¿Qué sucede cuando no te cepillás los dientes?

Mujer con molestia por dolor dental

Seguramente habrás oído repetir infinidad de veces que cepillarse los dientes a diario es esencial. Al cabo de un cierto tiempo, puede que ya des por sentado este sabio consejo. Veamos un pequeño resumen de qué sucede cuando no te cepillás, y por qué un buen cuidado bucal es beneficioso para tu salud... y para tu bolsillo.

¿Por qué es necesario cepillarse los dientes?

Si necesitás un repaso, no estás solo. Por desgracia, muchos siguen olvidándose de la importancia de cepillarse los dientes como es debido. Un amplio estudio realizado por diversos institutos y departamentos y publicado por la Universidad de Mendoza revela que el 77 % de la población analizada en el mismo presenta caries sin tratar. Aunque pueden producirse caries pese a tus mejores esfuerzos, una de las mejores maneras de prevenir y eliminar la placa dental, la bacteria causante de las caries, es cepillarse y usar hilo dental a diario.

¿Qué sucede cuando no te cepillás los dientes?

Los expertos han identificado más de 300 tipos específicos de bacterias que residen en la boca. Sin el cepillado, estas bacterias se ponen manos a la obra ingiriendo las partículas de alimentos y los residuos azucarados que en último término ocasionan las caries. Con una sola vez que no te cepilles, la interacción entre estas partículas y las bacterias probablemente producirá un sabor y un olor desagradables. Además, esta acumulación de bacterias se puede propagar por el contacto directo, como al besar.

Si no te cepillás los dientes una noche, las consecuencias no serán necesariamente graves (aunque deberías intentar recuperar el tiempo perdido usando el hilo dental y cepillándote de inmediato). Si se pierde la rutina del cepillado y el uso del hilo dental (o se disminuye su frecuencia), el riesgo de pérdida de hueso y tejido circundante puede aumentar, según la Universidad Nacional de Cuyo.

Beneficios de cepillarte mejor

Algunas personas tienen más riesgo de desarrollar caries que otras. Es una buena idea comentarle al tu odontólogo sobre tus antecedentes familiares de salud bucal y hacerte un examen completo. Quienes padecen una enfermedad autoinmune pueden tener una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades de las encías y caries. Mantener una buena rutina de salud bucal es especialmente crítico para aquellas personas más susceptibles a las caries.

Podés controlar la acumulación de bacterias en la boca cepillándote dos veces al día y usando hilo dental una vez al día. Este hábito de solo dos minutos, tan sencillo como útil, es una de las mejores inversiones que podés hacer en tu salud. Mejorá tu cepillado estableciendo nuevos hábitos sencillos. Llevate un cepillo de viaje al trabajo, y usá el cepillo y el hilo dental después del almuerzo. ¡El sabor a menta tan habitual en las pastas de dientes incluso puede ser un estímulo rápido que te ayudará a sentirte más despierto después del almuerzo!

Un cuidado permanente puede traducirse en menos tiempo en la butaca del odontólogo y, en consecuencia, menos dolor en tu bolsillo. Cepillate los dientes mejor y más a menudo, y tendrás una sonrisa más saludable.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Cómo USAR HILO DENTAL

  1. Saque de 45 a 60 cm de hilo dental del dispensador.

  2. Enrolle los extremos del hilo en sus dedos índice y medio.

  3. Sujete el hilo con firmeza alrededor de cada diente formando una C; mueva el hilo hacia adelante y hacia atrás jalando y empujando, de arriba hacia abajo contra el lado de cada diente.

Cómo CEPILLARSE

  1. Ponga el cepillo en un ángulo de 45 ° con respecto a la línea de las encías. Mueva el cepillo de atrás hacia adelante, y repita dichos movimientos en cada diente.

  2. Cepille la superficie interna de cada diente, usando la misma técnica de atrás hacia adelante.

  3. Cepille la superficie masticatoria (parte de arriba) del diente.

  4. Use la punta del cepillo para cepillar la parte de atrás de cada diente –con cepilladas de adelante y atrás, arriba y abajo, en la parte superior e inferior.

  5. No se olvide de cepillar la lengua para quitar el mal olor causado por las bacterias.

No ignore su salud bucal

El cepillado y el hilo dental son las claves para una sonrisa saludable. Consulte los productos para encontrar cuál es el correcto para usted.