¿Qué es una radiografía dental panorámica?

Radiografía dental

Cuando visitás a un odontólogo y te hace alguna radiografía, generalmente te introduce un trozo de plástico en la boca para que lo muerdas mientras te toma una serie de imágenes de un diente o varios. A menudo se realizan varias de estas radiografías para identificar las posibles afecciones de diferentes partes de la boca.

A diferencia de esta radiografía tradicional, la radiografía dental panorámica crea una única imagen de toda la boca: las mandíbulas superior e inferior, las articulaciones temporomandibulares (TTM), la dentadura completa, la zona nasal y los senos paranasales. Esta imagen ofrece una representación plana de la estructura de por sí curva de la mandíbula, lo que facilita el análisis de cada una de sus elementos.

¿Por qué usar una radiografía panorámica?

Al mostrar el conjunto de la boca en una sola imagen, la radiografía panorámica no presenta el nivel de detalle necesario para detectar las caries. No obstante, este tipo de radiografía revela problemas como anomalías óseas, fracturas, quistes, dientes impactados, infecciones y tumores. Un odontólogo que sospeche de la existencia de alguno de estos problemas puede decidir realizar una radiografía panorámica. También puede usar este método de imágenes a la hora de planificar tratamientos tales como brackets, implantes y prótesis, o de recomendar productos como Colgate® Slim Soft™ para el tratamiento de los dientes con una apariencia desgastada por un cepillado excesivamente agresivo.

¿Cómo se hace la radiografía?

A diferencia de las radiografías intraorales tradicionales, las radiografías dentales panorámicas son extraorales, lo que significa que la máquina encargada de la toma de imágenes y la película están en el exterior de la boca. Según la Universidad Nacional de La Plata, una máquina de rayos X dental panorámica proyecta un haz a través de la boca sobre una película o un detector que rota frente al tubo de rayos X.

El diseño básico de una máquina de radiografías panorámicas consiste en un tubo montado sobre un brazo horizontal que se abre hacia un lado de la cara, y un segundo brazo horizontal opuesto que se abre hacia el otro lado y contiene el detector o la película de rayos X. Por lo general, se coloca la cabeza usando los soportes previstos para reposar el mentón, la frente y los costados, mientras que la boca se mantiene abierta gracias a un bloqueador de mordida. A continuación, los brazos de la máquina de rayos X rotan en un semicírculo alrededor de la cabeza, desde un lado de la mandíbula hasta el otro lado.

Ventajas y riesgos de los rayos X

La radiografía panorámica ofrece al odontólogo una vista completa de la boca en una única imagen y en un período de tiempo relativamente corto. Sin embargo, los mismos estudios reafirman que la exposición a la radiación de una radiografía panorámica es menor y sin efectos secundarios frente a los cuatro rayos X de mordida de un examen de rutina. Hablá con tu odontólogo si te preocupa la exposición a la radiación, y sabrás si podés recurrir a métodos de imagen alternativos.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Procedimiento de los RAYOS-X

Los rayos x normalmente se aplican en el consultorio del dentista o del especialista dental. He aquí lo que ocurre:

  1. Preparación – Primero, el profesional dentario le pondrá un pesado delantal de plomo que protegerá su cuerpo contra la radiación. A continuación, insertará un pequeño aparato, hecho de plástico, en su boca y le pedirá que lo muerda.

  2. Ejecución – El técnico tomará una imagen de Rayos X del área en cuestión. Este proceso es indoloro y puede repetirse hasta obtener imágenes de toda la boca.