Madre e hija felices cocinando

Cómo identificar y detener la retracción de las encías

La atención del cuidado bucal suele centrarse en los dientes, pero unas encías sanas son igualmente importantes. La retracción de las encías puede provocar sensibilidad y mal aliento; tené en cuenta los métodos disponibles para detener la retracción de las encías y evitar estos incómodos síntomas.

La función de las encías

Las encías están hechas de tejidos blandos. Proporcionan soporte a la vez que rodean los dientes por todos lados. Si están totalmente sanas, las encías se ajustan perfectamente alrededor de los dientes. La retracción se produce cuando la línea gingival se separa de los dientes, de modo que los dientes se vean más largos de lo normal. Tal vez la retracción no sea el único síntoma de que algo anda mal. Fijate si tiene las encías sensibles. Esto te permitirá programar una consulta con el dentista. A continuación se enumeran algunos signos de sensibilidad en las encías a los que debe prestar atención.

  • Encías hinchadas y sensibles
  • Encías que sangran fácilmente
  • Mal aliento resultante

Causas de la retracción de las encías

Conocer los síntomas de la retracción de las encías es un buen primer paso. Ahora toca centrarse en qué puede ocasionar esos síntomas:

  • Cuidado bucal deficiente.Descuidar el cuidado de dientes y encías puede provocar afecciones como gingivitis y enfermedad periodontal.
  • Bruxismo. Si crees que rechinás los dientes, consultá con tu dentista.
  • Cepillado agresivo. Cepillarse los dientes más de lo necesario hace más daño que bien.
  • Genética. Mamá y papá podrían ser los culpables si ambos sufrían retracción de las encías.
  • Traumatismo del tejido gingival. Una lesión dental grave puede ser la culpable.

Abandonar los hábitos que están en tu mano puede revertir el proceso de retracción. Mejorar el cuidado bucal y cepillarse los dientes con más suavidad con un cepillo de dientes que elimine las bacterias para una limpieza bucal completa, son dos cambios inmediatos que podés llevar a cabo.

Opciones de tratamiento

Si las encías han retrocedido hasta tal punto que un cambio de hábitos no puede revertir el problema, hay otras opciones, según la Clínica Mayo El injerto de encía es la operación en que un periodoncista usa tejido sano para cubrir y reparar la zona afectada. Es una cirugía periodontal bastante estándar que requiere anestesia local. La terapia regenerativa es otra opción quirúrgica. Permite restaurar el tejido de las encías y reparar el hueso dañado o perdido por la enfermedad periodontal. La zona de la encía afectada se perfila quirúrgicamente y el periodoncista elimina las bacterias. Una vez limpiada, se coloca una matriz ósea o proteínas en la zona de pérdida ósea para estimular el nuevo crecimiento de hueso y tejido.

Lucir una sonrisa brillante supone dedicar a las encías la misma atención que a los dientes. Un buen plan para mantener toda la boca sana es clave para detener la retracción de las encías. Para empezar, cepillate los dientes al menos dos veces al día y recordá usar hilo dental todos los días. La combinación de cepillado e hilo dental elimina la placa y las partículas de comida que pueden contribuir a la enfermedad de las encías causante de las encías retraídas. No te olvides de acudir al dentista para tus revisiones periódicas. Como experto en identificar encías retraídas, puede ayudarte a resolver el problema.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.