Pareja feliz comiendo y paseando

Nervio alveolar inferior (NAI): Causas y síntomas de daños

La boca tiene zonas visibles de las que escuchamos hablar todo el tiempo en materia de salud: dientes, lengua y encías. Pero, ¿qué pasa con partes clave de nuestra boca que no se mencionan? El nervio alveolar inferior (NAI), conectado a los molares y premolares, desempeña un papel importante en la salud bucal. Acá veremos qué es y los síntomas de posibles daños.

¿Qué es y dónde está el nervio alveolar inferior?

Según StatPearls, el nervio alveolar inferior es responsable de la "inervación sensorial de las mejillas, los labios, el mentón, los dientes y las encías". Visualmente, es un nervio que recorre la mandíbula inferior, y es el nervio donde el profesional oral normalmente inyecta la anestesia local al preparar el empaste de un diente en la mandíbula inferior. Si te van a colocar un empaste en un diente de la mandíbula superior, su profesional oral te inyectará un anestésico en el nervio alveolar superior. En terminología dental, el proceso de inyectar un anestésico en estas áreas se llama bloqueo nervioso.

Además, cuando tenés dolor en la boca debido a una caries, un diente agrietado, un absceso o una úlcera oral en la mandíbula inferior, esa región envía señales de dolor al cerebro a través del NAI. ¡Este nervio realmente interviene en todo el ecosistema de la salud bucal!

¿Cuáles son las causas del daño del nervio alveolar inferior?

En ocasiones poco frecuentes, el nervio NAI podría sufrir daños debido a procedimientos como la extracción de muelas del juicio. Cuando esto sucede, las raíces de la muela del juicio pueden envolver o presionar el IAN, lo que puede ocasionarle un daño. Las muelas del juicio impactadas que desarrollan quistes también pueden deteriorar los nervios circundantes. También existe un mayor riesgo de daño en el NAI cuando se extraen las muelas del juicio a una edad avanzada, por lo que los profesionales recomiendan que las personas se extraigan las muelas del juicio durante los últimos años de la adolescencia o principios de los 20.

La facultad de Odontología Clínica de la Universidad de Sheffield (University of Sheffield School of Clinical Dentistry) señala que la cirugía de deformidad facial y las fracturas faciales son otros dos casos, aunque no tan comunes como la extracción de muelas del juicio, que pueden dañar el nervio alveolar inferior. La colocación de implantes también puede causar daños.

¿Cuáles son los síntomas del daño del nervio alveolar inferior?

Existe una variedad de síntomas comunes de daño del nervio alveolar inferior, independientemente de cómo esté dañado el NAI. Un NAI dañado se revela mediante el dolor o las sensaciones anormales en el mentón, los dientes inferiores, la mandíbula inferior y los labios inferiores. El daño del nervio puede provocar dificultades en el habla o afectar la masticación. Si experimentás alguno de estos síntomas o sentís dolor en el nervio alveolar inferior, comunicate con tu profesional dental, especialmente después de una cirugía reciente.

¿Cómo puedo proteger mi nervio alveolar inferior?

Para mantener la salud del NAI, la clave está en seguir hábitos constantes de cuidado bucal. Después de todo, la boca merece el mismo tipo de cuidados que el resto del cuerpo. Una buena base para una sonrisa duradera comienza por cepillarse los dientes dos veces al día con pasta dental con flúor y limpiar entre los dientes con un dispositivo interdental como el hilo dental. Además, recuerdá programar revisiones dentales periódicas para que tu dentista pueda supervisar su salud bucal.

Sin el funcionamiento adecuado del nervio alveolar inferior, no podrías realizar muchas funciones orales básicas como masticar y tragar. Ahora ya sabés un poco más sobre el papel que desempeña el nervio alveolar inferior y cómo crea una conexión entre la mandíbula y el cerebro, y con el resto del cuerpo.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.