Introducción

Mientras que a la mayoría de los bebés no les salen los dientes hasta los seis meses de edad, el cuidado dental infantil es importante desde el principio. Muchos odontólogos recomiendan una visita inicial antes del primer cumpleaños del niño para asegurarse de que los dientes y encías están siendo correctamente cuidadas y limpiadas.

Es una buena idea coger el hábito de limpiar las encías de su bebé inmediatamente después del nacimiento. Aunque puede quejarse un poco al principio, el bebé se acostumbrará a tener la boca limpia, al igual que otras partes del cuerpo. Muchos niños crecen para disfrutar del cepillado como parte de su rutina diaria.

Durante el primer año de su bebé, hay algunas condiciones a tener en cuenta:

Dentición
Entre los 3 y 9 meses, los dientes de su bebé comenzarán a salir (erupcionar) en la boca. La dentición puede hacer a su niño irritable o quisquilloso y puede causar agitación, babeo o pérdida del apetito. Sin embargo, no se ha demostrado que cause cualquier otro síntoma de la infancia.

Caries dental por el biberón
Caries dental por el biberón, también llamada "caries dental de la primera infancia", es uno de los temas más importantes en la atención dental infantil. Esta condición es causada por la exposición frecuente, con el tiempo, a los líquidos azucarados, que pueden dañar los dientes y salud general oral del bebé.

Chupetes
Chupar es una parte normal del desarrollo que es reconfortante para los niños en sus primeros años de vida. De hecho, chupar, a menudo trae comodidad incluso después de que el niño no necesite más mamar del pecho o tomar biberón. Durante los primeros años de la infancia, hábitos de succión probablemente no van a dañar su boca. Pero la succión frecuente y a largo plazo puede causar problemas. Esto es especialmente cierto si el hábito persiste después de que los dientes de leche comienzan a caerse.

Comprensión

Aunque los dientes de la mayoría de los bebés se desarrollan normalmente durante la infancia, es importante saber lo que está sucediendo, para poder evitar problemas en el futuro.

Dentición
Aunque los recién nacidos generalmente no tienen dientes visibles, la mayoría tienen al menos un conjunto parcialmente desarrollado de dientes primarios, o de leche, que comienzan a aparecer de 3 a 9 meses después del nacimiento. Durante los primeros años de vida, los 20 dientes de leche erupcionarán a través de las encías. La mayoría de los niños tienen todos sus dientes de leche fuera a los tres años de edad.

El proceso de dentición comienza con los dos dientes inferiores (incisivos), seguidos de los cuatro incisivos superiores. Luego los primeros molares erupcionan, seguido de los caninos, y después los segundos molares.

Planificación

Dentición
Algunos bebés pueden tener las encías sensibles o doloridas cuando los dientes comienzan a erupcionar. Frotar suavemente las encías con un dedo limpio, un masajeador de goma infantil o una gasa húmeda puede calmarlos. Una mordedera limpia para que su niño mastique también puede ayudar.

Puede aliviar las molestias de dentición de su niño al:

  • Frotar las encías de su bebé para aplicar presión
  • Dar al bebé una mordedera fría para masticar

Primeros dientes
Cuidar de los primeros dientes de su bebé es muy importante, y ayuda a preparar el entorno para una boca sana.

Consejos para limpiar la boca del bebé:

  • Coloque al bebé en su regazo. La cabeza debe estar cerca de su pecho, para poder observar desde arriba directamente la boca de su hijo.
  • Limpie las encías y los dientes (cuando salgan), frotando un paño limpio, húmedo, a lo largo de las encías superior e inferior del bebé. También puede utilizar dedales de felpa, que encajan en el dedo y están hechos para este propósito.
  • Siga estos pasos por lo menos dos veces al día, una vez después del desayuno y una vez después de la última comida del día.
  • Cuando los dientes comiencen a erupcionar, cepíllelos al menos de dos a tres veces al día con un cepillo de cerdas suaves y agua. No se recomienda usar pasta dental hasta que el niño cumpla los dos años. Cuando llegue ese momento, supervise el cepillado para asegurarse de que su hijo no ingiera nada de dentífrico.

Caries 
Este proceso dañino se produce cuando el ácido formado por las bacterias en los dientes, de azúcares en alimentos y bebidas, daña el esmalte dental, que causa la desmineralización y eventualmente puede producir caries. Para evitar las caries, nunca deje que un niño se duerma con un biberón en su boca o amamantar continuamente conforme va durmiéndose. Si su bebé para dormirse necesita algo para chupar, ofrécele un biberón con agua o un chupete.

Chupetes 
Si su niño usa chupete, asegúrese de que siempre es utilizado con seguridad: Nunca sujete un chupete en una cadena o collar alrededor del cuello del niño, o de lo contrario el niño podría estrangularse accidentalmente.

Elija un chupete que:

  • Sea una sola pieza en lugar de varias partes.
  • Tenga agujeros de ventilación en los laterales.
  • Sea lo suficientemente grande como para que su niño no se lo trague.
  • Esté hecho de un material flexible, no tóxico.
  • Tenga un asa que sea fácil de agarrar.
  • Verifique siempre el chupete antes de dárselo a su niño. Asegúrese de que no hay roturas ni desgarros. Si hay, cámbielo por otro. Nunca sumerja el chupete en miel o cualquier otra sustancia dulce antes de dárselo a su bebé.

¿Cómo cuidar de los primeros dientes su hijo?

Tan pronto como los dientes de leche erupcionen es importante empezar a cuidar de ellos. Pruebe el dentífrico formulado especialmente para los más pequeños.

  • My First Colgate® 0 a 2 Años

    My first Colgate es un gel dental sin fluor que evita el riesgo de la ingesta de fluor por la crema dental. El cepillado a estas edades debe ser realizado por un adulto.
  • My First Colgate® 0 a 2 Años

    My first Colgate es un gel dental sin fluor que evita el riesgo de la ingesta de fluor por la crema dental. El cepillado a estas edades debe ser realizado por un adulto.