7 sorprendentes datos sobre su lengua

Aunque tenga un tamaño pequeño, la lengua tiene una gran importancia. Ayuda a degustar, comer, digerir y hablar.

La lengua tiene

2,000 - 4,000

papilas gustativas.

Cada una contiene células sensitivas que se reemplazan todas las semanas. 1
Cada papila gustativa está compuesta por 50-150 células receptoras, 2 que ayudan a degustar los distintos sabores:

Salado, Dulce, Amargo, Agrio

y Umami.

La función de

la saliva es humedecer los alimentos para que los receptores gustativos de la lengua reconozcan los cinco tipos de sabores. 3
La lengua es fuerte y

está formada por 8 músculos.

Cuatro músculos permiten que la lengua cambie de forma y los otros cuatro permiten que la lengua cambie de posición. Estos músculos mueven la lengua en diferentes direcciones y ayudan a hablar.
¿Sabías que no hay dos lenguas iguales? La huella lingual es igual de única que una

huella dactilar4.

Casi la mitad

de la población sufre de

mal aliento.

Una de sus causas puede ser la acumulación de bacterias en la lengua 5

El cepillado

de la lengua, además del cepillado y la limpieza con hilo dental de los dientes, contribuirán a tener una boca limpia y sana.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cuáles son las partes del diente?

Cada diente tiene varias partes diferentes; aquí le presentamos un resumen de cada parte:

  • Esmalte – es la parte externa y más dura del diente que posee el tejido más mineralizado del cuerpo. Pueden dañarlo las caries si no se cuidan los dientes correctamente.

  • Dentina – es la capa del diente que se encuentra debajo del esmalte. Si la caries pasa a través

  • Pulpa – es el tejido blando que se encuentra en la parte central de todos los dientes, donde están ubicados el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, normalmente se siente dolor y puede ser necesario realizar un tratamiento de canal.