El Torus Palatino: Causas Y Tratamiento

Mujer feliz sonriendo

Los torus palatinos son crecimientos benignos que aparecen en el paladar. Un torus o protuberancia ósea puede presentarse en cualquier momento a partir de la adolescencia, pero, según Science Direct (SD), hay más casos en pacientes mayores de 18 años. No cabe duda que sentir una protuberancia en la boca puede ser preocupante. Sin embargo, estas protuberancias óseas son comunes: al menos el 20 por ciento de la población de EUA las tiene y, según asegura la Clínica de Cleveland, no tienen que ser un motivo de preocupación. Pero, aunque estas áreas de hueso de crecimiento lento no son dañinas por sí mismas, su dentista podría recomendarle un tratamiento si interfieren con su higiene o salud bucal o con el sueño, así como por otros motivos médicos. Conozca las opciones de tratamiento disponibles y todo lo que debe saber antes de dar el siguiente paso.

Causas de los torus palatinos

Los torus, también llamados exóstosis o rodetes, son crecimientos de hueso o cartílago que puede aparecer en cualquier lado de la parte superior o inferior de la boca, por lo general cerca de los molares. La forma y el tamaño de los torus palatinos pueden variar, pero suelen ubicarse al centro de la boca, según la Revista de Investigación Clínica y Diagnóstica. Una investigación reciente de SD mostró que estas protuberancias podrían ser hereditarias y que se presentan con más frecuencia en mujeres que en hombres. Además, los torus palatinos, a diferencia de los que se ubican en la mandíbula, son más frecuentes en ciertas partes del mundo, como Alemania, Noruega, Croacia, Tailandia y Malasia.

Las carencias de vitaminas y el consumo elevado de pescado y de alimentos ricos en calcio pueden aumentar el riesgo de que se desarrolle una de estas protuberancias. Según CCJM, las poblaciones que consumen mucha carne congelada o cruda también tienen mayores repercusiones. Si usted tiene el hábito de rechinar los dientes, también puede tener un mayor riesgo de presentar un torus. Por este motivo siempre es bueno hablar con el dentista sobre las formas de frenar este hábito, por ejemplo mediante el uso de protectores bucales o de técnicas de relajación.

Cuándo buscar tratamiento para el torus palatino

Jamás debe ignorar una protuberancia o un quiste que aparezca en la boca. Es importante que acuda a revisiones periódicas. Programe una consulta con su dentista si nota algún bulto. Su dentista hará una biopsia para diagnosticar el crecimiento. En la mayoría de los casos, si el o los torus palatinos no le causan molestias y no interfieren con su salud, el dentista se limitará a vigilar la protuberancia sin que sea necesario realizar algún otro tratamiento.

Sin embargo, según el tamaño y la ubicación del torus, puede ser que experimente problemas para respirar, para hablar o dolor al comer. Por ello, si el torus interfiere con sus aparatos dentales, como las dentaduras, o con su higiene bucal, el dentista le recomendará una extracción.

Qué preguntar antes del tratamiento

Según la ubicación del torus en la boca y la sensibilidad de la región, es posible que el tratamiento y el proceso de recuperación le causen cierta ansiedad. El dentista lo derivará a un cirujano bucal para una revisión bucal y para hablar acerca de las opciones de tratamiento. Los tratamientos con láser pueden ser una opción menos invasiva y requieren anestesia local, analgésicos de venta sin receta y suturas, que suelen retirarse después de una semana.

Antes de someterse a cualquier tratamiento, es buena idea hablar con su cirujano bucal acerca de los siguientes temas: la cobertura de su seguro, cualquier duda que tenga sobre la anestesia, el grado de molestia o dolor que puede esperar después del tratamiento, el tiempo de cicatrización y los cuidados que serán necesarios después de la operación. Lo más probable es que su cirujano bucal le recomiende no consumir alimentos que puedan abrir las suturas o irritar la zona. También puede ser que se le coloque una gasa sobre el lugar de la operación para protegerlo mientras sana. Durante los primeros días después de cualquier cirugía bucal menor, la Asociación Dental Canadiense (Canadian Dental Association, CDA) recomienda evitar el consumo de alcohol, líquidos calientes y alimentos duros. No olvide seguir con su rutina de higiene bucal después del tratamiento. Cepíllese los dientes todos los días con un cepillo de cerdas suaves. Si sigue el plan de cuidado postquirúrgico recomendado por su cirujano, el tiempo de recuperación será de una a dos semanas.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cuáles son las partes del diente?

Cada diente tiene varias partes diferentes; aquí le presentamos un resumen de cada parte:

  • Esmalte – es la parte externa y más dura del diente que posee el tejido más mineralizado del cuerpo. Pueden dañarlo las caries si no se cuidan los dientes correctamente.

  • Dentina – es la capa del diente que se encuentra debajo del esmalte. Si la caries pasa a través

  • Pulpa – es el tejido blando que se encuentra en la parte central de todos los dientes, donde están ubicados el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si las caries alcanzan la pulpa, normalmente se siente dolor y puede ser necesario realizar un tratamiento de canal.