Introducción

La anestesia se administra para aliviar el dolor que producen ciertos tratamientos. La forma más común es anestesia local. Generalmente dura de dos a tres horas después del procedimiento.

Algunos niños o personas con discapacidades o con ansiedad severa pueden requerir una sedación consciente. Óxido nitroso o gas de la risa son a menudo usados, al igual que los sedantes e inyecciones orales.

En ocasiones, los pacientes se someten a una anestesia general, en los cuales los anestésicos causan una pérdida temporal de conciencia. La sedación profunda y la anestesia general se pueden recomendar en ciertos procedimientos, tales como extracción de muelas del juicio, cirugías dentro de la cavidad oral o para niños o adultos que tienen ansiedad severa o dificultad para controlar sus movimientos.

Comprensión

Si usted necesita anestesia local, su dentista secará la parte de la boca con aire o usará rollos de algodón, luego aplicará sobre la zona un gel para adormecer la piel. A continuación, su dentista le inyectará lentamente el anestésico local en el tejido gingival. La mayoría de la gente no siente la aguja. En cambio, el ardor que sienten es causado por el anestésico entrando en el tejido. Una inyección de anestesia local puede durar hasta varias horas. Después de salir del consultorio del dentista, puede tener dificultades para hablar con claridad, comer o beber. Tenga cuidado de no morder en la zona que está adormecida. Podría lastimarse sin darse cuenta.

Si un paciente necesita óxido nitroso, el proceso es sencillo. El óxido nitroso se mezcla con oxígeno y es administrado a través de una mascarilla que se coloca sobre la nariz. Al paciente se le pide que respire por su nariz. Funciona rápidamente para dejar a menos agitado al paciente durante el proceso.

Planificación

Los efectos secundarios de los anestésicos locales son muy raros, y la anestesia generalmente dura un par de horas solamente.

Algunos de los posibles efectos secundarios pueden incluir:

Un hematoma (hinchazón lleno de sangre), que se puede formar cuando la aguja de inyección se topa con un vaso sanguíneo.

Entumecimiento alrededor del área localizada. Si esto sucede, el párpado o la boca puede quedar caído. Se recuperará cuando la anestesia desaparezca.

Un aumento de la frecuencia cardiaca. Esto dura sólo un minuto o dos. Dígale a su doctor si esto le ha sucedido alguna vez.

Un nervio lesionado causado por la aguja que se utiliza para inyectar la anestesia. Esto puede llevar a entumecimiento y dolor durante varias semanas o meses, pero el nervio generalmente se cura con el tiempo.

Es raro tener una reacción alérgica a un anestésico local. No olvide decirle a su dentista todos los medicamentos que toma. Esto debe incluir medicamentos de venta libre y cualquier hierba o vitaminas que tome. Debe contarle a su dentista cualquier reacción que haya tenido con las medicinas, no importa cuán menor fuera la reacción.

Durante el primer trimestre (tres meses) del embarazo, es mejor evitar tratamientos dentales importantes. Después de ese momento, discuta sus opciones de anestesia con su dentista y su obstetra o partera. En general, la mayoría de los dentistas dicen que es mejor realizar el tratamiento dental antes del embarazo o postergar los tratamientos que no sean imprescindibles.