Faringitis estreptocócica y amígdalas: ¿Cuál es el nexo?

Madre e hija sonriendo en el parque

Puede empezar como un aparentemente simple dolor de garganta, pero la faringitis estreptocócica puede llegar a ser una dolorosa infección. Descubrí qué causa la faringitis estreptocócica, qué síntomas manifiesta, y cuál es el nexo entre faringitis estreptocócica y amígdalas.

Causas de la faringitis estreptocócica

Según el periódico La Nación, aunque la mayoría de los dolores de garganta suelen ser virales, entre un 20% y un 25% tienen origen bacteriano (estreptococo). Los dolores de garganta causados por bacterias son casos de faringitis estreptocócica. La bacteria específica responsable de la faringitis estreptocócica es el estreptococo del grupo A, y la Federación Argentina de Sociedades de Otorrinolaringología (FASO) señala que este grupo también causa muchas otras infecciones, incluidas la fiebre reumática y la escarlatina.

Las infecciones por estreptococo del grupo A son altamente contagiosas y se propagan fácilmente. También son más comunes en niños pequeños y tienen una mayor prevalencia en invierno y principios de primavera, según las fuentes citadas. Del mismo modo, si tenés un hijo pequeño, también sos más susceptible. El sindicato SUTEBA destaca entre las formas más comunes de transmisión las siguientes:

  • Respirar gotas respiratorias de una persona infectada

  • Tocar un objeto con gotas y luego tocarse la boca o la nariz

  • Tener contacto con llagas en la piel causadas por estreptococos del grupo A

  • Compartir comida o vasos con una persona infectada

Afortunadamente, es menos probable que la infección por estreptococos se propague a través de artículos del hogar, como juguetes infantiles, si no existe un contacto directo prolongado.

Síntomas

Pese a que las amígdalas no son las causantes de la faringitis estreptocócica, pueden resultar gravemente afectadas. Cuando la bacteria estreptococo del grupo A se introduce en la cavidad oral, puede producir dolor de garganta, entre otros síntomas que lo acompañan. Según la FASO, pueden incluir:

  • Hinchazón o manchas blancas en las amígdalas
  • Dolor al tragar
  • Náuseas
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza y otros
  • Inflamación de ganglios linfáticos

También hay que tener en cuenta que se puede ser portador de la bacteria estreptococo del grupo A sin síntomas de faringitis estreptocócica.

Por desgracia, si una infección por estreptococos no se trata o no se detecta, los niños pueden desarrollar otras afecciones, como fiebre reumática.

Faringitis estreptocócica y amigdalitis

La diferencia entre faringitis estreptocócica y amigdalitis puede ser confusa. El término amigdalitis simplemente se refiere a la inflamación de las amígdalas y, pese a que su origen generalmente es virósico, también puede deberse a la bacteria estreptococo. Esta inflamación se manifiesta en forma de amígdalas rojas e inflamadas y dolor de garganta, como se informa.

Como los síntomas de la faringitis estreptocócica y la amigdalitis se solapan, puede ser complicado discernir el origen de un dolor de garganta. De ahí que es importante obtener un diagnóstico médico adecuado para deducir si la afección tuya o de tu hijo es de origen virósico o bacteriano; de este modo, tu médico podrá tratarla debidamente y manejar el dolor.

Tu médico puede determinar si la infección dolorosa es el resultado de una bacteria o un virus a partir de una muestra de mucosidad de la garganta indolora con un hisopo o recurrir a una muestra de sangre. La toma de una muestra de la garganta revelará la presencia de bacterias estreptocócicas, y la evaluación de los niveles de células sanguíneas puede ayudar a un médico a identificar su origen bacteriano o virósico. Algunas clínicas pueden ofrecer un resultado rápido, o prueba rápida de estreptococo, pero en otros casos los resultados pueden tardar entre 24 y 48 horas.

Si tu médico determina que tu dolor de garganta es debido al estreptococo, un tratamiento antibiótico podrá acabar con la infección en poco tiempo. Lamentablemente los antibióticos no aniquilan los virus, por lo que si la causa es virósica, la única posibilidad es dejar que siga su curso, lo que puede alargar el proceso hasta 10 días.

¿Se puede contraer faringitis estreptocócica después de extirpar las amígdalas?

Si has tenido varios episodios de faringitis estreptocócica, tal vez te preguntes si te pueden extirpar las amígdalas. La Fundación MF advierte que, en un estudio realizado, el 14% de los niños intervenidos quirúrgicamente presentó complicaciones como faringitis estreptocócica incluso después de la amigdalectomía. Sin embargo, en algunos casos, extirpar las amígdalas puede reducir la frecuencia o la gravedad de los casos de estreptococos recurrentes, especialmente en los niños que sufren faringitis estreptocócica siete veces al año o más. En última instancia, la extracción de las amígdalas es una elección personal, pero si las amígdalas producen una obstrucción de las vías respiratorias, el médico podría recomendártelo.

Hablá con tu médico si te preocupa alguna cuestión relacionada con la faringitis estreptocócica y las amígdalas. Te ayudará a tomar la mejor decisión para vos o tu hijo.

 

 

 

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.