que es una buena idea cepillarse la lengua todos los días para controlar el mal aliento. Algunos cepillos dentales incluyen diseños innovadores de limpiadores de lengua y mejillas.

La lengua es compleja y necesita cuidados para asegurar que funcione lo mejor posible. No sólo sirve para reconocer sabores: la lengua también ayuda a mantener los dientes sanos y da inicio al proceso de digestión en cuanto se mete un alimento a la boca. Preste atención a su lengua y a sus cuidados, ya que añadirán un nuevo paso a su rutina de cuidados bucales.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cuáles son las partes del diente?

Cada diente tiene varias partes diferentes; aquí le presentamos un resumen de cada parte:

  • Esmalte – es la parte externa y más dura del diente que posee el tejido más mineralizado del cuerpo. Pueden dañarlo las caries si no se cuidan los dientes correctamente.

  • Dentina – es la capa del diente que se encuentra debajo del esmalte. Si la caries pasa a través

  • Pulpa – es el tejido blando que se encuentra en la parte central de todos los dientes, donde están ubicados el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, normalmente se siente dolor y puede ser necesario realizar un tratamiento de canal.