¿Qué es un odontoma y cómo se debe tratar?

Mujer en revisión dental

Aunque probablemente no te diagnostiquen ninguno a lo largo de tu vida, tenés que saber que un odontoma es una de las formas de tumores orales no cancerosos más comunes. Algunos profesionales consideran a este tumor como un tipo de hamartoma dental, un crecimiento de tejido anómalo que replica el tejido circundante. Los odontomas están hechos de los tejidos que comprenden los dientes, como el esmalte, la dentina, el cemento y el tejido pulpar, y a menudo se forman en la mandíbula durante el desarrollo del diente, tal como apunta la Asociación Odontológica Marplatense (AOM).

Tipos de odontomas

Los odontomas suelen ser pequeños, aunque a veces pueden crecer y, en general, no causan síntomas, de acuerdo con lo descrito en la Revista de la Facultad de Ciencias Médicas de Córdoba. Hay dos tipos principales de odontomas, que tu odontólogo podrá identificar con una radiografía:

  • Complejo

    Un odontoma complejo es una masa desorganizada de tejido dental. Un estudio de la Asociación Odontológica Argentina informa que este fenómeno ocurre con mayor frecuencia en el segundo y tercer molar de la mandíbula inferior.
  • Compuesto

    Un odontoma compuesto es algo así como un grupo de pequeños dientes. Estos odontomas ocurren con mayor frecuencia en la mandíbula superior y a menudo afectan a los dientes frontales.

Diagnóstico y síntomas

Estos tumores pueden desarrollarse en pacientes de cualquier edad, pero son más comunes en adolescentes y adultos jóvenes de veinte años, de acuerdo a la AOA. Aparecen con un poco más de frecuencia en las mujeres.

Puesto que los odontomas son comúnmente asintomáticos, se detectan con mayor asiduidad en las radiografías de rutina tomadas por el odontólogo, según explica la misma fuente. Ambos tipos aparecen como masas con halos transparentes, y la forma que adoptan permite al profesional dental clasificarlos como complejos o compuestos.

Algunos pacientes pueden experimentar dolor, hinchazón o un patrón ordenado (tipo compuesto) o desordenado (tipo complejo) de los dientes debido al tumor, como explica el mismo estudio. Con gran frecuencia los casos están asociados a dientes que aún no han erupcionado. Los odontomas son benignos, es decir, no cancerosos, y generalmente no vuelven a crecer después de extirparse.

Extracción

Según el mismo estudio, los profesionales dentales generalmente eligen eliminar los odontomas si causan síntomas o interfieren con la erupción normal de los dientes. De eso se encarga normalmente un cirujano oral y maxilofacial en consulta con el odontólogo general del paciente. Debido a que los odontomas a menudo se asocian con dientes no erupcionados, su equipo dental también puede optar por extraer el diente asociado al extraer el odontoma si el diente no se desarrolla adecuadamente, según la AOM. Si es necesario, el paciente puede comentar las opciones de sustitución dentaria con el equipo encargado de su salud bucal. También puede ser necesario un tratamiento de ortodoncia para conseguir la alineación dentaria adecuada después de extraer un odontoma.

El proceso de curación es generalmente sin incidentes, y el paciente puede esperar a regresar a su profesional dental para las visitas de seguimiento, según recomienda la AOA. Si te diagnostican un odontoma, tu equipo dental puede ayudarte a recibir el tratamiento que necesitás. Junto con una buena rutina de cuidado bucal, las radiografías periódicas permitirán a tu odontólogo diagnosticar cualquier problema de salud bucal desde un inicio.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.