Compendio

Por difícil que puede ser de creer, tu salud general — y tus hábitos de estilo de vida — pueden tener un impacto en tu salud dental. Caso concreto: investigaciones recientes hasn sugerido una posible asociación entre la obesidad y la enfermedad periodontal (encías)

¿Y sabías que fumar productios de tabaco puede hacer que la enfermedad de las encías empeore más rápido? Estudios han mostrado que personas que fuman tuvieron de tres a seis veces más posibilidades de sufrir de enfermedad de las encías avanzada que los no fumadores.6

Fumar no sólo aumenta potencialmente la posibilidad de que desarrolles enfermedad de las encías, también puede hacer el tratamiento mucho más difícil. Además, el tratamiento puede tener menos probabilidad de tener éxito. Esto se debe a que fumar impide que tu boca sane.

A veces las cosas que hacemos para lucir “bien” pueden ser también un peligro para la salud, como las perforaciones bucales (piercings) y fumar. Las infecciones bucales son comunes, pero también pueden contribuir a sufrir dientes fisurados o astillados. Las perforaciones bucales también pueden ocasionar recesión de las encías, la cual puede causar que los dientes se aflojen o caigan.

Pareciera obvio pero el azúcar es una amenaza principal a tu salud dental. El azúcar, de los alimentos que comemos, ocasiona que la placa se desarrolle en nuestros dientes. La placa se combina luego con los carbohidratos causan acumulación de ácido. Liuego el ácido descompone el esmalte dental, lo cual puede ocasionar que se formen caries. Sin tratamiento, las caries pueden penetrar en lo profundo del diente y causar dolor o, en casos severos, la pérdida del diente.

Comprensión

Muchos profesionales médicos consideran la obesidad una enfermedad crónica. Es bien sabido que la obesidad está en aumento en los Estados Unidos, y que personas cada vez más jóvenes están resultando obesas debido a una mala nutrición y hábitos alimenticios. Investigaciones han mostrado que la obesidad puede aumentar el riesgo de hipertensión, diabetes tipo 2, artritis, enfermedad cardiovascular, problemas respiratorios, y endometrios, cánceres de seno, próstata y cólon. La obesidad puede incrementar la posibilidad de of desarrollar enfermedad de las encías, y podría ser resistente a la insulina que regula la relación entre la obesidad y la enfermedad de las encías.2

La amenaza más grande del tabaco a tu salud puede ser su vínculo con el cáncer bucal. La Asociación Americana de Cáncer informa que:

Más o menos un 90 por ciento de las personas con cáncer bucal y algunos tipos de cáncer de garganta han usado tabaco. El riesgo de desarrollar estos tipos de cáncer aumenta cuando las personas fuman o mascan tabaco más frecuentemente o por más tiempo.

Los fumadores son seis veces más propensos a desarrollar estos cánceres.

Cerca de un 37 por ciento de pacientes que continúan fumando después de un tratamiento de cáncer desarrollarán un segundo cáncer de boca, garganta o laringe. Mientras que sólo un 6 por ciento de personas que dejan de fumar desarrollarán un segundo cáncer.

Fumar tacabo de cigarillos, cigarros o pipas puede causar cáncer en cualquier parte de la boca o de la garganta justo detrás de la boca. También puede causar cáncer de la laringe, los pulmones, esófago, riñones, vejiga y varios otros órganos. Fumar pipa también puede causar cáncer en el área de los labios que están en contacto con la boquilla de la pipa.

El tabaco sin humo ha sido vinculado a cánceres de la mejilla, encías y la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta aumenta el riesgo de estos tipos de cáncer cerca de 50 veces.

Planeación

Dejar de fumar y perder peso son dos pasos importantes para mejorar tu salud bucal.

La obesidad aumenta tus probabilidades de desarrollar enfermedad de las encías, además de otros problemas de salud. Crear una rutina de ejercicios o encontrar un compañero para hacer ejercicio puede ayudar a que los ejercicios sean más divertidos y hacer más fácil lograr tus metas.

Dejar de fumar es proceso, no es fácil pero es posible. Ponte en el camino hacia el éxito y crea un plan:

Visita tu dentista para una limpieza. Una boca limpia se siente bien y puede ayudarte a empezar un nuevo estilo de vida más saludable.

Desecha todas esas provocaciones para fumar tales como cigarrillos, encendedores y ceniceros.

Incorpora sustitutos bucales saludables para ayudarte a reducir los antojos. Masca chicles sin azúcar, comer bocadillos saludables y beber agua puede ayudarte a vencer un antojo.

Haz una lista de todas las cosas que te provocan antojos, y luego determina una manera de manejar cada antojo. Tener un plan te ayudará a mantenerte fuerte cuando el antojo se presente.

Cuando sientas la necesidad de fumar, cepíllate los dientes en su lugar.

Una buena manera de ayudar a prevenir que los azúcares dañen tus dientes es comer menos alimentos azucarados. Cuando elijas un antojo, hazlo durante las horas de las comidas, en vez de estar comiendo bocadillos durante todo el día. También es importante practicar una buena higiene bucal. Un cepillado y uso de hilo dental regular y dos visitas dentales al año son buenas estrategias para ayudar a mantener tus dientes saludables.