¿Qué Son Las Muelas Del Juicio?

¿Qué son las muelas del juicio?
Las muelas del juicio son los últimos molares ubicados a cada lado de los maxilares. Además, son los últimos dientes en aparecer o erupcionar y esto, generalmente, ocurre cuando la persona tiene entre 16 y 20 años.

Como son los últimos en erupcionar, con frecuencia, la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos (atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival). Si los dientes quedan retenidos, se produce dolor e hinchazón en la zona.

Las muelas del juicio que emergen parcialmente o erupcionan giradas, también pueden provocar un apiñamiento doloroso y enfermedad. Como los dientes extraídos antes de los 20 años tienen raíces menos desarrolladas y escasas complicaciones, la ADA (Asociación Dental Americana) recomienda que las personas de entre 16 y 19 años acudan al dentista para que el profesional evalúe la necesidad de extraer sus muelas del juicio.

¿Cómo se extraen las muelas de juicio?
La extracción de piezas dentales es un procedimiento de rutina. Su dentista o el cirujano bucal especialista, le recomendará una anestesia general o una anestesia local para adormecer sólo la zona durante el procedimiento quirúrgico.

Después de la extracción de la muela (o muelas), su dentista le solicitará que muerda una gasa durante 30 o 45 minutos para detener el sangrado. Puede haber cierto dolor e inflamación que desaparecerán después de unos días. Usted debe llamar a su dentista si tiene dolor agudo o prolongado, inflamación, sangrado o fiebre después de la extracción.

La extracción de las muelas de juicio debido a apiñamientos o retención, no debe afectar la mordida o la salud bucal futura.

HorizontalImpaction AngularImpaction VerticalImpaction
Retención 
horizontal
Retención angular
Retención vertical

OTROS ARTÍCULOS

Qué esperar de la extracción de las MUELAS DEL JUICIO

Si las muelas del juicio se golpean e incrustan en el hueso, el cirujano dental hará una incisión en la encía y extraerá el diente o dientes en etapas a fin de minimizar la cantidad de hueso que se debe extraer.

Después de la cirugía, es normal que el rostro y el cuello se inflame y quede sensible, así como también los hematomas. Las bolsas de hielo o medicamentos contra el dolor prescritas por el dentista o cirujano dental ayudarán a aliviar el dolor.