Exodoncia: Lo que debe saber sobre la extracción de dientes

Madre e hija sonriendo

Puede que llegue un momento en su vida cuando el dentista le recomiende una extracción de dientes, también conocida como exodoncia. Aunque antes de recomendar una extracción, los dentistas por lo general consideran métodos que pueden salvar el diente, como los procedimientos de canal radicular (endodoncia), en ocasiones la mejor opción es quitar el diente completo. Esto puede ocurrir si tiene un diente muy deteriorado o gravemente infectado, un diente que se ha quedado atrapado en la mandíbula o un diente que obstaculiza la erupción de otros dientes.

Si su dentista le recomienda una exodoncia, es importante que sepa quién realizará la extracción, qué puede pasar después y qué puede hacer para evitar complicaciones.

Qué esperar durante una exodoncia

Si su dentista le recomienda una exodoncia, hay una buena razón para ello. Por lo general, las extracciones de dientes solo se realizan cuando son la mejor alternativa para un paciente. De acuerdo con el Departamento de Odontología del Centro de Ciencias de la Salud de San Antonio, puede que perciba un poco de presión durante el procedimiento, pero el profesional bucal le ofrecerá anestesia para evitar que sienta dolor.

Tanto los dentistas generales como los cirujanos bucales pueden extraer dientes. La mejor opción para realizar la extracción, ya sea con un dentista general o un especialista, depende del procedimiento en particular. Según Health de la Universidad de Utah, los cirujanos bucales suelen tener la formación necesaria para administrar anestesia por vía intravenosa, que permite que duerma durante el procedimiento. Además, los cirujanos bucales tienen que completar varios años de preparación después de la escuela de odontología. Esta formación adicional se centra en procedimientos como la extracción de muelas del juicio, mientras que los dentistas generales se enfocan en la colocación de coronas y rellenos.

Posibles complicaciones

Siempre existe un pequeño riesgo de padecer complicaciones durante y después de cualquier procedimiento médico y dental. Un estudio en dos partes publicado por la Revista Dental Suiza descubrió que el 8 % de los casos de extracción de muelas del juicio presentaron complicaciones.

Una de las más comunes fue la alveolitis, que conformó la mitad de las complicaciones en los pacientes con extracciones de muelas del juicio en el maxilar inferior. La incidencia de la alveolitis fue mucho menor en las extracciones de las muelas del juicio del maxilar superior, presentándose solo en el 0.4 por ciento de los casos, de acuerdo con la segunda parte del estudio de la Revista Dental Suiza. La alveolitis ocurre cuando el coágulo de sangre que se forma en el hueco que deja el diente se suelta o se sale del alvéolo. Esto deja expuestos el hueso y los nervios del área, lo que ocasiona molestias considerables.

Según la nota publicada en la Revista Dental Británica, la alveolitis puede confundirse con una infección alveolar después de una extracción de dientes. Aunque las infecciones alveolares son poco frecuentes, los profesionales dentales suelen recetar antibióticos antes de la extracción de una muela del juicio para evitar infecciones después de la cirugía. Algunos síntomas de infección incluyen fiebre y una secreción blanca o amarillenta en el lugar de la extracción, de acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de los E.U.A. (National Health Service, NHS). Póngase en contacto con su profesional dental si percibe alguno de estos síntomas.

Los daños neurológicos constituyen otra de las complicaciones poco frecuentes de las extracciones dentales. El NHS menciona que durante el procedimiento de extracción se puede dañar el nervio trigémino (un nervio craneal que entra en juego durante la masticación), lo que puede causar síntomas como adormecimiento, hormigueo o dolor en los labios, la barbilla, las encías, los dientes y la lengua. El NHS señala que este daño suele ser temporal y que, por lo general, los síntomas desaparecen después de un par de semanas o meses conforme el nervio sana. Durante una extracción de dientes, el profesional dental siempre tomará las medidas necesarias para evitar posibles daños neurológicos.

Cómo reducir el riesgo de complicaciones

Si le preocupa tener problemas después de una extracción dental, tenga en mente que las complicaciones no son frecuentes: el estudio de la Revista Dental Suiza solo halló complicaciones en el 8 % de las extracciones.

Aun así, hay formas de reducir aún más el riesgo de padecer complicaciones. Elegir a un profesional que se especialice en extracciones dentales podría darle un poco de tranquilidad. Un cirujano bucal tendrá una formación amplia y experiencia en extracciones dentales, además de que podrá proporcionarle diferentes opciones de anestesia para ofrecerle más comodidad durante el procedimiento. Otras formas de prevenir la alveolitis son el consumo de alimentos blandos, evitar el tabaco y tener cuidado al lavarse la boca.

De acuerdo con el Gobierno de Alberta, el profesional dental que realice la extracción podrá recetarle antibióticos o analgésicos después del procedimiento, que deberá tomar según las indicaciones. Asegúrese de hablar con su dentista acerca de lo que puede hacer antes y después de la extracción dental para proteger el área y reducir el riesgo de padecer complicaciones.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Qué Esperar de la VISITA AL DENTISTA

Durante su primera visita al dentista, este establecerá el historial completo de su salud. En las visitas de seguimiento, si su estado de salud ha cambiado, no se olvide de comentárselo al dentista. He aquí lo que debe esperar de la mayoría de sus visitas al dentista.

  • Una limpieza profunda – el higienista dental o el dentista rasparán a lo largo y por debajo de la línea de la encía para remover la placa y el sarro que puede causar enfermedad de las encías, cavidades, mal aliento y otros problemas. Luego pulirá los dientes y pasará hilo dental.

  • Un examen dental completo – su dentista le examinará los dientes, las encías y la boca en profundidad para ver si hay signos de enfermedad u otros problemas.

  • Rayos X – con los rayos x se pueden diagnosticar problemas que, de lo contrario, pasarían desapercibidos, como daños en los maxilares, dientes impactados, abscesos, quistes o tumores y caries entre los dientes.