¿Cómo manejar la epilepsia y la salud bucal?

Pareja joven feliz sonriendo

La epilepsia es una afección neurológica en la que una persona padece de convulsiones impredecibles y crónicas. Si tiene conocidos o familiares con convulsiones, es posible que los síntomas se puedan controlar con fármacos antiepilépticos (FAE). Sin embargo, quizá no sepa que esta condición y los medicamentos que se usan para tratarla pueden afectar la salud bucal. Sin embargo, controlar la epilepsia y la salud oral es más fácil una vez que conozca los riesgos y sepa cómo tratarlos.

 

¿Qué es la epilepsia?

 

La Mayo Clinic describe la epilepsia como un trastorno del sistema nervioso que ocasiona períodos de actividad cerebral anormal. Esto puede afectar cualquier proceso controlado por el cerebro, lo que puede resultar en convulsiones y en cambios de comportamiento o percepción.

 

La epilepsia puede ser genética, pero también puede ser el resultado de traumatismos en la cabeza y de tumores cerebrales. En los adultos mayores de 35 años, la principal causa de la epilepsia son los accidentes cerebrovasculares. Además, las enfermedades como la meningitis, el SIDA y la encefalitis viral también pueden desencadenar este trastorno, al igual que las lesiones prenatales y otros trastornos del desarrollo. A pesar de conocer estas causas, el Colegio de Odontología de la Universidad de Washington informa que en el 75 % de las personas con este diagnóstico se desconoce la causa exacta de la epilepsia.

 

Si bien puede afectar tanto a hombres como a mujeres de todas las edades y de todos los orígenes étnicos, la epilepsia se presenta en menos del 1 % de la población y ocurre con más frecuencia en los hombres.

 

Síntomas comunes de la epilepsia

 

Según la Mayo Clinic, los síntomas de la epilepsia varían. Sin embargo, lo más probable es que una persona con epilepsia presente el mismo tipo de convulsiones en cada episodio. Los siguientes síntomas se presentan junto con las convulsiones generalizadas, que ocurren cuando todo el cerebro se ve afectado:

 

  • Confusión temporal, parpadeos o episodio catatónico.
  • Colapsos repentinos.
  • Rigidez o sacudidas abruptas e incontrolables de brazos y piernas.
  • Pérdida del conocimiento.

 

Riesgos para la salud bucal

 

Las convulsiones generalizadas aumentan el riesgo de lesiones en la lengua y en otras zonas de la boca, explica el Colegio de Odontología de la Universidad de Washington. Las convulsiones también pueden dañar las articulaciones temporomandibulares o hacer que la persona aspire un diente a los pulmones.

 

Desafortunadamente, los medicamentos que se usan para controlar esta condición también pueden tener efectos secundarios en la boca. Uno de estos efectos secundarios relacionados con los fármacos que se emplean como antiepilépticos (FAE) es la hiperplasia gingival, que es un crecimiento excesivo del tejido de la encía. De acuerdo con un artículo publicado en la Revista de la Sociedad India de Periodontología, la fenitoína es un FAE que se usa con frecuencia en niños y que puede ocasionar hiperplasia gingival en el 50 % de los pacientes que lo toman.

 

Un estudio de la Revista Internacional de Salud Oral afirma que los FAE también pueden causar xerostomía o sequedad bucal. Debido a que la saliva enjuaga los restos de comida y las bacterias de los dientes, la sequedad bucal puede aumentar la susceptibilidad a las caries, explica la Asociación Dental Americana.

 

Controlar la epilepsia y la salud bucal

 

Debido a que las dentaduras y las prótesis parciales removibles se pueden romper y aumentar el riesgo de asfixia durante las convulsiones, las prótesis fijas podrían ser una mejor opción para las personas con epilepsia, de acuerdo con el Colegio de Odontología de la Universidad de Washington. Para prevenir los daños a los dientes por la noche, el dentista podría recomendarle el uso de un protector bucal nocturno. Los pacientes que presenten hiperplasia gingival grave podrían requerir de un tratamiento quirúrgico para quitar el exceso de tejido.

 

Los dentistas evaluarán cuidadosamente a los pacientes con epilepsia en busca de señales de hiperplasia gingival y de sequedad bucal, para después recomendarles las siguientes medidas de higiene bucal para prevenir las caries y la enfermedad de las encías:

 

  • Usar hilo dental todos los días.
  • Cepillarse los dientes con frecuencia a lo largo del día y antes de irse a dormir con una crema dental con flúor.
  • Consumir una dieta saludable con los nutrientes adecuados.
  • Comer dulces de menta o pastillas con xilitol para estimular la producción de saliva y prevenir las caries.

 

Su equipo médico conformado por su dentista y su médico estará ahí para acompañarlo junto a su ser querido en el manejo de la epilepsia. Si tiene dudas sobre los efectos de la epilepsia en la salud bucal, el dentista siempre estará dispuesto a ayudarle a mantener una sonrisa brillante, junto con dientes y encías saludables.

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.