Profesora enseñándole a sus alumnos
Badge field

Cenas saludables para niños y niñas

En los hogares, las madres y los padres se pelean para lograr que sus hijos coman cenas saludables. Quizá los nuggets de pollo, la pizza y las hamburguesas sean sus alimentos favoritos, pero su contenido nutricional es bajo y el de grasas, muy alto: madres y padres necesitan encontrar formas para animarles a tomar decisiones más saludables. La hora de la cena se vuelve un campo de batalla en muchos hogares: niños de un lado, padres y madres del otro. Sin embargo, con un poco de creatividad y consistencia se puede ganar la batalla para mandar a los niños por el buen camino de una vida saludable.

Lo que muchos padres y madres no saben es que la comida juega un papel importante en la salud de los dientes. Lo que se les dé de comer a tus hijos e hijas puede tener un impacto directo en la salud y la fortaleza de sus dientes en desarrollo, lo cual hace que la decisión de qué cenar sea aún más importante.

Si estás buscando formas de hacer las cenas más saludables para los dientes, probá incorporar los siguientes alimentos a la dieta de tu hijo o hija:

  1. Pollo: Este alimento magro es una buena fuente de proteína y ayuda a preservar la fuerza de los dientes de niñas y niños.

  2. Queso Con tantas variedades para escoger, lo más probable es que encuentres un tipo de queso que tu hijo o hija disfrute. Este alimento rico en calcio ayuda a generar saliva y a enjuagar los restos de alimentos de sus dientes. Elegí un queso bajo en grasas para unos dientes sanos y una dieta saludable.

  3. Leche: El calcio es importante para el fortalecimiento de huesos y dientes. Asegurate de que tus niños ingieran al menos una porción de calcio con cada comida.

  4. Pescado: Este alimento saludable no solo es bueno para el corazón. El pescado está lleno de vitamina D, un mineral necesario para una buena salud bucal.

  5. Frutas y verduras: No todas las frutas y verduras son iguales. Dales de comer frutas y verduras con un alto contenido de agua como lo son los pepinos, el apio, las peras y los melones.

    Las bananas y otras frutas con un alto contenido de azúcar pueden hacerles daño a los dientes si no se los lavan inmediatamente después de consumirlos.

  6. Vegetales de hojas verdes La vitamina K ha demostrado mejorar la salud de huesos y dientes. Los alimentos como el repollo rizado y otros tipos de repollo, la espinaca y las hojas de nabo tienen un alto contenido de vitamina K.

  7. Constancia. Es importante seguirles ofreciendo cenas saludables a los niños de forma continua. Incluso si estás pensando en incorporar las verduras, carnes magras y frutas de forma paulatina, hay que hacerlo todos los días.

Es importante que padres y madres ayuden a sus hijos e hijas a formar los hábitos necesarios para vivir una vida larga y saludable. Al seguir estos consejos de manera constante, tus hijos e hijas empezarán a disfrutar de comidas sanas y a desarrollar hábitos positivos que les acompañarán durante el resto de sus vidas. Además, alimentarse bien y cepillarse los dientes después de cada comida les ayudará a tener dientes sanos y a evitar las caries. Para más consejos sobre cómo mantener a su familia saludable, visitá los recursos de Cuidado Bucal de Colgate.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.